jueves, 7 julio 2022 9:56

Sánchez Llibre opta a la reelección con el victimismo por bandera

Josep Sánchez Llibre opta a la reelección de Foment del Treball con el viejo mensaje reivindicativo del catalanismo. El presidente de Foment vuelve a la casilla de salida, a la del Estatuto de Autonomía de 2006, pese a que fue tumbado por el Tribunal Constitucional cuatro años después. De hecho, en aquella histórica y ejemplar sentencia se consideró como una mera sugerencia que el Gobierno tuviera que invertir en infraestructuras el mismo peso que aporta Cataluña al PIB.

Pero erre que erre, Sánchez Llibre insiste en exigir una mayor inversión del Estado, mientras se descartan desde la propia Cataluña inversiones de 1.700 millones, como en la ampliación del aeropuerto de El Prat. Se insiste en que Adif debe dar luz a nuevas infraestructuras, mientras la tuneladora de la L9, que uniría de norte a sur Barcelona, continúa parada desde hace lustros. Ahora, el presidente de Foment aplaude medidas para desatascar la AP-7, mientras la Generalitat culpa a los camiones del caos circulatorio.

LA AP-7, COMPETENCIA DEL ESTADO, EL CABALLO DE BATALLA DE SÁNCHEZ LLIBRE

Cabe recordar que los transportistas fueron esenciales durante el periodo más duro de la pandemia, unos héroes; y continúan siéndolo, más cuando el 96% de las empresas utilizan esta vía para poder dar su servicio al resto. Sánchez Llibre pasa casi de puntillas sobre este asunto en su comunicado. Eso sí, no ve como solución levantar los peajes de forma permanente que aún quedan en Cataluña para desviar el tráfico hacia otras vías, como la saturada AP-7.

Asimismo, los propios transportistas han conocido las nuevas intenciones de JxCat y ERC sobre el tránsito de camiones por la prensa. Poco que aplaudir a una medida adoptada fuera de todo consenso, más como se recalca, de un servicio esencial.

Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment
Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment

MERCA2 ha recorrido la AP-7 durante estos últimos fines de semana y precisamente no eran los camiones los culpables de la situación, sino la gran cantidad de personas que salen a disfrutar de su descanso desde Barcelona. La saturación comienza precisamente en el nudo de la Trinitat, en la salida de la Diagonal y en la más que saturada C-58, así como la N-II dirección Besós. ¿Se debería imponer un peaje de salida a los habitantes de la Ciudad Condal? Ada Colau lo va a imponer para quienes entren.

LOS TRANSPORTISTAS MUESTRAN SU DECEPCIÓN

Los transportistas han sido muy contundentes a la hora de valorar el estado del tráfico de una carretera del Estado, como la AP-7. “Decepción e indignación“. Así se ha pronunciado Transcalit en su valoración sobre los planes de la Administración en esta concurrida vía. La Generalitat “vuelve a ningunearnos e incumplir los compromisos adquiridos con las asociaciones de transportistas sobre las formas de negociar y comunicar este tipo de medidas”, ha lamentado.

Los transportistas esgrimen que “cualquier restricción a la circulación de camiones que se haga en nuestras carreteras tiene un impacto directo en la productividad del camión y por tanto de las empresas, que ven cómo sus costes aumentan”. Y niegan la mayor: “Los camiones no son los responsables del aumento y colapso de circulación en la AP-7”. De hecho, los camiones tenían prohibida la circulación por las carreteras nacionales por motivos de seguridad.

En este sentido, han responsabilizado del incremento de la siniestralidad en la vía al “trasvase de circulación de vehículos, principalmente turismos, de otras vías hacia la AP-7, y un aumento de circulación general post pandemia“. Asimismo, reivindican que su labor es fundamental para el funcionamiento de la economía. “Somos un servicio público”.

SÁNCHEZ LLIBRE EVITA PRONUNCIARSE SOBRE LAS VÍAS CATALANAS

Sin embargo, Sánchez Llibre sólo centra el tiro en dos vías que no son competencia de la Generalitat: la mencionada AP-7 y la AP-2. Del resto, silencio sepulcral. Como si ir a Sitges fuera gratuito. La alternativa a la C-32, de pago, es una carretera repleta de curvas y con un importante riesgo de caída, donde no se pueden superar los 40 km/h. Pero el presidente de Foment arremete porque se tardó más de lo previsto en quitar las cabinas de peajes, una estructura aún visible en otras de competencia de la Generalitat que pasan completamente desapercibidas, como en la C-32 Nord.

Y es que, el exdiputado de la extinta CiU y favorable a los indultos, así como contrario a la sentencia del Constitucional en 2010, tiene muy clara su estrategia a la hora de abordar estas elecciones: Madrid es el culpable de todos los males de Cataluña. Poca autocrítica en un mensaje manido.

Nada más presentar su candidatura creó una Comisión para vigilar las inversiones del Estado en la Comunidad Autónoma, un gesto que demuestra una vez más su vinculación con un catalanismo que estuvo en silencio durante el auge del ‘procés’, que puso el grito en el cielo tras la salida de empresas de Cataluña hacia Madrid, y que mira ahora a la capital con envidia, más después de un sonoro ‘sorpasso’ en cuanto a la aportación al PIB de España. Mientras, el declive de Cataluña y especialmente de Barcelona son una realidad. El ombligo del mundo ya no tiene credibilidad más allá de sus fronteras.

UNA REELECCIÓN SIN OPOSICIÓN

Para la reelección, Sánchez Llibre ha tirado de los estatutos y para presentar a un candidato se necesitan al menos 40 de los 76 vocales de la asamblea de la patronal. El número es demasiado elevado para que una candidatura independentista pueda entrar en la lucha, como sí hicieron en Pimec y en la Cámara de Comercio de Barcelona. La votación tendrá lugar el próximo 18 de julio y en ella están llamados 500 socios individuales y otros 150 socios colectivos, que representan la totalidad de entidades que están en Foment. Cada uno de estos últimos tendrá 10 votos.

Sánchez Llibre, además, tiene vía libre ahora para conformar una posible candidatura que pugne con Antonio Garamendi para presidir la CEOE. El exdiputado de CiU no entrará en esa batalla de forma personal, pero no se esconde la idea de poder arropar a un serio contrincante. Más después de mostrar sus diferencias con el jefe de los empresarios españoles en público hace unos meses.

“Me siento fuerte y he podido constatar en estos casi cuatro años de mandato que cuento con una Junta competitiva con muchísimas ideas y talento, que ha sido capaz de afrontar situaciones excepcionales de enorme complejidad“, ha afirmado Sánchez Llibre para esta reelección, la última al frente de Foment.

La mesa electoral estará presidida por Carme Mur, fundadora Mur&Partners e Impulsión de Negocios, y contará como vocales con Mari Carmen Bruach, del Instituto Agrícola Oficial Catalán de Sant Isidre, y con Silvia Alsina, presidenta de Roman y Associats.


- Publicidad -