miércoles, 29 junio 2022 10:43

‘Gastos hormiga’, uno de los grandes enemigos del ahorro

Banco Santander explica cómo controlar estos pequeños gastos que minan poco a poco la economía familiar.

Vivimos tiempos económicos complicados. La inflación está por las nubes a causa del conflicto en Ucrania que ha disparado el precio de los combustibles y las materias primas. Y esta escalada no solo supone un alto coste para nuestros bolsillos, sino que merma el valor de nuestros ahorros. Pero hay otros pequeños gastos que también minan, poco a poco y sin darnos cuenta, la economía familiar. Son los llamados gastos hormiga: compras frecuentes que en realidad no necesitamos.

Para Banco Santander, el ahorro es el corazón de las finanzas personales y la base de una buena salud financiera. Sin embargo, hay factores que hacen que el ejercicio de ahorrar, al margen de la barrera de la coyuntura económica, sea una empresa titánica. A través del portal Finanzas para Mortales, la entidad explica por qué los gastos hormiga son uno de los principales enemigos del ahorro.

Todos consumimos pequeñas cosas a las que no damos importancia. Son pagos baratos, evitables y reiterados, con los que condicionamos nuestra economía y pueden sumar a fin de mes una cifra abultada. Los gastos hormiga están por todas partes, no se detectan rápidamente. El café diario, tabaco, refrescos, cervezas, propinas, desplazamientos innecesarios en metro o autobuses, pilas que no se utilizan, llamadas innecesarias con el móvil o la compra de revistas o libros que no siempre se leen. Pasan inadvertidos porque solo nos fijamos en los grandes desembolsos, como el pago del alquiler o la cuota de la hipoteca, los recibos de la luz y el gas, etc…

Según el estudio Fintonic, los españoles emplean 544 euros al año en gastos bancarios; 984 euros en telefonía e Internet; 1.911 euros en el coche; 1.980 euros en el hogar; 1.932 euros en ocio y cultura; además de otros 2.270 euros en el carrito de la compra. Y precisamente, la alimentación es uno de los principales gastos hormiga en España: se desperdician hasta 163 kilos de alimentos por persona, según un informe del Parlamento Europeo. El 60% come en bares y/o restaurantes con un gasto medio de 257 euros mensuales, según la FUCI (Organización de Consumidores), y muy pocos tienen la costumbre de llevar el tupper a la oficina para reducir esta factura. Los gastos en alcohol, tabaco y cafés representan un gasto evitable de 5.300 euros al año para cada español.

Cómo lograr un presupuesto familiar equilibrio

Para intentar tener un presupuesto equilibrado hay tres factores importantes que hay que vigilar como la desorganización, la inflación y los gastos imprevistos, asegura Banco Santander. La desorganización de nuestras finanzas hace que no seamos conscientes de cuánto dinero gastamos y dónde lo hacemos. Santander recomienda tener claras las razones por las que ahorramos y fijar una cantidad que sea viable ahorrar. La fuerza de voluntad y la disciplina también son grandes aliadas. Hacer un presupuesto mensual en el que incluyamos todos los ingresos y gastos nos ayudará a mejorar planificarnos acción y ser conscientes de los pequeños gastos a corto plazo.

La inflación y los gastos imprevistos también pueden jugar una mala pasada a los ahorros. El rápido incremento de los precios actual, aunque los expertos esperan que sea coyuntural, reduce el valor de nuestro dinero ya que la inflación supone un aumento de los precios de los bienes y servicios que consumimos. Por ello, hace más difícil la posibilidad de ahorrar. Para no llevarnos sorpresas, la entidad española aconseja dejar en el presupuesto un apartado específico para posibles desembolsos imprevistos. De lo contrario, habrá que recurrir a los ahorros y perderemos o reduciremos esta capacidad tan importante para nuestra salud financiera.

Otro consejo es implicar a todos los miembros de la familia en la elaboración y cumplimiento de un presupuesto mensual, además de llevar un control de todos los gastos y revisar el presupuesto al final de cada periodo marcado por si se han producido cambios en los gastos habituales.

La entidad que preside Ana Botín ofrece algunas herramientas para fomentar el ahorro de sus clientes. Un ejemplo es la Hucha Santander, a la que se accede desde la app y la web. Mediante la configuración de reglas automáticas (como redondeo de compras, aportaciones periódicas o ahorro de una parte de los ingresos, entre otros), la aplicación permite ahorrar de forma fácil con objetivos que el cliente puede personalizar y definir un límite temporal.

La educación financiera es uno de los pilares de la estrategia de banca responsable del Santander. En España, la entidad apoya el programa Finanzas para Mortales para acercar el mundo de la economía y las finanzas básicas a jóvenes, entornos rurales, emprendedores sociales y colectivos vulnerables. El objetivo de este proyecto es dar a conocer los conceptos financieros de forma clara para que todas las personas sean capaces de gestionar su economía cotidiana y tomar las decisiones más adecuadas según sus necesidades. El año pasado, más de 75.000 personas participaron en las distintas iniciativas.

La entidad desarrolla programas de educación en todos los países en los que opera, como los podcasts sobre conceptos financieros Tempo é Dinheiro en Portugal o Tuiio, en México. Banco Santander se ha comprometido a fomentar la inclusión financiera de diez millones de personas entre 2019 y 2025, proporcionando para ello acceso a productos y servicios financieros personalizados y mejorando sus conocimientos de la economía mediante la educación. En sólo en tres años (entre 2019 y 2021), se han beneficiado ya 7,4 millones de personas, lo que supone el 74% de la meta fijada.


- Publicidad -