sábado, 4 febrero 2023 20:20

El retail y la restauración resucitan la calle Carretas de Madrid

La calle Carretas número 9 ha sido casa de innumerables negocios. Desde 2008 el inmueble de la céntrica calle madrileña acogió una de las marcas claves de Inditex, Stradivarius, hasta el año 2018. Ese mismo año se iniciaron las obras de reacondicionamiento urbanístico para transformar la calle Carretas en una vía peatonal. Fue entonces cuando Amancio Ortega decidió prescindir de esa ubicación, muy probablemente porque sería un local alquilado.

Con la finalización de las obras se reabrió el inmueble, en este caso a cargo de una tienda de souvenirs. Pero, tras pandemia y la falta de turismo, el inmueble volvió aquedarse vacío.

Carretas 9 no es el único local que ha sufrido grandes transformaciones en los últimos años. Sin ir más lejos, antes de la peatonalización de la calle también desapareció uno de los comercios míticos de Carretas, el Max Kinder, una tienda especializada en ropa de niños a bajo precio, ubicado en el número 8. En su lugar, Burger King instaló su cuarto restaurante en los alrededores del Km.0.

A final de la calle, en el número 14 el Banco Santander decidió eliminar en 2020 una de una de sus sucursales más céntricas que, hoy sigue sin inquilino. Por su parte en el número 10, hace ya años que desapareció el Hotel HR Madrid, un emblemático edificio que ha permanecido vacío durante más de una década y que ahora es propiedad de la gestora Solicius. Aunque no es oficial, las obras que se están llevado a cabo en los últimos meses, y la gran lona de la gestora inmobiliaria que impide ver el interior del edificio, hacen presagiar la reapertura del inmueble.

 Se desconoce el nuevo negocio o si Solicius opta por reacondicionar parte del edificio para venderlo como activos residenciales individuales. Por la estructura del inmueble cabe la posibilidad incluso de que se vuelva a reabrir con alojamiento turístico, bien como hotel bien como apartamentos. cualquier caso, el nuevo inquilino de la calle Carretas compartirá número con el restaurante IL Gamberro y la tienda de ropa de moda Lefties, propiedad de Inditex.

Los nuevos vecinos son principalmente del sector retail y de la restauración, conduciendo así a la calle Carretas hacia una nueva vida comercial.

VICIO ES UNO DE LOS NUEVOS VECINOS DE LA ZONA

El ganador de la séptima edición de Máster Chef, Aleix Puig, ya presume de su primer restaurante para su marca de hamburguesas Vicio. Desde su creación en 2020 y hasta ahora la compañía solo tenía servicio a domicilio, pero la nueva estrategia corporativa planea la expansión de la marca.

El empiece no ha podido ser mejor. Vicio ya ocupa el número 9 de la Calle Carretas, en pleno centro urbano y paso habitual de miles y miles de turistas al día. Un activo cerrado desde hace algunos años y sin actividad reciente conocida. De hecho, el último acontecimiento destacado de este inmueble ha sido también relacionado con Vicio. Antes de la inauguración el equipo de Aleix Puig había instalado una lona gigante de 15 metros con su última campaña publicitaria, y anunciando implícitamente la apertura del nuevo restaurante.

Aleix Puig destaca la importancia de la nueva flagship de la maca y apunta al plan estratégico previsto para 2023. Es posible que después de Madrid sea Barcelona la ciudad en acoger los nuevos restaurantes de Vicio, ya que la marca se fundó en la ciudad condal.

Todo dependerá del éxito del nuevo restaurante que con tiempo Vicio se haga con el dominio de nuevos locales y con ello también con el control de su mercado.

CARRETAS 9

El inmueble consta de 550 metros cuadrados divididos en tres plantas, una superficie bastante amplia en la que, además de servicio de restaurante, Vicio también acogerá el servicio de delivery y de recogida. La elección de local no ha sido mera casualidad y es que Vicio ha llevado a cabo un meticuloso estudio de mercado.

La calle Carretas es una de las vías más comerciales del centro de Madrid junto a la Gran Vía y la calle Arenal. Además, supone una calle de paso obligatorio entre el centro de Madrid y el inicio del barrio de Lavapiés, en Tirso de Molina.

Desde de Vicio han reconocido que el tamaño del nuevo flagship es perfecto para llevar a cabo la experiencia de consumo y usuario que han diseñado durante tantos años. Insisten también sus grandes dimensiones les van a permitir instalar todas las nuevas tecnologías necesarias para el correcto funcionamiento de su actividad. Aleix Puig y su equipo podrán dar servicio a unas 1.000 personas al día.

El activo adquirido por Vicios se sitúa en un edificio pequeño de cuatro plantas con el local comercial a pie de calle. Como vecinos en el número 7 tendrá al Hostal Victoria y la tienda de zapatos Boludos y Boludas. De otro lado, en el número 11 hay situado un estanco, antigua casa de la tienda Garca.


- Publicidad -