lunes, 26 septiembre 2022 9:18

Iberdrola dispara sus provisiones acorralada por los tribunales españoles

El pasado 23 de junio en Iberdrola respiraron profundo. El juez Manuel García-Castellón archivó este jueves la causa contra el presidente, Ignacio Sánchez Galán, en el caso Villarejo. Pero ese alivio no es más que un espejismo. En realidad, la compañía nunca ha estado tanto en la mira política y judicial y en tantos países como ahora. De hecho, en los seis primeros meses de 2022 ha tenido que incrementar el volumen de provisiones en más de un 248%, hasta superar los 900 millones de euros.

EPICENTRO DE LAS PREOCUPACIONES DE IBERDROLA

El caso Tándem ha sido el epicentro de las preocupaciones judiciales para Iberdrola durante años. Pero poco a poco han ido aflorando otro tipo de acusaciones que aunque más pequeñas han terminado sumando un problema casi mayor. Ahí está el macroproceso judicial por la conocida como trama eólica o la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) que obliga a la empresa a devolver a su dueño el suelo en el que se sienta la fotovoltaica más grande de Europa, en el municipio de Usagre (Badajoz). Y eso es solo una pequeña parte de los líos, todavía más grandes, que sigue teniendo en México.

Además, en todos ellos, la situación parece poco favorecedora. Y aunque la compañía explique en sus cuentas que en la gran mayoría de los casos “todavía no puede hacer estimaciones” del coste que le puede suponer, la realidad es que los que va incorporando no paran de subirle el total. Así, a junio de 2022 la cifra de otras provisiones, la firma no desglosa más, asciende a 920 millones, mientras que en diciembre de 2021 eran 762 millones. Ambas muy superiores a las de junio de 2021 o diciembre de 2020 que eran de 260 y 264 millones, respectivamente.

IBERDROLA DENTRO DE UN CASO DE CORRUPCIÓN

En otras palabras, la compañía ha multiplicado casi por cuatro las provisiones para contingencias, ya que las acumuladas por el personal se desglosan en otro apartado. Una parte importante de ese desembolso es la causa judicial abierta en Castilla León, donde un presunto caso de corrupción entre 2003 y 2011 en la concesión irregular de parques eólicos ya ha costado 130 millones de euros a tres directivos de la energética. Al respecto, la compañía señala que solo deberá aportar, por el momento, una fianza de 11 millones y que de momento solo está a la “espera que el Juzgado establezca plazo para aportar la fianza”.

la compañía ha multiplicado casi por cuatro las provisiones para contingencias

Pero no es tema baladí, de hecho, es bastante serio con penas muy duras para los involucrados. Así, la causa judicial arrancó en octubre de 2021 y la Fiscalía Anticorrupción pidió penas de cárcel de entre cuatro y 42 años para cinco ex altos cargos de la Junta de Castilla y León y 11 empresarios. En ese grupo se incluye a tres altos cargos de Iberdrola. Se trata de Pedro Barriuso, antiguo jefe de la división de Renovables de Iberdrola; Rafael Icaza de la Sota, director de control y único de los tres directivos que continúa en la compañía, y Ricardo Bravo, ejecutivo de Ibercyl –la filial castellanoleonesa del grupo–.

EN RIESGO LA MAYOR PLANTA DE EUROPA

Aunque un tema de corrupción siempre desgasta, el principal problema de Iberdrola ahora está en Extremadura. Más en concreto, en Usagre Badajoz. En esa ubicación se encuentra la enorme planta fotovoltaica bautizada Núñez de Balboa con más de 525 hectáreas suficiente para dar energía a más de 250.000 hogares, lo que la convierte en la más grande de Europa. La instalación, además, arrancó en un tiempo récord y para 2020 ya estaba operativa. Pero poco iba a durar la alegría de los ingenieros y directivos, ya que pronto empezaron los problemas judiciales.

el golpe principal llegó a mediados de junio de este año cuando el TSJEx emitió una sentencia que le expropia el terreno

Aunque el golpe principal llegó a mediados de junio de este año cuando el TSJEx emitió una sentencia que directamente le expropia el terreno sobre el que está asentada la enorme instalación. El problema, o al menos uno de ellos, es que Iberdrola quiso hacerse propietaria de los terrenos (mediante expropiación) a la vez que los alquilaba al argumentar que era de dominio público. Un hecho que frenó de golpe el juez. Así, en su escrito apuntó a que la solicitud de la expropiación carecía de causa o justificación para privar el derecho de propiedad”, por lo que se da “inexistencia de causa expropiandi que conlleva la nulidad de todo el expediente expropiatorio”.

Incluso, añade: “La actuación (de Iberdrola) es sorprendente. El despropósito no tiene nombre”. Además, reivindica que la compañía ha actuado continuamente con abuso de poder. Por su parte, la compañía explica que ha recurrido la sentencia y que “está pendiente de la admisión a trámite de la misma”. También señala que la inversión acumulada, y que ahora está en peligro, es de “aproximadamente” 282 millones de euros.

FRAUDE EN EL PRECIO DE LA ENERGÍA HIDRÁULICA

El último revés que ha sufrido la compañía en los últimos meses ha sido la apertura de juicio oral contra Iberdrola por la “manipulación fraudulenta” en el precio de la energía en las unidades de generación hidráulica del Duero, Tajo y Sil en diciembre de 2013 y que denunció un año más tarde la CNMC. En concreto, la propia Iberdrola explica que el pasado 11 de julio el Juzgado Central de Instrucción nº2 de la Audiencia Nacional dictó auto de apertura de juicio oral. El juez expone a Iberdrola Generación por un presunto delito por atentar contra recursos de primera necesidad con la intención de desabastecer un sector del mismo (artículo 281 del Código Penal), lo que implica una fianza de 192 millones de euros.

el salvamento de Galán de la quema judicial solo ha sido un espejismo

En definitiva, el salvamento de Galán de la quema judicial solo ha sido un espejismo. Iberdrola está atenaza por los tribunales en España. Pero también en Brasil, por las reclamaciones de sus empleados, y en México por las presiones del Gobierno. Al que se añaden otras circunstancias propias de una gran empresa como distintos cargos por el tema impositivo. A lo que, por último, se añade una cada vez más creciente presión social por la mala imagen de las compañías del sector. Al final, el presidente ha salvado su imagen, pero la de su compañía cada vez es peor.


- Publicidad -