Colorear sin salirse de la raya

Alicia Aradilla Sequera es Socióloga experta en neurolingüística, autora del libro “Las palabras que nos habitan” (relatos de ficción que aproximan al lector a identificar y tomar conciencia de su lenguaje), en esta tribuna nos muestra la importancia de pintar con todos los colores, aunque no convenga.

El futbol es uno de los fenómenos sociales de masas por antonomasia. El mundial de futbol ha subido el volumen a la intensidad de cada detalle, error, propuesta y apuesta.

El mundial podemos observarlo como una historia en su formato clásico de presentación, nudo y desenlace con paleta de colores.

  • Presentación de un nacimiento: las asignaciones de sede oficial y calendario con el negro sobre blanco, cual dibujo a carboncillo.
  • El nudo teñido del color del dinero macerado en sospechas de corrupciones, abuso de poder y tráfico de influencias.
  • Un final  sorprendente por clásico siendo como el descanso de algunos y el sabor a derrota social de otros.

Hemos vivido un día tras otro, las tertulias acerca de la posibilidad de colorear el mundial con el brazalete de la LGBTIQ a modo de recordatorio, protesta, reivindicación… etc.

En términos de concienciación masiva cualquier impacto conseguido sería bienvenido.

Tertulias rebosadas de pros, contras, la línea media, pronósticos y diagnósticos  que se han convertido en el cuento de la lechera ante la amenaza de sanción de la FIFA. El control social por miedo y el dilema del prisionero ha vuelto a dar resultado inmediato.

El efecto del fenómeno social de masas que es el futbol, en su formato más intenso, el mundial  ha entretenido a la masa coloreando posibilidades de un mundo más respetuoso, humanizado e inclusivo, cual niño revoltoso al que se mantiene entretenido mientras los mayores hablan tranquilamente.

Desde la ausencia del color carne, por la ausencia de derechos humanos, pasando por el liliáceo de género, al negro de las oscuridades del proceso se ha llegado al atrevimiento multicolor de las diferentes opciones y orientaciones cual diferentes son las personas y sus preferencias.

Palabras coloreadas en la versión extensa de la carta de colores  expuestas con gran maestría, cual conocedores del poder de la palabra.

Cuando el partido comenzó, se acabó el juego (de palabras)

En el mundial de futbol también se puede colorear, pero… sin salirse de la raya.