miércoles, 17 agosto 2022 18:37

Por qué es importante seguir entrenando en verano

El verano es una época en la que se hace complicado seguir entrenando, ya que el calor consigue que no nos apetezca salir de casa, tenemos más compromisos sociales, viajamos, etc.

Por suerte, Sparta Sport Center es un gimnasio con presencia en varias ciudades, por lo que los viajes no van a ser una excusa al tener centros en Zamora, Guadalajara, Irún, Cuenca, Soria, Logroño, Santander, Pamplona, Oviedo o San Sebastián.

No hay que perder el trabajo del año

Durante todo el año hemos estado entrando duro, acudiendo al gimnasio con lluvia, frío e incluso en los días en los que no nos apetecía, algo que no podemos tirar por la borda en los meses más calurosos.

Si dejamos de acudir dos meses vamos a perder todo el progreso hecho durante el año, así que, aunque bajemos la actividad física, siempre es recomendable entrenar todas las semanas, evitando así perder masa muscular y engordar, pues lo normal es ganar algunos kilos en la época estival.

Necesitamos quemar los excesos

A lo largo del verano solemos reunirnos mucho con los amigos y en España eso implica ir a bares, terrazas, preparar cenas, acudir a las fiestas de los pueblos, etc.

Eso hace que la alimentación sea muy desordenada, con alcohol, todo tipo de grasas y comidas a deshoras, lo que al final deriva en que ganemos peso si no quemamos esas calorías extra que estamos ingiriendo.

Para ello nada mejor que ir al gimnasio (y aquí Sparta Sport Center nos puede ayudar al tener centros por toda España) o incluso salir con la bici a primera hora del día, con lo que vamos a conseguir mantener el peso, o al menos no pasarnos demasiado con el fin de perderlo todo en otoño.

En el caso de que haga mucho calor y si tenemos un gimnasio con piscina, o una piscina municipal cerca podemos aprovechar para nadar.

Dormimos mejor

Uno de los problemas del verano viene a la hora de dormir. Hace más calor, estamos más activos, nos acostamos tarde y eso influye mucho en el sueño, de forma que es normal tener dificultades en este aspecto.

Con el entrenamiento nos relajamos y llegamos más cansados a la cama, lo que significa que vamos a dormir muy bien y a rendir al día siguiente sin que nos afecten tanto las temperaturas o las horas de sol.

Evitamos las agujetas

Otra razón para no dejar el entrenamiento en verano es evitar el dolor a la vuelta, puesto que si paramos por completo, en otoño pasaremos días destrozados por las famosas agujetas, microrroturas musculares que provocan que nos duela todo el cuerpo.

Este problema puede retrasar nuestra incorporación a los entrenamientos, y si no lo hacemos bien, incluso causarnos una lesión que nos dificulte poder ponernos a trabajar en serio en el gimnasio durante varias semanas.

Cuando llega el verano solemos dejar de entrenar. El calor es asfixiante y nos falta tiempo, pero hay que hacer lo posible para hacer ejercicio aprovechando que Sparta Sport Center tiene gimnasios en varias ciudades, en los que vamos a poder entrenar, aunque viajemos por las vacaciones.


- Publicidad -