miércoles, 17 agosto 2022 18:44

La manera de peinarse con plancha: cuidar el pelo y usar una buena plancha

No necesitas ir a la peluquería de forma regular para tener un cabello liso todos los días. Ahora tienes la posibilidad de elegir entre planchas de pelo profesional para hacer el alisado en casa con poco esfuerzo, de manera que tengas tu peinado favorito en casa en unos cuantos minutos.

De todas formas, tienes que saber cómo hacerlo para no dañarte el cabello, en especial si es algo que pretendas hacer con frecuencia. También tienes que elegir una buena plancha porque es la herramienta que vas a usar para el peinado.

Consejos para no quemar el pelo con la plancha

Hay que pensar que el planchado es un proceso bastante agresivo con el cabello. Se somete a calor intenso y constante durante un período largo. Esto pone en riesgo de que se reseque el cabello con el paso del tiempo, o incluso de que se queme al momento.

Teniendo en cuenta esto, sí hay algunas maneras de protegerlo para que no se dañe, o disminuir todo lo posible el impacto del planchado. Mientras más acciones en pro del cuidado, sin duda tendrás mejores resultados a la larga.

Elegir una plancha adecuada

Hay tantos tipos de planchas alaciadoras que se adaptan a diferentes tipos de cabello. Por ejemplo, una plancha pelo ondulado es lo que necesitas si quieres dar volumen. Siempre debes buscar una que se ajuste bien a lo que estás buscando, tanto por tu presupuesto como por las prestaciones.

Algunas recomendaciones básicas son:

  • Las planchas angostas son mejores para el cabello corto para manejarlas mejor.
  • El revestimiento de cerámica, turmalina y de titanio son buenos para no quemar el pelo.
  • Las planchas de alta calidad más accesibles son las de cerámica porque el cabello se desliza bien, se transmite rápidamente y evita que el cabello se queme.
  • La temperatura de la plancha debería llegar a los 190 °C, por lo que no es imprescindible una más potente.

De todas formas, no está de más consultar con el fabricante de una plancha en concreto que te haya llamado la atención si es un producto adecuado para ti.

Peinar en seco

El alaciado nunca se debe hacer con el cabello mojado. Siempre es mejor plancharlo una vez que esté seco. A pesar de que es una práctica común secar el cabello con la secadora y después usar la plancha, se sigue quemando el cabello con este procedimiento.

La forma más óptima de hacerlo es esperar a que se seque por sí solo antes de usar la plancha. Tampoco está mal esperar a que esté húmedo, pasar la secadora y usar la plancha a continuación.

Usar un tratamiento

Planchar el cabello es un proceso agresivo, por lo que tienes que usar una protección capilar para cuidarlo y prevenir daños. Existe una amplia variedad de productos que protegen el cabello del calor, y tan solo tienes que elegir uno funcional para ti: que facilite el peinado y alisado, que funcione como protector solar, que sea hidratante, y demás.

Estos productos se aplican con el cabello mojado y se distribuyen con la mano o un peine de cerdas grandes. Además, el tratamiento se complementa con mascarillas y cremas hidratantes usadas de forma regular según las indicaciones de los fabricantes.

Evitar planchar el cabello todos los días

El calor abrasador en el cabello lo daña, incluso si lo deja liso. Lo bueno es que puedes mantener un buen alisado si lo dejas descansar dos o más días a la semana para no dañar el cuero cabelludo a largo plazo.

Incluso puedes usar un par de trucos para mantener el alisado por más tiempo, de manera que no tengas que volver a hacerlo tan pronto.

¿Cuál es la mejor plancha?

Depende. Podríamos decir que las mejores planchas de pelo son las que tienen mejores prestaciones, y esto es cierto hasta un punto. Recuerda que necesitas considerar factores como tu tipo de cabello y el estilo de peinado que quieres lograr, sin mencionar el presupuesto.

En general, podemos decir que una plancha es excepcionalmente buena cuando tiene algunas características:

  • Se calienta rápidamente y es capaz de mantener el calor de forma uniforme en las placas.
  • Tiene ajustes de calor inteligentes para evitar dañar el cabello y que no tengas que pasarla más de una vez.
  • Es ligera para poder maniobrar con ella cómodamente y que no se te canse el brazo.
  • Las placas tienen revestimientos para proteger el cabello.
  • Cuenta con un sistema de apagado automático para cuando olvides la plancha encendida.

Otros detalles como el tamaño de las placas van a variar en función de lo que quieras conseguir. Las placas pequeñas son buenas para el cabello corto o cuando te interesa hacer más peinados que el alisado porque son más fáciles de manejar, aunque son una desventaja si tienes mucho cabello y solo quieres alisarlo.

Lo que sí tienes que hacer es evitar las planchas que se calienten demasiado y no tengan una manera de regular la temperatura, las que no tengan garantía o tan pesadas que no puedas usarlas cómodamente.


- Publicidad -