lunes, 6 febrero 2023 20:12

Un crash bursátil en ciernes: las burbujas de activos se desentienden de las alarmas de recesión

spot_img

Los indicadores líderes, como la confianza empresarial y del consumidor en EE UU, junto a la curva de tipos de interés invertida muestran claros y cristalinos síntomas de una economía en recesión. La burbuja de activos ya ha estallado tras formarse durante más de una década de dinero fácil, una cortesía de los bancos centrales para tratar de sostener la gran burbuja de deuda y de los mercados bursátiles.

Desde nuestro punto de vista, el mercado bajista no ha terminado

No obstante, la inflación ha irrumpido y está haciendo estragos en los bolsillos de los consumidores y en los presupuestos de las empresas. Éstas combaten el alza de precios trasladándolas al consumidor o cliente final para aguantar los márgenes, pero la estrategia tiene consecuencias: se expulsa del mercado a los compradores.

Así está ocurriendo en el mercado inmobiliario estadounidense. La falta de oferta y unos precios más elevados respecto a la burbuja de 2007 han ahuyentado a los compradores, pero también a los vendedores. Los agentes comerciales de las inmobiliarias están buscando debajo de las piedras a éstos últimos tras el desplome de precios registrados en algunos puntos de EE UU, como Florida, Nueva York y California, entre otros.

LOS PRECIOS DE LA VIVIENDA APUNTAN A LA GLACIACIÓN Y RECESIÓN EN EL INMOBILIARIO

Por el momento, la oferta de viviendas en Estados Unidos se encuentra en un nivel ajustado, un hecho que evita un fuerte y acelerado desplome en el sector. Sin embargo, las inmobiliarias y grandes fondos de inversión están tratando de quitarse de encima carteras con miles de viviendas para evitar pillarse las manos cuando llegue la gran caída. Y es que, los propietarios están asumiendo las tasas hipotecarias más elevadas en las últimas dos décadas, en niveles cercanos al 7%, una cota insostenible que podría producir una avalancha de daciones en pago.

La FED provocará la caída de precios de la vivienda
La FED provocará la caída de precios de la vivienda

Si los bancos no quieren asumir esas pérdidas, podrían poner estas viviendas en el mercado a precios más bajos, hundiendo así el mercado. Pero las financieras tienen ahora fuertes colchones de liquidez, suficientes para aguantar el impacto inicial. La gran pregunta es si podrían aguantar en caso de una recesión profunda.

Por el momento, la oferta de viviendas permanece estrangulada, con un 24% menos de casas a la venta en octubre respecto al mismo mes del pasado año. Se trata del cuarto mes consecutivo de caídas interanuales, según los datos de Zillow. Al mismo tiempo, la compraventa de viviendas se está hundiendo un 17% respecto a los niveles de 2019, previo a la pandemia.

RECESIÓN O CUANDO SÓLO LAS RENTAS MÁS ELEVADAS TIENEN ACCESO A LA VIVIENDA

La vivienda típica sólo está disponible, según Bloomberg, a quienes ganan más 100.000 dólares anuales debido a las dificultades financieras para poder contratar una hipoteca y la falta de compradores. Además, las propias inmobiliarias están tratando de convencer a los propietarios a vender, y obligarles así a comprar después otro inmueble. El principal problema son los intereses que aprietan los bolsillos. Por esta razón, se espera una glaciación en el mercado, sin apenas operaciones. El principal problema ahora es que no hay fuerzas en el mercado para poder calentarlo de nuevo.

A este lado del Atlántico, el panorama también es desolador. En España, por ejemplo, se estima una caída de precios de hasta el 5%, aunque algunos analistas consultados por INVERSIÓN apuntan a una mayor caída del mercado. De hecho, extrapolando la situación a Europa, la situación es desoladora en los países escandinavos y nórdicos, especialmente en Dinamarca, Suecia y Noruega, donde el precio de la vivienda se desplomará entre un 20% y 30%, según las estimaciones.

LA CONFIANZA ECONÓMICA EN ESPAÑA, EN NIVELES DE 2020

Otros datos que muestran esta recesión son los índices de confianza económica. En España, este indicador se ha situado en mínimos de 2020, cuando la economía padecía las consecuencias de las primeras olas de la pandemia. Este mismo índice repunta en el conjunto de la UE, donde la percepción de una recesión continúa vigente, aunque las instituciones, como el Banco de España, reniegan de la entrada en recesión técnica.

El gobernador, Pablo Hernández de Cos, ha afirmado que el crecimiento del PIB en España será muy leve, pero descarta un aumento nulo o una caída. Sin embargo, la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha afirmado que la probabilidad de una recesión es «elevada», un mensaje que lleva advirtiendo desde hace meses.

Con todo, el mercado inmobiliario aún no ha descontado una recesión como el escenario más probable. En el escenario de una recesión moderada o suave, el desplome podría alcanzar el doble. Este desplome del mercado residencial se trasladará a las aseguradoras, banca comercial y de inversión, así como a las empresas ligadas al sector. Según Goldman Sachs, el mercado bursátil aún no tenido en cuenta este riesgo.

GOLDMAN SACHS AUGURA UN FUERTE DESPLOIME EN BOLSA POR LA RECESIÓN

De esta forma, los analistas del banco estadounidense afirman que la desaceleración registra una probabilidad en EE UU del 39% de cara a los próximos 12 meses, mientras que el riesgo de los activos sólo muestra una probabilidad de recesión del 11%, una trampa que dejará atrapado a más de un inversor. Todo ello, con una inflación galopante a la baja, pero con unos precios subyacentes al alza debido a las subidas de los productos elaborados y manufacturas.

Para Goldman Sachs, el mercado bajista no ha terminado y aún espera caídas acordes con una recesión debido al débil impulso económico y unos tipos de interés de la Reserva Federal al alza. La FED, de hecho, dejará aún más alto el precio del dólar en la próxima reunión de diciembre, un movimiento que dará la puntilla a los consumidores en plena campaña de Navidad.

El banco de inversión apunta que el mercado bajista se extenderá durante el 2023. «Desde nuestro punto de vista, el mercado bajista no ha terminado», afirmó hace una semana en un análisis.


- Publicidad -