lunes, 26 septiembre 2022 20:34

El aceite de oliva en riesgo por la escasez de lluvias

La fuerte sequía que ha vivido España todavía sigue causando secuelas en los cultivos. En concreto, el olivar está siendo uno de los cultivos más afectados del campo, ya que se están perdiendo kilos de aceite de oliva cada día que pasa. Además, también se espera la peor cosecha de aceite de oliva en Europa por la escasez de lluvias, lo que pone en jaque al sector que tendrá que hacer frente a un escenario marcado por un incremento de los precios y por la falta de suministro en los próximos meses.

Este problema puede llegar a causar que la cosecha de aceite de oliva se reduzca de forma drástica en España, debido a que la situación del olivar de secano es prácticamente irrecuperable y el de regadío, por la falta de lluvias y la escasa dotación de agua para riego, no se encuentra en mejores circunstancias. En concreto, los expertos europeos prevén que España producirá un46% menos que la campaña pasada.

Sobre todo, esta situación crítica para el aceite de oliva se está recrudeciendo en la zona de Jaén, lo que está causando una situación de desesperanza entre los agricultores de esta zona. Dado que, Andalucía es la principal comunidad autónoma que produce aceite de oliva de España y la provincia de Jaén, su productor por excelencia. Así, con estos impedimentos, se prevé que la cosecha de aceite de oliva no llegará al 20% en algunas zonas de Jaén.  

Además, la situación Europa no pinta mejor, ya que las malas previsiones del olivar acechan a todo el continente. Dado que, también se prevé que Portugal, Italia y Francia reduzcan su producción de aceite de oliva, aunque en menor medida que España.

ALTOS PRECIOS Y ESCASEZ DE ACEITE DE OLIVA

España es el principal productor de aceite de oliva, pero está viviendo una de las peores sequías de su historia. En concreto, el cultivo del olivo ha sido uno de los que más ha sufrido las consecuencias de la escasez de lluvias.

Esta situación no solo afecta a España, cuya cosecha se va a reducir un 46%, sino que también Europa está muy afectada

Todo ello va a desembocar en un aumento de los precios del aceite de oliva y a una posible escasez de producto durante los próximos meses. Debido a que esta situación no solo afecta a España, cuya cosecha se va a reducir un 46%, con respecto a las cifras del año anterior, sino que también Europa está muy afectada.

La intensa sequía también ha causado graves pérdidas en el olivar en Europa, con una escasa cosecha, que no alcanzará los 1,5 millones de toneladas en el continente, según los últimos datos de Upa. En concreto, Francia, Italia y Portugal son los países más afectados, aunque la situación de España es aún peor.

UNA COSECHA BAJO MÍNIMOS

La situación más crítica para el cultivo de aceite de oliva se está viviendo en Andalucía, que supone el 80% de la producción total del país. Siendo Jaén, la principal provincia productora con un 37%, el territorio que se ha visto más afectado por esta intensa sequía.

«Por desgracia estas últimas lluvias han sido insuficiente para la situación que tiene el cultivo del olivar, necesitamos que llueva ya, unos 70 o 80 litros en nuestros campos. La situación es límite en el olivar de secano y lo damos ya prácticamente por perdido. Mientras que, en el olivar de regadío, tenemos una parte importante con una dotación de agua muy baja, y por otra parte, hemos experimentado un incremento de los costes energéticos que es inasumible», ha indicado el secretario general de Coag, Juan Luis Ávila.

Así, la provincia de Jaén es la que está experimentando de forma más dura la intensa sequía que atraviesa España, debido a que la cosecha de aceite de oliva no llegará al 20% durante esta temporada, según el último informe de Coag.

La falta de agua en la región de Jaén ha llevado a que, incluso, hayan comenzado a secarse algunos olivos por la falta de agua.

EL OLIVAR DE SECANO, EL MÁS AFECTADO

El olivar de secano es prácticamente irrecuperable, debido a la intensa sequía, según los últimos datos de Coag. Además, el olivar de secano se ha visto afectado también por un invierno seco, por unas lluvias en primavera tardías y nulas en los siguientes meses.

«Con el incremento del precio en origen, ni siquiera cubrimos el incremento de los costes de producción que tenemos y a eso hay sumarle una cosecha que va a ser entorno a un 60% inferior»

Asimismo, los olivos también han florecido tarde y con poca fuerza, lo que ha sido un problema generalizado en todos los países productores de la cuenca mediterránea, según los últimos datos de la Comisión Europea.

«Con el incremento del precio en origen, ni siquiera cubrimos el incremento de los costes de producción que tenemos y a eso hay sumarle una cosecha que va a ser entorno a un 60% inferior a la cosecha pasada. Necesitamos medidas por parte de la Junta de Andalucía y el Gobierno central, que nos permitan enfrentarnos a una campaña que no va ser de 12 meses, sino de 24 meses», ha expuesto Ávila.

Mientras que los olivos de regadío están perdiendo kilos de aceite por día, como consecuencia de la escasez de precipitaciones y la escasa dotación de agua de riego.

ESPAÑA, PRIMER PRODUCTOR MUNDIAL DE ACEITE DE OLIVA

Siendo España el mayor productor de aceite de oliva del mundo, y Andalucía, la principal comunidad autónoma exportadora, es muy preocupante que la producción se haya reducido de forma tan drástica. Sobre todo, en la provincia de Jaén, que es referente en la producción de aceite de oliva y, que, como consecuencia de la intensa sequía en las zonas de Alcalá la Real o Pegalajar, su cosecha solo alcanzará un 20%.

Teniendo en cuenta que, a nivel regional, la producción de aceite de oliva se localiza en Andalucía con el 80% del total, donde Jaén es la principal provincia productora con cerca del 37%, es preocupante la reducción tan drástica de la cosecha. Ya que, Jaén es una provincia solo seguida de cerca por Castilla La Mancha con el 8% y por Extremadura con el 4% del total nacional.

Asimismo, el olivar jinnense necesitaría que llueva entre 70/80 litros por metro cuadro durante este septiembre y el próximo octubre para que se salve, ya no esta cosecha, sino la siguiente.

Por tanto, se presenta un panorama complicado para el suministro de aceite de oliva, que también tendrá un gran impacto en los precios de este producto. Sobre todo, por la gran reducción en la cosecha, que se ha notado en España, ya que solo llegará a un 46% de la producción con respecto al año anterior. No obstante, es un problema que afecta a toda Europa, debido a que la intensa sequía también ha afectado a la producción de AOVE de Francia, Italia y Portugal.


- Publicidad -