lunes, 26 septiembre 2022 21:42

El hidrógeno que mueve los trenes llega a España

España está intentado acelerar en una carrera a la que llega tarde. El país está intentando alcanzar los trenes de hidrogeno en el resto del continente. Son dos proyectos que parecen espejos: el ‘Talgo Vittal-One’ de Talgo y Repsol y el ‘FCH2RAIL’ de CAF e Iberdrola

Después de varios meses en Alemania el tren de hidrógeno financiado por Siemens y Deutsche Bank está realizando sus primeros viajes de pruebas. El recorrido se llevó a cabo este lunes sirvió para probar el método de restablecimiento de combustible utilizando una estación de almacenamiento de hidrógeno móvil.

“Esto supone un paso decisivo con nuestros socios hacia el futuro del transporte climáticamente neutral. El nuevo tren Mireo Plus H no emite más que agua. Cuenta con una autonomía de alrededor de 1.000 kilómetros, puede alcanzar velocidades de hasta 160 kilómetros por hora y se puede repostar rápidamente. Durante su vida útil de 30 años, un solo tren ahorrará hasta 45.000 toneladas de emisiones de CO2, en comparación con viajar en automóvil”, ha afirmado el consejero delegado de Siemens, Roland Busch.

Se trata de uno de los pasos más visibles en el avance de los trenes de hidrógeno en Europa. Estos proyectos, que están creciendo en Alemania, Francia y que van más lento en España, representan una solución de transporte no limpio no solo a nivel local sino entre países de la unión, más ahora que se empieza a poner la lupa en las altas cantidades de carbono expulsadas día a día por los vuelos comerciales. 

En el caso español el primer viaje del ‘Talgo Vittal-One’ en 2023 puede representar un paso importante para las metas de emisiones que espera alcanzar el país en los próximos años. 

ESPAÑA ESPERA UNIRSE AL CAMBIO

En el caso español ya está en marcha el primer proyecto de un tren de hidrógeno. Iniciado en conjunto por la ferroviaria Talgo y la petrolera Repsol lleva por nombre ‘Talgo Vittal-One’ y espera empezar sus pruebas el próximo año, con la mira a ponerse en marcha de cara al público para el 2030. 

Como está planteado el proyecto Talgo estará encargada de diseñar el tren, mientras que Repsol usará su planta de hidrógeno para alimentar las baterías. Si el proyecto resulta exitoso podría significar una mayor inversión de la energética en la producción de hidrógeno verde. 

«El hidrógeno verde ya no es el futuro, es una realidad. La puesta en marcha de trenes de hidrógeno como el que Talgo está desarrollando mejorará la movilidad en nuestro país de la mano del medio ambiente, ya que permitirá aprovechar las líneas españolas no electrificadas, a la vez que reduce la huella de carbono», explicó en la presentación del proyecto el CEO de la compañía, José María Oriol.

El segundo proyecto, que se ha presentado en este aspecto, viene de la mano de CAF e Iberdrola. Será, por supuesto, CAF la encargada de diseñar los trenes mientras que Iberdrola estará encargada de proporcionar el hidrógeno verde al proyecto.

UNA SOLUCIÓN PARA 4000 KILOMETROS

Este proyecto, así como otras opciones de energía limpia para las vías ferroviarias de España, se antojan urgentes. En el país, pese a los proyectos de electrificación de vías, aún hay 4000 kilómetros sin electricidad que son atravesados por unas 250 locomotoras y trenes alimentados por diésel. A pesar de ello hay que señalar que el 70% de las vías españolas ya están electrificadas, lo que explica en buena parte la lentitud de este tipo de proyectos.

El gran problema es sin embargo el elevado costo de este combustible verde. De momento el combustible fósil sigue siendo mucho más barato, por lo que aún se necesita un aumento en la producción para que realmente pueda ser una alternativa viable en el transporte público.

UNA NUEVA ESTRATEGIA EUROPEA

En Europa, donde un alto porcentaje de las vías ferroviarias no están electrificadas, la idea de un tren que funciona con hidrógeno renovable se presenta como una opción casi necesaria en los próximos años. Se trata de una especie de batería, que dentro de sí misma mezcla el hidrógeno y el oxígeno. El resultado genera electricidad y genera como desperdicio únicamente una estela de agua y vapor. 

De momento hay varios países europeos con modelos de éxito. En Alemania ya existía una línea que funcionaba entre los territorios de Cuxhaven, Bremerhaven, Bremervörde y Buxtehude. No es el único caso, desde 2020 en Austria y Holanda existen proyectos similares y en el 2021 Francia realizó las pruebas con éxito de la mano de la empresa Alstom. Es un goteo de proyectos que en los próximos meses también tendrá ejemplos en Países Bajos, Polonia y Suecia.

. Es un goteo de proyectos que en los próximos meses también tendrá ejemplos en Países Bajos, Polonia y Suecia.

Fuera de Europa es Japón, uno de los países del mundo con un sistema ferroviario más avanzado, quién primero empezó un proyecto para un tren de hidrógeno en 2006. Pero no han podido presentar su primer tren de pasajeros hasta este año, y no se pondrá en marcha hasta el 2030.


- Publicidad -