viernes, 21 junio 2024

Maersk y los índices marítimos viran hacia la recesión mundial

IG Markets

La economía mundial se dirige irremediablemente hacia una recesión. El terremoto en la vivienda en Estados Unidos, junto con otros índices ya repasados en Inversión, anticiparon la recesión en mayo. Ahora, las empresas con sus resultados empresariales confirman este escenario cuatro meses después. Maerks, el gigante de los mares, augura una fuerte caída de la demanda de contenedores marítimos de entre el 2% y el 4%, manteniéndose así el frenazo económico mundial y un paso más cerca hacia la recesión.

En la presentación de resultados, Maersk ha advertido de la caída de la demanda, una señal inequívoca de que la economía prosigue hacia una situación de crisis sin freno. El consejero delegado de la compañía, Søren Skou, así lo ha asegurado en un comunicado remitido a los accionistas e inversores. «Las tarifas de flete marítimo, que han impulsado los resultados excepcionales que hemos obtenido en 2022, han subido en tasa interanual y trimestral.

RECESIÓN POR LA CAÍDA DE LA DEMANDA POR LA ELEVADA INFLACIÓN

No obstante, «está claro -añade- que las tarifas de flete alcanzaron su punto máximo y comenzaron a normalizarse durante el tercer trimestre, impulsadas tanto por la disminución de la demanda como por la disminución de la congestión de la cadena de suministro». No obstante, las ganancias se reducirán para el próximo año en su principal división.

Con la guerra en Ucrania, una crisis energética en Europa, una alta inflación y una recesión mundial que se avecina, hay oscuros nubarrones en el horizonte

«Con la guerra en Ucrania, una crisis energética en Europa, una alta inflación y una recesión mundial que se avecina, hay oscuros nubarrones en el horizonte», ha afirmado Skou. Y es que, las consecuencias de esta situación derivan en una caída del poder adquisitivo de los consumidores, lo que a su vez afecta la demanda mundial de transporte y de logística. 

Para capear el temporal, la compañía busca oportunidades dentro de la logística para compensar la caída de ingresos. «Como socio confiable, estamos listos para ayudar a nuestros clientes a repensar las necesidades de su cadena de suministro durante lo que probablemente sea un período de un entorno comercial más volátil», ha considerado.

MAERSK CAPEA LA RECESIÓN EN ESPAÑA

De hecho, Maersk realizará una importante inversión en España por un valor de 10.000 millones de euros con la instalación de dos plantas dedicadas al metano verde en Galicia y Andalucía. Estas nuevas fábricas darán trabajo a unas 85.000 personas en los próximos años.

A pesar de estos anuncios, la compañía naviera ha registrado un importante desplome en Bolsa, manteniéndose firme en su tendencia bajista. «Tras un breve rebote de varios días, el valor vuelve a deteriorarse desde ayer y por lo tanto, podemos dar por finalizado dicho rebote, la tendencia principal bajista se vuelve a imponer», ha asegurado Sergio Ávila, analista de IG Markets, a preguntas de INVERSIÓN.

La compañía cotiza en los 13.870 coronas danesas, un 4,6% por encima de su principal soporte, en el nivel de los 13.255. La resistencia, por su parte, se sitúa en las 16.120 coronas danesas. «La valoración fundamental podría estar en el entorno de las 35.800 coronas», ha indicado el analista. No obstante, «una cosa es la valoración y otra lo que haga la acción».

Así, en un entorno recesivo con tendencia bajista puede seguir cayendo más incluso a pesar de estar a priori infravalorado, podría volver a la zona de las 11.975. En lo que va de año, el precio de las acciones de Maersk se hunden un 40%, el mismo desplome registrado desde máximos históricos, en las 24.000.

EL BALTIC DRY INDEX SE DESPLOMA UN 76% EN UN AÑO Y APUNTA RECESIÓN

La situación de Maerks es una señal más para el mercado bajista. El Baltic Dry Index, el índice más importante y ajeno a toda manipulación en el sector marítimo, también apunta una tendencia bajista importante y se sitúa muy lejos de los máximos históricos y a un 40% de bajada de los mínimos de 2008, en los 738 puntos.

El Baltic Dry Index apunta a la recesión
El Baltic Dry Index apunta a la recesión

Según ha explicado Ávila, este índice mide el costo de envío de bienes en todo el mundo y ha registrado su undécima jornada consecutiva de recortes, hasta alcanzar su nivel más bajo en más de siete semanas. La bajada acumulada es del 4,1%, hasta los 1.321 puntos actuales. Todo ello, muestra un «debilitamiento de la demanda mundial debido a un panorama económico más sombrío».

El Baltic Dry Index registra una «tendencia claramente negativa desde octubre de 2021, cuando alcanzó los 5.638 puntos», ha sostenido Ávila. En este sentido, el desplome alcanza el 76,5% desde los niveles de hace un año. Esta fortísima caída apunta a una caída no sólo de la demanda mundial, sino anticipa una crisis económica. La situación se debe a «la fuerte inflación junto con la subida de tipos de interés frenan la actividad económica y por lo tanto, reducen los envíos de bienes en todo el mundo».

LOS CUATRO ÍNDICES MARÍTIMOS SEÑALAN A UN ENFRIAMIENTO TRAS CAER ONCE DÍAS SEGUIDOS

Otro de los índices utilizados para adelantar la recesión siguiendo el transporte marítimo es el Capesize, que rastrea cargamentos de mineral de hierro y carbón de 150.000 toneladas. Este selectivo se ha hundido también durante once sesiones consecutivas y perder un 7,4%, hasta los 1.286 puntos. El índice Panamax, que rastrea alrededor de 60.000 a 70.000 toneladas de cargamentos de carbón y granos, ha registrado diez jornadas de caídas consecutivas, para situarse en los 1,683 puntos; mientras que el índice Supramax baja por octavo día, hasta alcanzar su mínimo en más de 20 meses y cotizar sobre los 1.332 puntos.

De esta forma, los índices marítimos apuntan al debilitamiento de la demanda y por ende apuntan a una recesión. De continuar esta tendencia, es esperable una bajada en el precio de las materias primas y por tanto de la inflación, mientras los bancos centrales han incrementado los tipos de interés ahogando aún más a la demanda. Si se han pasado o no de frenada, el tiempo lo dirá. Pero una inflación baja, con una presión del precio del dinero al alza provoca serios desequilibrios económicos, como una recesión.


- Publicidad -