sábado, 28 enero 2023 7:44

El otro «Wrapped» de Spotify: Del hundimiento en bolsa a la subida de precios

Si alguien en Suecia debe estar ansioso por el fin del año es Daniel Ek. El fundador de Spotify no debe haber pasado unos 12 meses plácidos. Empezó el año lidiando con la controversia de Joe Rogan, que mantiene músicos de la talla de Neil Young fuera de la plataforma, y luego ha pasado por sus típicos escándalos por lo que cobran los artistas, anuncios de despidos y, además, como colofón, todo apunta a que subirán sus precios en los primeros meses del próximo año.

Ahora que como todos los años las redes se llenan de personas compartiendo su «Wrapped», el resumen anual que la aplicación envía a sus usuarios para que sepan lo que han estado escuchando, no es malo repasar estos meses. Aunque siguen siendo uno de los jugadores más poderosos del mundo de la música lo cierto es que 2022 fue el primer año donde se empezaron a ver señales de que quizás no son del todo infalibles.

UN AÑO QUE ABRE CON LA CONTROVERSIA JOE ROGAN EN ESTADOS UNIDOS

El año del gigante del streaming empezó con una controversia que corrió como la pólvora en los medios musicales. El caso del podcast del controversial Joe Rogan, uno de los más populares del mundo, se convirtió en contenido exclusivo de la plataforma por un contrato de unos 200 millones de dólares, según el dato del diario ‘The New York Times’. No es un monto pequeño, pero quizás no fuese el mayor costo para la empresa sueca.

Al poco tiempo, Neil Young, uno de los grandes músicos del folk americano y leal discípulo de Bob Dylan, dejo la plataforma, anunciando que no quería que su música estuviese al lado de la «desinformación» del podcast de Rogan. Después, le siguieron varios de sus contemporáneos, entre ellos sus excompañeros de banda David Crosby, Stephen Stills, y Graham Nash. Si bien no son los artistas que más reproducciones atraen en la plataforma su abandono si demostró que algunos artistas exitosos podían existir sin el servicio de streaming. 

Pero al poco tiempo Young dio otro motivo para mantenerse fuera de la plataforma. Según el artista nacido en Canadá, la calidad de los competidores como Apple Music, Tidal o Amazon Prime es mejor, y preserva mejor su intención. Esto genera una pregunta ¿Qué pasó con Spotify Platinum?.

LA PROMESA SIN CUMPLIR DE SPOTIFY PLATINUM

La poca calidad de las grabaciones en la plataforma ha sido una de las piedras en el zapato eternas de la plataforma. Casi desde su aparición han tenido que afrontar una crítica constante de artistas y melómanos que piden un mejor sonido. Este fue el punto de venta de Tidal, y sigue siendo uno de los puntos a favor que defiende Apple de su aplicación de stream.

Pero para confrontar estas críticas, en teoría, la aplicación iba a ofrecer una opción de alta fidelidad. Este Spotify Platinum, cuyo precio, sobre el papel, rondaría los 19 euros, no ha visto la luz del día. Los motivos pueden ser varios, y en una pregunta de la conferencia de inversionistas del tercer trimestre de este año el propio Ek se saltó una pregunta sobre el tema de la fidelidad enfocándose en el tema del precio de las subscripciones. 

Puede ser que a Spotify no le preocupe demasiado el tema de la calidad de las grabaciones. La mayoría de sus usuarios no son particularmente quisquillosos con el tema, después de todo, y mantener las canciones con mayor calidad requiere una mayor infraestructura de almacenamiento. Resolverlo quizás no sea un buen negocio, o quizás hayan decidido guardarse la opción hasta el próximo año, de la mano de sus ya esperados aumentos de precio.

DANIEL EK YA ADELANTA UN AUMENTO DE PRECIO

El fundador y CEO ya adelanta en la misma llamada la posibilidad de subir el precio de las subscripciones base. «Hemos subido de precios en distintos mercados unas 46 veces durante los últimos dos años, y nos ha ido tan bien como podíamos esperar, si no mejor. Creemos que tenemos una gran oferta en cuanto a relación precio valor, y que esta mejorará con las nuevas mejoras al servicio», aseguró.

«Creemos que tenemos una gran oferta en cuanto a relación precio valor, y que esta mejorará con las nuevas mejoras al servicio»

Daniel Ek sobre los servicios de Spotify para 2023

Esta necesidad de aumentar el precio al subscriptor cuando, según sus propios números, han sumado un 20% para llegar hasta los 433 millones este año, se debe a la disminución de los ingresos en publicidad. Es que, como casi todas las empresas que cuenta con la publicidad como una de sus fuentes de ingreso, han visto como se reduce, y los deja en una posición delicada en ese lado.

Esto ha hecho que se haga evidente la posibilidad de despidos. Tampoco es que Spotify sea la única empresa tecnológica que haya tenido que reducir su plantilla, y casos como el de Meta, y en especial el de Twitter, son mucho más dramáticos.

EL PRECIO DE LAS ACCIONES NO HA SOBREVIVIDO AL CAOS

Todo esto ha tenido un efecto importante en el precio de las acciones de la empresa de streaming. Después de llegar a sus máximos históricos en 2020, y mantener buenos números en 2021 la empresa ha visto como cada mes sus acciones perdían algo más de su valor. 

acciones spotify Merca2.es

Las acciones de la compañía han pasado de costar más de 250 dólares a poco más de 70. Un golpe para los accionistas que esperan que 2023 sea un mejor año para la empresa. Es cierto que de momento mantienen proyecciones positivas en cuanto a nuevos subscriptores, pero eso no quiere decir que no deban mantenerse en guardia. 


- Publicidad -