sábado, 3 diciembre 2022 1:54

El auge de los inversores de smartphone: los jóvenes se lanzan al mercado

En los últimos años cada vez son más los jóvenes que se lanzan al mundo de la inversión. La mayor facilidad para acceder a mercados y bolsas a través de teléfonos móviles, así como la amplia información financiera que circula por Internet y redes sociales han contribuido a ello. Se trata de un fenómeno que ha venido para quedarse, a pesar de los riesgos existentes y la desinformación a la que están expuestos.

A esta nueva generación de nativos de las nuevas tecnologías que huyen de los bancos tradicionales y prefieren a los neobrokers para gestionar su patrimonio e invertir en productos financieros, la firma Scalable Capital los ha denominado como ‘Inversores de smartphone’. Y es que, según los datos de la plataforma de inversión digital, el grupo más numeroso de inversores (32%) tiene entre 27 y 34 años. Cifra que demuestra el auge de la inversión entre la población más joven.

«Hasta hace poco, invertir era un asunto de las clases más adineradas. En primer lugar, existía una importante barrera de entrada económica, pero además, solventada esta, uno se daba de bruces con la falta de cultura financiera y con una serie de prejuicios sobre el funcionamiento de los mercados y sus riesgos», explican desde Scalable Capital en un comunicado aprovechando el Día de la Educación Financiera que se celebra el 3 de octubre.

En este sentido, la plataforma considera que gracias a las nuevas tecnologías permiten superar ambos escollos. Por un lado, aseguran que los precios de la adquisición de valores han disminuido considerablemente. Por otro, los jóvenes y no tan jóvenes tienen acceso a todo tipo de información en diferentes canales, desde su dispositivo móvil. Incluso en redes sociales como YouTube.

LOS JÓVENES APUESTAN POR LOS NEOBROKERS

Durante la pandemia, la CNMV constató una entrada masiva de nuevos inversores minoristas en el IBEX 35, y que la edad de las nuevas incorporaciones era menor (especialmente al inicio), como también eran más pequeño el volumen de las aportaciones.

Estos datos coincidían con la llegada a España de los conocidos como neobrokers, plataformas digitales que facilitan el acceso a los mercados de valores a costes más bajos que los bancos tradicionales. El confinamiento habría favorecido que los jóvenes, viendo limitadas sus opciones de ocio, se animasen a invertir con apenas unos clics, y de paso iban preparando su patrimonio para el futuro.

«Ciertamente, ya no necesitamos acudir a un banco de forma presencial para planificar nuestras inversiones. Pero es que, además, en el caso de las nuevas generaciones, tampoco quieren, porque no se sienten comprendidos por ellos ni están ‘en la misma onda’», señalan.

En esta misma línea se encuentran los datos del informe de The Boston Consulting Group, que sostienen que los bancos tradicionales no tienen suficientemente en cuenta las necesidades de los clientes respecto a la autonomía en las decisiones y a la interacción digital y solo el 9% de los inversores en planes de inversión desean contar con sesiones de asesoramiento cara a cara.

LOS JÓVENES SON CONSCIENTES DE LOS RIESGOS

La democratización de la inversión no ha estado exenta de polémicas. Según Adrián Amorín, country manager en España de Scalable Capital, “se ha acusado a los recién llegados a la bolsa de caer en todo tipo de trampas psicológicas, diversificar de forma inadecuada y perseguir valores populares en las redes sociales”.

Sin embargo, para el experto esta visión no se corresponde con la realidad. “Al contrario de lo que podríamos pensar, los inversores online no solo son conscientes de los riesgos de invertir, sino más bien poco apasionados”, señala Amorín.

La mirada a largo plazo con planes de inversión y la diversificación de sus carteras con la adquisición de ETF (que están a medio camino entre las acciones y los fondos de inversión) serían otras dos muestras de que los jóvenes invierten con la cabeza fría y de que su perfil está muy alejado de los aficionados a las apuestas online.

“Dos tercios del dinero invertido a través de nuestro servicio de bróker online fluye hacia los ETF. Entre los menores de 27 años, la proporción llega a las tres cuartas partes. En un análisis de nuestra base de clientes, vimos que, sobre todo, los inversores jóvenes invierten según las normas”, apunta Amorín, para quien estos datos demuestran que los inversores que se consideran inexpertos son aún menos proclives a arriesgar.

LABOR DIVULGATIVA

El riesgo es un aspecto inherente a la inversión, y una buena educación financiera es esencial para evitar caer en errores a la hora de manejar nuestro patrimonio. En este sentido, es necesario que los nuevos players se involucren en la divulgación de contenidos de interés para sus comunidades.

De hecho, muchas fintech ya están utilizando sus canales para explicar de manera didáctica los diferentes productos y servicios a los que es posible acceder gracias a las nuevas herramientas, y cómo debemos manejarnos en un entorno hasta hace no mucho desconocido para la mayoría.

“Es muy importante mostrar a los recién llegados a los mercados de capitales que no es tan complejo como parece. Parte de nuestra divulgación consiste en eliminar creencias erróneas, como la de que la inversión es muy complicada y, por lo tanto, solo para expertos”, explica Amorín.


- Publicidad -