lunes, 4 julio 2022 17:52

De Avantespacia a Pryconsa: la realeza de las sagas del ladrillo

España vive un nuevo «boom» inmobiliario. Aunque parezca increíble, el pasado año cerraba con una cifra de compraventas similar a la 2008, antes de que estallara plenamente la burbuja. La cantidad se aproximó a las 545.000 compraventas, según el balance inmobiliario del servicio de estudios de CaixaBank. 2022 ha mantenido el ritmo, con unas cifras que superarán el medio millón de transacciones, unos niveles similares a los de antes de la pandemia, cuando todos los pronósticos retrasan a 2023 la recuperación económica previa al estallido del virus.

Entre las empresas familiares dueñas del ladrillo español encontramos la familia Jove y los Colomer, dueños de las promotoras inmobiliarias Avantespecia y Pryconsa respectivamente.

Los Jove

Avantespacia, la promotora de la familia gallega Jove, no ha parado de crecer desde que vio la luz en 2016. La inmobiliaria prevé alcanzar un ritmo de entregas de 1.000 viviendas al año a partir de 2025 y una facturación de 350 millones de euros, lo que la convertiría en una de las principales inmobiliarias de capital familiar por volumen de negocio.

Esta inmobiliaria, que nació como una alianza con BBVA del ya fallecido Manuel Jove (anterior dueño de la desaparecida Fadesa), está dentro del holding Inveravante, presidido desde 2020 por Felipa y Manuel Ángel, hijos del fundador. Jove se desprendió de Fadesa en 2006 tras venderla a Martinsa, en una operación valorada en 4.000 millones, justo un año antes del crack inmobiliario. Tras la venta, fundó Inveravante con actividades en diferentes sectores como el inmobiliario con proyectos en Marruecos, el hotelero, bodegas o la energía.

Avantespacia tiene entre sus planes entregar alrededor de 500 viviendas este año, lo que conllevará superar los 180 millones en facturación, según se comunica desde la promotora.

Ese ritmo de entregas a partir de 2025 convertirá a la firma en una de las mayores promotoras españolas de capital familiar, tras la vasca Amenabar (empresa que lleva el apellido familiar) y la madrileña Pryconsa (de los Colomer).

La promotora cuenta actualmente con 1.400 viviendas en comercialización y 30 promociones en curso. La compañía se ha ido extendiendo por gran parte de la geografía nacional y ya cuenta con seis delegaciones.

Los Colomer

Pryconsa es una empresa española dedicada a la promoción inmobiliaria de obra nueva dentro del mercado nacional español. Su fundación se remonta al año 1965 en la ciudad de Madrid, España, donde está la sede central. También tiene delegaciones en Castilla y León y Andalucía. En 2008 está considerada como una de las principales empresas de promoción inmobiliaria del país.​

Pryconsa gestiona íntegramente todas las fases de producción, que comprenden la selección de las ofertas y compra de los terrenos, el diseño de los proyectos de construcción, la promoción, venta y entrega de viviendas, así como el mantenimiento, reparaciones y el servicio de garantía post-venta de las viviendas.

La oferta de Pryconsa va desde las viviendas de primera residencia (pisos, viviendas unifamiliares, apartamentos y estudios) hasta hoteles, apartahoteles y conjuntos urbanísticos de carácter turístico. Un 20% de su actividad está dedicada a locales comerciales. Es propiedad de la familia Colomer.

Esta promotora elevó su beneficio un 58,3%, hasta los 41,7 millones de euros, según las cuentas anuales que acaban en marzo de 2021 y disponibles recientemente en el Registro Mercantil.

El salto en las ganancias se dio a pesar de una reducción significativa de los ingresos, que se quedaron en 116,3 millones (un 46,9% menos) por un inferior negocio promotor. La mejoría en los resultados se produce por varias razones, según se desprende de las cuentas. Por un lado, aumenta hasta el 25,85% el margen neto de sus ventas de viviendas (22,5% un año antes), además de eliminar deteriores y sumar distintos dividendos de empresas participadas.

Esta compañía pertenece al holding llamado PER 32, donde también existen otros intereses como la socimi Saint Croix Inmobilier. Este grupo de cabecera facturó en 2020 (las últimas cuentas disponibles) 304 millones y obtuvo 34,1 millones de beneficio.

Pryconsa engordó el beneficio por los mejores resultados financieros (20,5 millones), entre otras razones por la venta de la participación de Isla Canela (inmobiliaria en Huelva que pertenece al holding), el dividendo de Boetticher y Navarro y de Parque Bruselas Residencial.

La empresa reconoce en sus cuentas que la pandemia de Covid-19 impactó en ese ejercicio “de manera relevante en el proceso de venta de los activos inmobiliario”, aplicó varios ERTE y entregó 362 viviendas.


- Publicidad -