lunes, 26 septiembre 2022 21:19

Colonial, a la caza de Pontegadea por el trono del patrimonio inmobiliario

Pontegadea, el holding y vehículo inversor de Amancio Ortega se afianza como la mayor firma patrimonialista española. De esta forma deja atrás a Colonial y Merlin, las principales socimis cotizadas. La cartera de la sociedad de Amancio Ortega se ha puesto las pilas en la comparativa de las empresas de Pere Viñolas e Ismael Clemente, las dos grandes socimis del Ibex.

Colonial adelanta a Merlin

Colonial se ha adjudicado el segundo puesto en cuanto al valor de su cartera, después de que Merlin redujese un 12% el valor de sus propiedades con la venta de 659 oficinas bancarias y dos edificios a BBVA. Gracias a esta operación, Merlin ha reducido su deuda en 2.068 millones de euros. En ingresos por rentas, en 2021 Merlin era la mayor de las socimis, con 505 millones. En el primer semestre se embolsó 222,6 millones en este concepto (8,3% más tras descontar las rentas de las oficinas del banco presidido por Carlos Torres).

Colonial, por su parte, ha elevado su patrimonio por activos un 7,2% hasta los 13.334 millones. La firma catalana se ha embolsado 170 millones en rentas en los seis primeros meses del año. Colonial centra su negocio en oficinas en las ciudades de Madrid, Barcelona y París. En este caso su brazo inversor es su filial gala SFL.

En el parqué bursátil, Colonial se deja un 24% en lo que llevamos de ejercicio. A principios de año cotizaba casi al mismo nivel que su homónima Merlin, pero la disparidad entre ambas se ha ido acentuando. Actualmente, la firma de Ismael Clemente tiene un valor bursátil de 4.470 millones, mientras que la catalana se sitúa en alrededor los 3.300 millones de euros.

Ortega apuesta por el inmobiliario

Pontegadea surgió en 2002 como fórmula para canalizar los dividendos procedentes de la salida a Bolsa de Inditex. un año antes. Desde entonces, empezó a enfocar sus operaciones al sector del ladrillo y a día de hoy Amancio Ortega cuenta con edificios bien ubicados en distintas ciudades así como contratos de arrendamiento a largo plazo, una receta que ha sabido mantener a lo largo de su trayecto.

A pesar de que el pasado año la tasación fue menor por la pandemia, este 2022 Amancio Ortega se ha puesto las botas en el inmobiliario. En cuanto a las últimas adquisiciones, el pasado julio el empresario, a través de su brazo inversor Pontegadea, adquirió un rascacielos por 500 millones de euros en Manhattan, estrenándose en el segmento residencial. Con la compra de esta torre de 64 plantas para 500 apartamentos y una superficie total de 30.600 metros cuadrados, el holding realizó la mayor inversión del grupo en el mercado estadounidense.

En enero se tramitó la compra de otro rascacielos en Toronto (Canadá) por 800 millones de euros. Se trata del segmento de oficinas Royal Bank Plaza, su mayor transacción hasta la fecha. Pontegadea acostumbra a invertir en el segmento de oficinas. Sus grandes mercados son Estados Unidos, Canadá (tras la compra del Royal Bank Plaza), Reino Unido y España.

En Reino Unido, la sociedad cuenta con un patrimonio inmobiliario que ascendía, a fecha de julio de 2021, a los 3.264 millones. Por su parte en Londres, el holding posee un edificio en zona prime en la plaza Saint James, un inmueble por el que dejó sobre la mesa 219 millones de euros.

Una de las últimas operaciones del vehículo inversor de Amancio Ortega en España ha sido la compra del hotel Senator Playaballena en Rota (Cádiz) por 25 millones en febrero de 2021.

Colonial tiene cartuchos

La socimi que cuenta con Pere Viñolas a los mandos declaró desde el pasado ejercicio que tienen la puerta abierta dentro de sus planes Alpha de adquisiciones, también en cuanto a expandirse más allá de España o Francia, únicos mercados donde operan actualmente. Para ello cuenta con 2.557 millones de euros de liquidez: 467 millones en caja y 2.090 millones en líneas de crédito que desde la propia compañía señalan que se podrían destinar a adquisiciones.

El presidente de la firma, Juan José Brugera, adelantó en junio que Colonial estaba valorando las opciones en otros mercados más allá de París, donde ejerce su actividad con su filial SFL. “Esta compañía sigue estudiando proyectos varios. Unos son dentro y otros son fuera. No hay ninguno que pueda anunciar ahora. Pero lógicamente por la estructuración del mercado de oficinas en Europa, lo que está más maduro es el mercado francés, el mercado alemán, Inglaterra y España”. De esta manera, aunque juegan en ligas diferentes, y la misión, al menos principal, de Colonial no es adelantar por la derecha a Pontegadea, esta liquidez de la que dispone la firma catalana con la que tiene previsto adquirir inmuebles, reducirá la disparidad con el holding de Amancio Ortega.

Desde 2015, Colonial ha destinado 3.870 millones de euros a sus programas Alpha de adquisiciones y se ha desprendido de inmuebles por 1.980 millones.

No obstante, como ya hemos mencionado, Colonial se deja un 24% en el parqué bursátil en lo que llevamos de ejercicio. Esto da luz verde a futuras posibles operaciones corporativas de compradores interesados, o movimientos estratégicos que pueda realizar la firma para obtener valor.


- Publicidad -