domingo, 2 octubre 2022 14:58

Naturgy invierte 528 millones en renovables en España

Naturgy mantiene su apuesta por los proyectos renovables en un contexto energético abocado al respaldo del gas y, en consecuencia, a la dependencia energética exterior. Salvado un presente determinado por los elevados costes de la generación eléctrica marcada por los precios del gas en el mercado internacional, en el largo plazo, la gasística proyecta su futuro en las renovables y suma una inversión de 528 millones de euros a su cartera verde en España.

La energética sigue inmersa en la construcción de casi una treintena de parques eólicos y plantas fotovoltaicas, que representarán la incorporación de 683 megavatios (MW) de nueva potencia al parque renovable español a lo largo de los próximos meses y una inversión de 528 millones de euros.

De estos proyectos, una decena está previsto que entren en operación antes de final de año, que suman en total 228 MW, informó Naturgy. En concreto, la compañía está construyendo actualmente 20 instalaciones y a lo largo de las próximas semanas iniciará las obras de otros nueve proyectos.

Las nuevas plantas renovables de energía eólica y fotovoltaica que suman esos 683 MW están ubicadas principalmente en Extremadura (310,3 MW), Andalucía (150 MW) y Canarias (71,9 MW). El resto se distribuyen en Cataluña (49,4 MW), Galicia (46,2 MW), Murcia (34 MW) y Castilla-La Mancha (21,7 MW).

La energética señaló que esta nueva potencia de generación renovable generará cerca de 1.600 gigavatios hora (GWh) al año de electricidad, el equivalente al consumo de más de 450.000 viviendas, y evitará la emisión a la atmósfera de más de un millón de toneladas de CO2.

Las diez instalaciones que entrarán en operación antes de final de año son: las fotovoltaicas ‘Tabernas I’ y ‘Tabernas II’, en Andalucía; ‘Canredondo’, en Castilla-La Mancha; ‘Miraflores’, en Extremadura; y los parques eólicos ‘Els Barrancs’ y ‘Punta Redona’, en Cataluña; y, en Canarias, las eólicas ‘Agüimes’ y ‘Camino de la Madera’ y las fotovoltaicas ‘Puerto del Rosario’ y ‘Salinetas’. Estas instalaciones se suman a otras dos, ‘Torozos II’ y ‘Espina’, en Castilla y León, que ya han entrado en operación este año.

La energética presidida por Francisco Reynés ya dispone de más de 5,3 gigavatios (GW) de potencia instalada en operación en España y a nivel internacional. Durante el primer semestre la compañía incrementó su potencia instalada global, principalmente en España y Chile.

UN INCREMENTO DE 500 MW

Naturgy prevé cerrar el ejercicio con un incremento de su potencia instalada de 500 MW y continuar en 2023 su crecimiento en renovables con 1.500 MW adicionales de potencia instalada a nivel mundial.

En Australia, la compañía cuenta con varios proyectos en distintas fases de desarrollo que le permitirán aumentar su capacidad instalada total en el país en unos 1.000 MW en los próximos años.

Asimismo, en Estados Unidos, Naturgy prosigue con su plan de crecimiento y ya ha iniciado la construcción de su primera planta fotovoltaica en este país, donde en los próximos años desarrollará 3,2 GW de solar y dos GW de almacenamiento.

En el campo de la eólica marina, Naturgy selló una alianza el pasado mes de abril con la noruega Equinor para el análisis y desarrollo de proyectos ‘offshore’ en España y aprovechar sus capacidades complementarias para el desarrollo de esta tecnología en el país.

«GRACIAS AL GAS NO HAY APAGONES»

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, afirma que gracias al gas «no hay apagones en España» y cree que los precios de la energía y la factura de la luz se mantendrán de momento en niveles altos.

Reynés asegura en una entrevista que publica ‘El Mundo’ que, «como se ha demostrado en este verano, el recurso renovable no está disponible ni en la cantidad ni en el momento que se necesita. Son ejemplos la sequía o la falta de viento».

Señala que, aunque se «demoniza» al gas, este verano ha supuesto el 30% de toda la energía generada en España y augura que los precios seguirán altos «en un horizonte previsible, salvo intervención». Además, alerta de los efectos de fijar topes y niega las acusaciones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, contra los poderes económicos.

«Desgraciadamente», dice, «hoy vivimos una situación a nivel internacional, no solamente español, en donde tenemos por un lado un gas más caro y, por otro, utilizamos más gas para generar electricidad, ya que la generación en tecnologías renovables no dispone de los recursos naturales necesarios, porque hay menos agua por la sequía y ha habido menos viento. Esto implica que se genere con gas la electricidad que necesita el sistema para garantizar el suministro».

Por lo tanto, añade que hay «gas más caro y electricidad más cara por la necesidad del gas» y, además, «las facturas eléctricas incorporan ya el diferencial del coste de compensación de este gas por la llamada ‘excepción ibérica’».

Por ello, concluye que los precios no van a bajar «en un horizonte previsible, salvo intervención» y agrega que «a todos nos gustaría que los precios bajaran, porque los comercializadores de energía preferiríamos estar en un mercado de precios más bajos que de precios más altos».

En relación con la guerra de Ucrania, sostiene que «lo que está haciendo el señor Putin con los gasoductos genera un desequilibrio en todos los mercados y el diferencial con el coste del gas se tiene que pagar. Es lo que se llama en la factura la compensación del gas. Dicho esto, la factura habría sido más cara sin el tope del gas».


- Publicidad -