sábado, 4 febrero 2023 3:31

House of cards en UK, China repite emperador y la FED rescata a la banca suiza

La crisis de deuda británica ya se ha cobrado su primera víctima y puede no ser la única. La decisión de la primera ministra Lizz Truss de sacrificar a su canciller de Hacienda para salvarse ella denota el grado de desesperación de un Gobierno que se tambalea, acosado por los mercados, las disidencias internas y los organismos supranacionales, esos que mandan más de lo que parece aunque algunos sigan creyendo en la buena salud de las soberanías nacionales y las democracias occidentales.

TRUSS: HISTORIA DE UNA EJECUCIÓN

«No me voy a ir a ninguna parte», declaraba Kwasi Kwarteng poco antes de ser arrojado a los leones, culpándole del diseño de una reforma fiscal que en realidad fue perpetrada por el Institute of Economic Affairs. Un supuesto baluarte del liberalismo económico que parece olvidar que las bajadas de impuestos sólo son buenas si no se financian con emisiones de deuda pública. Un programa tributario que ha permitido a los amigos de Rishi Sunak atacar sin piedad a la libra y a los bonos del Tesoro británico.

Y es que el chico de Goldman Sachs y aspirante al trono del partido conservador de Reino Unido ha supervisado desde las sombras una estrategia de ataque y derribo que ha logrado que Truss sea en estos momentos –como recordaba este fin de semana Financial Times–  tan impopular como lo fue el ex primer ministro John Major tras la crisis monetaria del “miércoles negro”; cuando el Gobierno se vio obligado a retirar la libra esterlina del Mecanismo Europeo de Cambio después del ataque especulativo de George Soros. Después de aquello, los tories tardaron 18 años en ganar otras elecciones.

Al más puro estilo House of Cards –pero en versión británica– el pasado miércoles el grupo de diputados críticos amenazaron a la primera ministra con expulsarla de Downing Street si no retiraba la reforma fiscal. Por la noche Truss se reunió con el rey Carlos III mientras se llamaba a filas a Kwarteng, que estaba en Washington intentando convencer a los poderes económicos de que su plan era el adecuado. El resto de la historia ya la conocen: el diario The Times publica a toda página que la premier puede ser apartada y ella, de forma defensiva, destituye a Kwarteng.

usar de cabeza de turco al primer ministro negro de un gobierno conservador en gran bretaña no parece muy liberal

Usar de cabeza de turco al primer ministro negro de un gobierno conservador en Gran Bretaña no parece muy liberal, pero todo vale con tal de mantener el bastón de mando. Aunque el escenario que se abre ahora para la premier no es muy halagüeño.

¿QUÉ CADUCA ANTES, TRUSS O UNA LECHUGA?

Mientras en el Parlamento surgen voces reclamando nuevas elecciones, en los medios de comunicación se hacen chanzas comparando a Truss con una lechuga, después de que el semanario The Economist indicara que este vegetal tiene “la misma caducidad” que la primera ministra.

Lo primero que ha hecho Jeremy Hunt, el nuevo responsable de la política fiscal británica ha sido realizar una gira por los platós televisivos anunciando subidas de impuestos y recortes de gasto, anunciando a los ciudadanos que vienen tiempos difíciles. La receta tradicional que pretende ser un bálsamo que calme a los mercados. Fíjense que hasta el diario El País, tradicional enemigo de los ajustes presupuestarios cuando se producen en España, alaba el nuevo plan de Hunt. Y es que donde manda patrón, no manda marinero. 

el «emperador» xi jin ping certificará esta semana su tercer mandato y realizará cambios en el partido para afrontar la lucha hegemónica con eeuu

Además de la ejecución política en Reino Unido, el foco del mundo económico está puesto en el Congreso del Partido Comunista Chino, que se celebra esta semana y que certificará el tercer mandato consecutivo de Xi Jin Ping. El control político del que algunos ya califican como «emperador» es absoluto, evitando que las intrigas palaciegas puedan amenazar su liderazgo. No en vano su padre fue purgado durante la etapa maoista y él mismo fue enviado a un campo de trabajo durante la denominada «revolución cultural».

En su discurso inaugural, el líder del PCC confirmó su apuesta por la política de una sola China (que incluye la adhesión tarde o temprano de Taiwan), la importancia del desarrollo tecnológico y la constatación de que el país que dirige no realizará un proceso de descarbonización hasta que las denominadas «energías limpias» pueden garantizar el suministro sin depender de los hidrocarburos. Un golpe en la línea de flotación de la Agenda 2030.

CHINA-EE.UU.: ¿GUERRA O SIMBIOSIS?

En los últimos días analistas de inteligencia occidentales –alimentados por la CIA– están anunciado que Xi Jin Ping va a realizar cambios en la cúpula del partido que refuercen aún más su capacidad de mando y preparen al país para una confrontación total con EE. UU. Una visión que parece olvidar las importantes relaciones de interdependencia (incluso de simbiosis) que mantienen las dos potencias mundiales, sobre todo en el ámbito económico.

No obstante, la brecha abierta con las sanciones a Rusia y la reedición del telón de acero del pasado siglo ha iniciado un proceso que avivará las tensiones entre Pekín y Washington. La situación de Taiwan, la guerra de divisas, la lucha por las materias primas y la pelea por la hegemonía geopolítica cobran un nuevo significado en este nuevo mundo, que parece caminar inexorablemente a una confrontación directa entre los dos gigantes que aspiran a gobernar el planeta.

la situación de taiwan, la guerra de divisas, la lucha por las materias primas y la pelea por el liderazgo geopolítico cobran un nuevo significado

Precisamente en estos momentos hay una guerra de la que pocos hablan y que es determinante en esta pugna por la hegemonía global. La administración Biden ha vuelto a hacer alarde de su vena proteccionista prohibiendo que las empresas estadounidenses suministren determinados chips avanzados (de alta tecnología) a empresas chinas (a menos que obtengan un permiso especial de Washington). Vemos cómo, una vez más, el mercado brilla por su ausencia con la excusa de que en la guerra todo vale. 

OTRO GOLPE PARA EL MERCADO DE CHIPS

Estas restricciones no se limitan al plano del intercambio comercial, al obligar en la práctica a que todos los estadounidenses que trabajen en la industria china de semiconductores abandonen sus trabajos. Se trata de una medida similar a la adoptada por el Gobierno de Taiwan, con la diferencia de que en este caso los analistas advierten que podría generar problemas de suministros. Un nuevo golpe para el mercado mundial de chips que afectará también a EEUU, ya que muchos fabricantes chinos trabajan con empresas norteamericanas.

En el plano financiero, también es noticia el país estadounidense porque su banco central (la Reserva Federal) está ayudando a su homólogo suizo a solventar sus problemas de liquidez en dólares y, de paso, a crear un colchón de divisas para rescatar a su sistema financiero.

Como apuntaba hace unos días el CEO de Trading Pro, José Basagoiti, el famoso Too big to fail traspasa fronteras y confirma que el libre mercado nunca existió en el mundo bancario. La crisis de Credit Suisse (como la debacle de los fondos de pensiones británicos) es sólo la punta del iceberg. Salir de crisis elevando el endeudamiento con dinero creado de la nada es un suicidio, aunque sus responsables intenten eludir su culpa haciendo que miremos al dedo en lugar de fijarnos en la luna.

EL FUTURO DE CREDIT SUISSE

Goldman Sachs –que, como dicen en algunas zonas de Andalucía, “está en todos los perejiles”– ha calculado que el agujero en el balance de Credit Suisse ronda los 8.000 millones de dólares, pero en realidad nadie sabe realmente el grado de descapitalización que tiene el gigante financiero suizo, que como Deutsche Bank está sentado encima de una montaña de derivados que podría llevarse por delante el sistema bancario europeo. 

De momento la entidad ha puesto el cartel de «se vende» para hacer caja vendiendo activos (con descuento) y el objetivo de sus gestores es intentar una ampliación de capital y crear un «banco malo» para apartar los activos que estén sobrevalorados en sus libros. Los seguros contra impago (CDS) siguen en máximos mientras el mercado espera que los reguladores y supervisores diseñen un rescate por la puerta de atrás que evite un nuevo Lehman Brothers.

LA RECETA DE MARÍA JESÚS MONTERO PARA SUPERAR LA CRISIS ENERGÉTICA: COMPRAR «EDREDONES MÁS FUERTES»

Y en España el circo continúa su función, con un Gobierno anunciado medidas de gasto público para ayudar a los más vulnerables a pagar el gas y la electricidad. Un dinero que nunca llega a su destino y que además genera más desequilibrios en la caja pública, a pesar de que año tras año Hacienda registra récords de recaudación. Todo mientras oculta a los españoles que va a realizar una subida adicional de impuestos de 7.000 millones de euros que ya ha prometido a Bruselas.

Precisamente la ministra del ramo, María Jesús Montero, nos da la clave para superar esta crisis energética sin vaciar nuestras cuentas corrientes: comprar «edredones más fuertes». Ella dice que esa es su estrategia para pasar el invierno calentita y ahorrando y parece ser que le va bien. A ver si aprovecha y usa el edredón para taparse un poco. Así no mostrará sus carencias.


- Publicidad -