domingo, 4 diciembre 2022 23:29

De palacete a casas de alquiler: así es el edificio ‘netflix’ de Madrid

Darya Modern Living presenta Calatrava4, un edificio totalmente rehabilitado en el corazón del barrio madrileño de La Latina. Se encuentra a escasos metros de la calle de Toledo y en una zona vibrante que recoge la tradición más castiza de la capital. El inmueble, de hondas raíces históricas, ha sido sometido a una reforma integral por un arquitecto de prestigio, Antonio Ruiz Barbarín, y el joven estudio de diseño e interiorismo Codoo. El proyecto ha preservado los elementos más singulares de sus orígenes. Ha rescatado parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad dotando a sus catorce apartamentos del estilo creativo y moderno propio de una capital europea del siglo XXI. El recibir turistas extranjeros en su mayor parte y que sus paredes hayan resguardo varios equipos de producción de rodaje ha llevado en que en varias ocasiones se hayan referido a el como «edificio Netflix».

Más que un proyecto arquitectónico al uso, Calatrava4 ha supuesto toda una investigación de la propia historia de Madrid. Los orígenes del edificio se remontan a 1656, año en que se publicó el primer plano detallado de la Villa, donde ya constan tres pequeñas casas en el lugar del actual edificio. Las escrituras notariales de la época acreditan que durante el siguiente siglo la propiedad perteneció a la familia Orejudo, que construyó una vivienda palaciega en la que destacaba su espléndida escalera central. Aunque nunca ha podido probarse si los Orejudo eran nobles, todo indica que poseían los conocimientos necesarios para reproducir un diseño barroco en una casa del pueblo llano, ya que la calle Calatrava pertenecía entonces a la zona más humilde de La Latina. Ya entonces era un barrio de comerciantes y artesanos pero la cercanía de la Corte y la densidad de templos religiosos favorecían una rica mezcla de estratos sociales.

En 1775, Francisco Orejudo y Muñoz donó el palacete a la orden de los franciscanos, que poseían un hospital en la misma calle. Desde entonces, los religiosos han sido los propietarios del edificio, hasta que Dazia Capital lo adquirió en 2017 para que formara parte del portfolio de Darya Modern MODERN LIVING. La operación tuvo que ser autorizada por la Santa Sede al pertenecer el inmueble a la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís.

A lo largo de dos años, los equipos de Dazia Capital, Ruiz Barbarín y Codoo fueron descubriendo las diferentes capas de un edificio de varios siglos de historia, lleno de vestigios del Madrid más popular. De hecho, Calatrava4 ha mantenido sus elementos originales más característicos: la escalera principal, estructura de madera, los amplios espacios y la altura de techos. Asimismo, se ha recuperado un patio interior que aporta descanso y sosiego en un barrio tan turístico como La Latina.

Todo el proceso de metamorfosis del edificio ha sido recogido en un libro, Calatrava4, con fotografías de Eduardo Nave, que documenta desde la investigación histórica de los orígenes remotos del inmueble hasta los materiales y planteamientos arquitectónicos de su reforma.

14 NUEVAS VIVIENDAS

Cabe destacar que la línea de negocio dedicada al alquiler de Dazia Capital está gestando en estos momentos unas 55 viviendas, pero pretenden llegar a la gestión de 100 pisos al finalizar este año. «Queremos ampliar nuestro portfolio con otros cinco edificios más», afirma Leticia Pérez, directora general de Dazia Capital. 

Con respeto a Calatrava4, las viviendas oscilan entre los 60 m2 construidos y los 150 m2. Todos los inquilinos tienen acceso a un patio interior con mesas y sillas y una zona en la que la operadora Darya ya ha comenzado a organizar algunas actividades deportivas, según confirma la propia compañía. «Durante los tres primeros meses teníamos tres o cuatro pisos alquilados, pero desde marzo hemos tenido plena ocupación», asevera Sánchez Romero. «El 90% de los inquilinos que hemos tenido son extranjeros y muchos de ellos relacionados con el arte y la experiencia de vivir en un barrio como La Latina», agrega.

El nuevo inmueble consta de 14 nuevas viviendas localizadas en el corazón de la capital española. Cuatro de ellas están destinadas al alquiler turístico y las otras diez son de alquiler de media duración. El precio de las primeras varía entre los 90 euros/noche y los 400 euros/noche dependiendo del número de habitaciones, el día de la semana y la temporada. Mientras que las rentas de las segundas se encuentran entre los 2.100 euros al mes y los 3.500 euros al mes. «En el alquiler entran todos los suministros (agua, luz…), servicios (lavandería, internet…) y cualquier tipo de facilidad para el inquilino como un transfer al aeropuerto, por ejemplo», aclara Pablo Sánchez-Romero, responsable de expansión de Darya Modern Living.

LA LATINA Y MADRID

Según los datos por la Sociedad de Tasación, por ejemplo, el stock disponible de vivienda nueva se ha reducido un 39% en Madrid capital y un 18% en Barcelona durante el último año. Este fenómeno repercute en un aumento de los precios de los inmuebles que todavía siguen alimentando el mercado.

La revalorización de las casas, de hecho, se está viviendo con mayor intensidad en la obra nueva. La provincia de Madrid es la que registra los precios más altos, con el metro cuadrado en torno a los 2.846 euros, una cifra no vista en casi 15 años.

El proceso de transformación del palacete ha sido recogido en un libro fotográfico

La subida de los precios de la vivienda también se está trasladando al mercado del alquiler. Según los datos presentados ayer por Fotocasa, la ciudad de Madrid está a las puertas de llegar al precio máximo histórico. En la capital, el precio del alquiler está a un 7% de volver a obtener máximos, y algunos de sus distritos más próximos al centro muestran variaciones por encima del 10%, como en Centro, Latina o Barrio de Salamanca, según destaca el diario Cinco Días.

Por su parte, el precio del alquiler en la Comunidad de Madrid está a un euro y diez céntimos de marcar un nuevo récord, con 14,55 euros el metro cuadrado. Su precio más alto lo alcanzó en plena pandemia, en abril de 2020, con 15,45 euros. En la compraventa, los precios siguen al alza con un incremento del 4,1% hasta los 4.063 euros el metro cuadrado.


- Publicidad -