lunes, 30 enero 2023 8:18

Así impacta la inflación en las grandes marcas de restauración organizada: su respuesta frente a la crisis

El incremento de la inflación, situada en el mes de junio en el 10,2% según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), ha provocado que las empresas trasladen a los precios de los productos y servicios el aumento de los costes de las materias primas o de la electricidad. La economía española atraviesa un escenario inflacionista que bate récords. Las franquicias y cadenas líderes en restauración organizada atraviesan un panorama incierto en el que aumentan los costes. En el primer trimestre de 2022 el INE situó el nivel de inflación en el 9,8%. Un nivel que, en agosto de 2022, subió hasta alcanzar el 10,4%, la cifra más alta de los últimos 37 años.

A colación de estos datos, la consultora global que opera en 27 países, Simon-Kucher and Partners, ha presentado un informe trimestral sobre la percepción de precios por parte del consumidor en el sector del ocio, el cual, también engloba a la restauración. La pérdida del valor adquisitivo y el aumento de la inflación repercuten en el comportamiento del consumidor. Es por ello que se estima que se reducirá tanto la frecuencia como el gasto en este sector tal y como afirma el informe.

Los franquiciados tienen dos opciones para hacer frente a la crisis. Subir los precios o mantenerlos (o que esa subida sea muy leve). Cuando se aumenta el precio de los productos la demanda disminuye repercutiendo en las ventas. Si se toma como alternativa mantenerlos o aplicar una subida moderada, se prevé que haya un equilibrio, al ser más competitivos, con el consiguiente aumento de la demanda.

Restalia Holding, la compañía de neorestauración dueña de enseñas como 100 Montaditos, TGB -The Good Burger-, La Sureña Jarras y Tapas, Panther Organic Coffe y Pepe Taco, parece apostar por la segunda opción, ya que acaba de anunciar una nueva ampliación de medidas de apoyo a su red de franquiciados para hacer frente tanto a la presión inflacionista como a la preocupante crisis energética.

Lo que está claro, es que el PVP de los productos no va a poder seguir como antes de esta crisis, otra cosa es establecer cuál será el porcentaje de subida. Curiosamente, hay un término que se encarga de medir de una forma novedosa cómo crece o disminuye el poder adquisitivo en los distintos países. Es conocido por el nombre de “El índice Big Mac” pues los precios del Big Mac, la hamburguesa más icónica de Mc Donald´s, han subido como la espuma en Estados Unidos y en Europa concretamente un 8% en el último año.

Burger King, por su parte, ya no realiza promociones sobre su producto más demandado, el Whopper, debido al incremento de costes para su elaboración. Por el momento, solo afectará a los restaurantes ubicados en Estados Unidos, aunque no se descarta que llegue a España y a otras regiones europeas cuya inflación se ve acelerada. Por ahora, mantienen precios mediante su propio sistema de cupones, donde se puede adquirir desde solo 1,99 euros.

Los famosos croissants comúnmente llamados manolitos de Manolo Bakes, siguen la misma línea. Han aumentado cinco céntimos, pasando de 0,65€ a 0,70€. Las cajas de manolitos dulces y salados también se han encarecido.


- Publicidad -