viernes, 9 diciembre 2022 2:38

El conflicto del Gobierno con los propietarios por el bono joven del alquiler

Hace ya casi un mes que los jóvenes puede acceder al bono joven del alquiler, una medida del Ejecutivo como solución a las dificultades que lleva consigo el acceso a la vivienda. Treinta días después comienzan a asomar los primeros flecos sueltos del proyecto.

Desde la Agencia Negociadora del Alquiler, conocida por sus siglas ANA, avisan del riesgo de impago una vez superado el plazo de dos años de beneficio del bono joven.

Los plazos de la nueva subvención del Gobierno para el alquiler son dos años como máximo, pero un contrato de alquiler puede llegar a durar entre 5 y 7 años, dependiendo de si se trata de persona física o persona jurídica. Así, para ANA existe un riesgo claro de impago ya que superado el bono del alquiler los inquilinos dejarán de ingresar 250 euros menos al menos.

los jóvenes que acepten esta ayuda deben tener claro, que, a partir de los dos años, es como si la renta de alquiler les subiera 250€ más al mes

Es por eso por lo que la Agencia Negociadora del Alquiler propone al Gobierno que el bono alquiler joven poder prorrogar la subvención de manera anual hasta los cinco años, es decir hasta que se cumple el contrato de alquiler firmado.

RIESGO REAL DE IMPAGO

Para la ANA el bono alquiler joven no supone una ayuda definitiva sino más bien un parche con una temporalidad de tan solo dos años.

La subvención que se puede solicitar del bono alquiler joven es una cuantía de máximo 250 euros al mes durante dos años, lo que, trascurrido ese tiempo “es como si la renta de alquiler les subiera 250 € más al mes”, indica el director general de la Agencia Negociadora del Alquiler, José Ramon Zurdo.

Teniendo en cuenta que un contrato de alquiler suele durar unos cinco años, existe un riesgo real de impago una vez finalice el plazo de los dos años de subvención. En este punto, Zurdo explica que pueden darse dos situaciones. La primera es que el inquilino decida abandonar la vivienda y romper el contrato, al no poder hacer frente al costo del alquiler completo (esos 250 euros de más que conlleva la finalización del bono alquiler joven). En este caso sería la mejor de las opciones para el arrendador.

“Los propietarios deben estudiar la solvencia del inquilino siendo conscientes que los 3 últimos años, los arrendatarios tendrán 3.000€ menos cada año”

No obstante, existe otra situación y es la que se refiere al impago. Cabe la posibilidad que, una vez finalizados los dos años de subvenciones, y con 250 euros menos en el bolsillo, el inquilino se vea incapaz de asumir el precio del alquiler y comiencen los retrasos y los impagos.

Ante tal escenario ANA también hace una recomendación a los propietarios, y no es otra que la de la solvencia financiero. El arrendador propone una revisión y análisis de la situación económica del inquilino beneficiario del bono alquiler joven para evitar sorpresas.

BONO ALQUILER JOVEN DURANTE CINCO AÑOS

Resulta que el contexto económico actual no es el más favorable para facilitar el acceso a la vivienda por parte de los más jóvenes. Es por eso por lo que tanto Comunidad de Madrid como Gobierno de España han tomado las medidas correspondientes, tanto para comprar como para alquilar, a través de los proyectos de ‘Mi primera Vivienda’ y el bono alquiler joven. No obstante, para la Agencia Negociadora del Alquiler esta última medida es bastante deficiente y, sobre todo, mejorable.

ANA considera “un error que la ayuda del bono joven del Gobierno, de dos años, no coincida con los cinco años de duración de un contrato de alquiler”. Haciendo una simple resta, el bono alquiler joven deja durante 3 años en desamparo al inquilino, quien verá que educido sus ingresos mensuales en 250 euros. Una situación que podría perjudicar en gran medida al propietario del inmueble.

Vemos otra vez como con este tipo de medidas se trata de favorecer exclusivamente a los inquilinos, y a medias, olvidándose otra vez de los arrendadores

La petición de ANA al Ejecutivo pasa por ampliar el plazo del bono joven de manera anual hasta los cinco años, coincidiendo con el fin de la mayoría de los contratos de alquiler. Cabe destacar que la recomendación de los expertos es que la partida mensual destinada al alquiler (o la hipoteca) no supere el 30% o el 35% de la nómina. Situación asequible con la subvención del bono alquiler joven pero que se puede desbordar en el momento en que el inquilino deje de ingresar 3.000 euros al año (250 euros al mes en un año).


- Publicidad -