viernes, 9 diciembre 2022 1:47

Wallbox saca la artillería pesada para conquistar Estados Unidos

Wallbox está claramente infravalorada por los inversores. Los consensos de analistas consultados por MERCA2 apuntan a un precio de 17 dólares por acción, un 155% por encima de los precios actuales, en la zona de los 6,65 dólares por título. La compañía fundada por Enric Asunción se puso como objetivo liderar el negocio de los cargadores eléctricos y el paso fundamental es conquistar Estados Unidos. El sector tiene un negocio de 1,6 billones de dólares en todo el mundo.

Wallbox tiene enfilado la consecución de esta meta tras la inauguración de su planta de fabricación en Arlington (Texas) tras una inversión de 70 millones y cuya capacidad de producción alcanzará los 250.000 cargadores este mismo 2022 y el millón en 2030. Estas unidades se destinarán únicamente para el mercado americano. Los planes para abastecer el mercado europeo se centran en España, con dos fábricas en Barcelona, y en la planta de China.

LA ÚLTIMA GRAN INVERSIÓN DE WALLBOX

Esta fábrica es la última gran inversión en Wallbox y por el momento pone el broche de oro para cerrar operaciones y servicios para Norteamérica, incluyendo la sede de Mountain View (California) y los almacenes situados en este mismo estado, como Bloomington y el situado en Burlington (Carolina del Norte).

Planta de Wallbox en Arlington
Planta de Wallbox en Arlington

Como punto de inicio, Wallbox comenzará a producir en esta nueva ubicación el modelo Pulsar Plus, el más vendido del mundo. No obstante, no será el único modelo. La compañía pondrá en marcha la producción de Hypernova, destinado al mercado público, a partir de 2023.

Hypernova es la gran esperanza de Wallbox, junto con la inversión de cara a obtener una mayor reconocimiento entre el público residencial. Con este sistema, se refuerza la infraestructura de carga pública en carreteras y se simplifican los viajes de larga distancia, una solución que incrementaría la venta de vehículos eléctricos. En España, es uno de los principales problemas al no disponer de estos cargadores debido a la gran competencia existente por la potencia de la red. El producto estará disponible el próximo año y dispone de una potencia de carga de 400 kW, reduciendo así los tiempos de repostaje. De esta forma, es capaz de cargar la autonomía de 160 kilómetros en apenas cinco minutos.

HYPERNOVA, LA GRAN BAZA DE WALLBOX PARA LAS AYUDAS PÚBLICAS

Este cargador es la gran baza de la compañía catalana para acceder a las ayudas del plan Biden. En concreto, la Casa Blanca pretende crear grandes estaciones de servicio por 35 estados con un importe inicial de 900 millones de dólares. Para la instalación de los cargadores, el montante alcanza los 5.000 millones de dólares durante los próximos cinco años, según ha aprobado recientemente el Congreso de los Estados Unidos.

El montante es ínfimo en comparación con el plan que ha diseñado el equipo de Gobierno, con una aportación de un billón de dólares. Como ocurre en Europa, el principal problema al que se enfrenta la transición energética son las redes. En España falta potencia para instalar cargadores de carga ultrarrápida, que se tienen que apoyar en los contaminantes grupos electrógenos.

Para apoyar esta medida, la Administración pública estadounidense está realizando grandes compras de vehículos eléctricos, quintuplicando el presupuesto para estas partidas en este año respecto a 2020. De hecho, las administraciones federales y organismos dependientes solo pueden adquirir estos vehículos, ya sean 100% puros o bien híbridos enchufables.

LA ADMINISTRACIÓN BIDEN, UNO DE LOS POTENCIALES CLIENTES DE WALLBOX

En total, unos 650.000 vehículos dependen de los organismos de la Casa Blanca y las compras alcanzan las 50.000 unidades anualmente. Con este plan, Wallbox tendría la llave para poder gobernar al sector de las soluciones de carga en Estados Unidos en muy poco tiempo, más cuando se ha propuesto el objetivo de llegar a los 1.000 millones de facturación en 2025.

Esta meta es aún factible habida cuenta del crecimiento exponencial de la compañía. En el segundo trimestre, la compañía registró unos ingresos récord de 39,5 millones de euros, un alza del 124% más respecto al mismo periodo de 2021. Asimismo, el margen bruto alcanza el 41,1%. Y todo ello en plena guerra de Ucrania y la falta de componentes, con las cinco subidas de tipos de interés que afecta a familias y empresas. Wallbox dará a conocer la evolución del tercer trimestre en apenas diez días.

En Arlington, una planta de 12.000 metros cuadrados, se producirán todos los modelos destinados al mercado estadounidense, tanto para el residencial como bidireccionales y la carga ultrarrápida destinada a las estaciones de servicio situadas en las autopistas.

LA ESTRATEGIA DE EXPANSIÓN DE WALLBOX PASA POR ARLINGTON

«Llevar la capacidad de producción de Wallbox a los Estados Unidos refuerza significativamente nuestro potencial para satisfacer las necesidades de ese mercado, uno de los más importantes para nosotros junto con Europa y China», ha a sostenido Asunción.

«Esta nueva fábrica no solo tiene un papel fundamental en nuestra estrategia de expansión en Norteamérica, ya que nos posibilitará mejorar los tiempos de entrega y reducir los costes de transporte, sino que es esencial para conseguir nuestra meta de ser la empresa líder en soluciones de carga para vehículos eléctricos y gestión de la energía en todo el mundo», ha apostillado.

El hito de Wallbox es poder inaugurar esta planta un año después de su debut bursátil. A juicio del consejero delegado de la firma catalana, «Estados Unidos muestra enorme potencial que nos permite seguir impulsando la transición energética a nivel global, nuestro gran objetivo», ha sostenido.


- Publicidad -