sábado, 3 diciembre 2022 6:45

La caída de Pérez Tornero despeja el camino para el regreso de Cintora a TVE

La dimisión de José Manuel Pérez Tornero como presidente de RTVE tras perder la confianza del bloque socialista del Gobierno y de la mayoría del Consejo de administración de la Corporación pública va a obligar al PSOE a emprender su enésimo viraje en materia mediática. 

Este nuevo volantazo podría implicar que personas cercanas al Partido Popular pierdan su cargo en RTVE, es el caso de la dircom María Eizaguirre, y que los socialistas resuciten su pacto con Unidas Podemos, muy dolidos con la gestión de Pérez Tornero. 

El renovado acuerdo implicó que ayer Elena Sánchez fuera nombrada como nueva presidenta interina de RTVE y podría conllevar que Jesús Cintora recupere su sitio en La 1 de TVE para rivalizar contra Antonio García Ferreras.

BANDAZOS DEL PSOE EN RTVE

Cabe recordar que Pedro Sánchez accedió a la presidencia del Gobierno en 2018 tras asegurar en una de las sesiones de la moción de censura que manipular los medios públicos era otra forma de corrupción, y que el PSOE apostaba por despolitizar RTVE y devolver su control a los trabajadores, tal y como ocurrió durante algunos tramos de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero.

Las fallidas negociaciones y votaciones para elegir presidente de la Corporación pública llevaron a Sánchez a nombrar vía decreto-ley a una administradora única, Rosa María Mateo, que prometía regeneración y acabó convirtiendo la casa en un altavoz gubernamental, situación que se agudizó al año siguiente cuando La Moncloa ordenó el nombramiento de Enric Hernández como director de Información y Actualidad de TVE. 

El poder de Hernández se acentuó en el curso 2019-20 para alegría de Ferraz, que tuteló la puesta en marcha de espacios como ‘La hora de La 1’ o el fallido ‘La primera pregunta’, o de Podemos, que auspició el fichaje de Jesús Cintora. 

EL ÉXITO DE ‘LAS COSAS CLARAS’

Cintora volvía a los mediodías cinco años después de su defenestración en Cuatro y lo hacía en noviembre de 2020 con ‘Las cosas claras’, que asumía una franja en la que La 1 hacía aguas con espacios como ‘Cocina al punto con Peña y Tamara’ y ‘Como Sapiens’, que se movían en torno al 5% de share.

Cintora, a partir de febrero del pasado año, se estabilizó por encima del 8% y cerró su etapa por encima del 9% a finales de julio tras caer como víctima del pacto entre PSOE y el PP de Pablo Casado para renovar el Consejo de administración de RTVE como preámbulo del finalmente fallido desbloqueo del Consejo General del Poder Judicial. 

‘Las cosas claras’ marcó agenda con temas inéditos en TVE para enfado del establishment, atónito por las denuncias en la pública sobre la corrupción la monarquía española o los abusos de las compañías eléctricas.

La caída del programa conllevó el nacimiento de otros espacios de actualidad ‘apolíticos’ que han fracasado: ‘Días de verano’, ‘Mejor contigo’ o ‘Hablando claro’, que han vuelto a hundir los mediodías de La 1 hasta el 5% de share.

UNIDAS PODEMOS Y CINTORA

El fortísimo nacimiento de Podemos en 2014 y su posterior crecimiento a partir de 2015 no podrían haberse producido sin la presencia de sus dirigentes en espacios mediáticos como el que moderó Jesús Cintora en Cuatro, ni el posterior desgaste del partido de Pablo Iglesias no se comprende sin la brutal guerra sucia que sufrieron sus dirigentes con mentiras teledirigidas desde el Ministerio del Interior bajo el Gobierno de Mariano Rajoy.

El cariño de los morados hacia Cintora es inversamente proporcional al que sienten por Ferreras y es por ello que Unidas Podemos cargó con dureza contra Pérez Tornero cuando ‘Las cosas claras’ fue cancelado: «¿En qué sentido la cancelación del programa cumple con la misión de servicio público de RTVE? ¿Le parece ético y correcto que un presidente de RTVE proponga la votación en el consejo de administración sobre la continuidad de un periodista con nombre y apellidos? ¿No le parece que sumado a la campaña política y en medios constituye una persecución y una censura de un profesional del periodismo?».

Pablo Echenique aseguró que Cintora moderaba «un programa de actualidad informativa, en el que se tocaban todo tipo de temas y que contaba con voces de todas las ideologías. ‘Las cosas claras vino a hacer esta función democrática en una franja en la que las televisiones privadas tenían el monopolio».

El diputado afirmó que «desde el principio del programa, el PP y la derecha mediática iniciaron una persecución política de Cintora. Y usted, señor Tornero, decidió darles la razón y hacerles caso. Primero, con una votación para echar a Cintora y luego utilizando su potestad personal para cancelar el programa».

Echenique recordó que «los resultados desde la cancelación están a la vista. Se ha reducido la pluralidad política y además los programas que han sustituido a ‘Las cosas claras’, sin entrar en su calidad y sin valorar su contribución al debate democrático, tenían muy poca audiencia«.

Comisiones Obreras aseguró «el despido político de Jesús Cintora» iba a perseguir a Pérez Tornero «durante el tiempo que dure su mandato» y también afeó al directivo varias de sus supuestas fechorías: «Usted ha impuesto la censura para que no se hable del emérito, para que no se informe sobre los abusos de las eléctricas». 

DIMISIÓN

Pérez Tornero dimitió anteayer tras advertir que «ya no se dan las circunstancias para sostener la viabilidad de mi proyecto». «Creo que ya no se dan las circunstancias para seguir avanzando. Porque he constatado que, dentro del máximo órgano de administración de RTVE -y pese a los esfuerzos ímprobos realizados por algunos de sus componentes- ya no se dan las condiciones mínimas para el consenso transversal, ni para la conformación de una mayoría plural, estable y coherente», añade.

El directivo asegura que regresa a la universidad «con la satisfacción de haber hecho todo lo posible por contribuir a edificar una radiotelevisión pública, plural e independiente a la altura de las exigencias de nuestro tiempo y como nuestro país merece». 


- Publicidad -