lunes, 6 febrero 2023 18:00

Una Europa tranquila ve esfumarse otra oportunidad de reavivar el euro

spot_img

Europa ha visto pasar un nuevo tren para reavivar al euro frente a sus pares internacionales. La divisa europea viene haciendo un año complicado debido a las circunstancias que afloran en el mercado financiero devenidas de la guerra entre Rusia y Ucrania. Un BCE pasivo y a la espera de ver como fluctuaba el conflicto armado se ha visto superado por los bancos centrales internacionales a la hora de adoptar nuevas políticas monetarias para aplacar a la inflación. 

Todo ello ha llevado al euro a estar casi un 14% por debajo del dólar en lo que va de año. Un descanso amplio que evidencia la capacidad de actuación de la Fed y el atraso del BCE a la hora de tomar decisiones para minimizar las subidas del IPC. Sea como fuere, ambos organismos se siguen mostrando firmes en su propósito de contrarrestar las subidas de la inflación con unos tipos de interés mayores. Una estrategia peligrosa teniendo en cuenta que la eurozona se está asomando a un barranco llamado recesión

EL 27 DE OCTUBRE SE CELEBRA LA PRÓXIMA REUNION DE TIPOS DEL BCE

Esta semana resulta clave para ver nuevos movimientos de la divisa europea frente al dólar. Y es que todo apunta a que el BCE elevará los tipos por tercera vez en lo que va de año el próximo 27 de octubre. Los analistas coinciden en que la subida será de 75 puntos básicos, tal y como hicieran el pasado 8 de septiembre. Pese a esto, los expertos creen que el euro lo tiene complicado para rebajar la distancia con el billete verde.

UNA SITUACIÓN INIMAGINABLE HACE UNOS MESES

Además de ello, a Europa se le escapó una nueva oportunidad de fortalecer a su divisa frente a sus homólogas internacionales. La semana pasada estuvo marcada por la progresiva caída del precio del gas en la eurozona. Parece que el panorama energético ha llegado a un momento que hace tan solo dos meses parecía inimaginable. Los cargueros llenos de GNL siguen atracados en el mar a la espera de un comprador. Con ello, se da la situación de que varias naciones tienen sus reservas de gas llenas al 100% mientras que otras naciones, entre ellas España, cuentan las reservas por encima del 90%

EL CONSUMO DE GAS EN HOGARES Y EN EL ÁMBITO INDUSTRIAL HA CAÍDO UN 32% EN OCTUBRE

Es decir, la caída del gas responde a un déficit de consumo. Los hogares aún no hacen uso de la calefacción y la industria no está recurriendo al gas tanto como podría parecer. De hecho, el consumo tanto empresarial como cotidiano ha bajado un 32%. Esto ha supuesto una sobre concentración de gas que ha llevado al precio del hidrocarburo a caer. Unido a esto, la depreciación de la materia prima llega en un momento marcado por la decisión conjunta de los países europeos de topar el precio del gas.

EL EURO NO APROVECHA EL DESCENSO DEL GAS 

Atendiendo a la dinámica que presenta los futuros de gas en el TTF, el mercado de referencia en la eurozona, el hidrocarburo ha cedido más de un 63% desde que alcanzase su máximo histórico el pasado 26 de agosto. Hoy por hoy, el valor del gas en el mercado holandés es de 127 euros. 

«el BCE ha entrado en su periodo de tranquilidad antes de la reunión de TIPOS del próximo 27 de octubre»

Pese a que el euro sí que ha mostrado una cierta estabilización, los analistas de ING insistieron en que la divisa de la eurozona «sigue sin beneficiarse de la caída de los precios del gas». Además de esto, los expertos de la entidad financiera holandesa expresaron que «el BCE ha entrado en su periodo de tranquilidad antes de la reunión de política monetaria del próximo 27 de octubre». Así, y aunque el euro llego a crecer un 0,44%, la moneda única sigue lejos del dólar. 

EL MERCADO VE MÁS ALLÁ DE A CORTO PLAZO

“El hecho de que el euro se beneficie muy poco de la caída de los precios del gas es probable un testimonio de cómo los mercados están mirando claramente más allá de la dinámica a corto plazo y pueden estar cada vez más preocupados por el suministro de energía en Europa para 2023”, alegan los analistas de ING.

La crisis energética se ha convertido en uno de los mayores quebraderos de cabeza del mercado financiero. Ante la sucesión de acontecimientos, sobe todo relacionados con los combustibles fósiles, las naciones han comenzado a trabajar en la búsqueda de una diversificación del consumo energético

«se espera una caída por debajo de 0,9500 para finales de año»

Europa ha desaprovechado una nueva oportunidad de acrecentar la posición del euro frente a sus pares. La divisa europea sigue en horas bajas, y las perspectivas indican que la situación no va a ser favorable en el corto-medio plazo. Desde ING mantienen el sesgo bajista y «se espera una caída por debajo de 0,9500 para finales de año«. 

Está por ver si estas perspectivas se cumplen. Por el momento, todas las miradas se centran en la reunión de tipos que se celebra el próximo 27 de octubre. Todo apunta a que la subida de tipos será del 0,75%, algo que parece que el mercado descuenta, por lo que la subida no catapultará a un euro que sigue lejos del dólar. 


- Publicidad -