jueves, 11 agosto 2022 11:38

Deflactación madrileña frente a la subida de IRPF encubierta de Sánchez y Montero

Desde mucho antes de que Rusia invadiese Ucrania, por mucho que el Gobierno de Sánchez haya querido ocultarlo para seguir culpando a otros de su negligencia, nuestro país llevaba meses asistiendo a subida, continuas y sin freno, de los precios que provocaron que 2021 se cerrase con una inflación del 6,7%, el mayor nivel en tres décadas… y era solo el principio. En marzo, casi tocamos el cielo del 10% (9,7%).

El Gobierno, como es habitual negó, una y mil veces la realidad. Primero, Nadia Calviño afirmó la “inflación no era preocupante” (septiembre 2021) y después que era “transitoria, coyuntural” (noviembre de 2021).

BANCO DE ESPAÑA

Mientras el Gobierno vivía en su “irreal realidad”, el Banco de España ha doblado su previsión de inflación para este año pasando del 3,5% previsto en diciembre de 2021 al 7,5% previsto en abril de 2022.

¿qué soluciones ha planteado el gobierno de España?

Y frente a esta realidad a la que finalmente, y obligados por las protestas de ciudadanos y los principales sectores productivos españoles, tuvieron que hacer frente Sánchez, Calviño y Montero, ¿qué soluciones ha planteado el Gobierno de España?

Pues el margen de algunas ayudas para bonificar el precio de los carburantes cuyo éxito es perfectamente, por escaso o nulo, descriptible …NADA.

BAJADAS DE IMPUESTOS

El “Gobierno de supuesto progreso” evitó a toda costa las bajadas de impuestos, necesarias para que los españoles tengan más dinero disponible (su dinero, recordemos, no el dinero de Sánchez o la Ministra de Hacienda) y que nuestras empresas sean más competitivas, y optó por la vía de la subvención, para tener una corte de subsidiados a su merced al más puro estilo chavista.

Una opción fruto de la trasnochada ideología comunista-populista que impera en el Consejo de Ministros y de la necesidad, pues si bajasen impuestos no podrían mantener esa “corte” de asesores elefantiásica que les regala los oídos y deberían ajustar esos 60.000 millones de gasto público ineficientes detectado por Instituto de Estudios Económicos.

Sánchez y María Jesús Montero desoyeron a Núñez Feijóo cuando, dentro del Plan de Medidas Urgentes y Extraordinarias en defensa de las familias y la economía de España, les propuso deflactar el IRPF adaptando sus diferentes componentes a la inflación, una medida que, según el Consejo General de Economistas, beneficia más a las rentas medias y bajas – a las que PSOE y Podemos dicen defender, pero a las que acribillan a impuestos- y que permitiría un ahorro de hasta 470 euros por declarante.

ha tenido que ser la Comunidad de Madrid la que diese un paso al frente

Y como siempre, ha tenido que ser la Comunidad de Madrid la que diese un paso al frente y tras más de un cuarto de siglo bajando impuestos, para convertirse en la primera administración pública española que, desde el 1 de enero de 2023, deflactará su tarifa del IRPF en la cuantía en la que suban los salarios.

EL GOBIERNO DE AYUSO

El objetivo que persigue el Gobierno de Díaz Ayuso con esta medida es evitar que los incrementos salariales que registrarán los trabajadores como consecuencia de la subida de la inflación, y que no suponen una ganancia de poder adquisitivo, provoquen un mayor pago de impuestos. Medida que se suma la reducción de medio punto en el tramo autonómico ya aprobada.

Madrid líder en crecimiento económico y creación de empleo en España es pionera en medidas de apoyo real a los ciudadanos frente a la explosiva e imparable subida de precios que esquilma su poder adquisitivo y a la subida encubierta del impuesto sobre la renta promovida por Sánchez y Montero al vetar, el Gobierno central, la posibilidad de deflactar la tarifa del IRPF.


- Publicidad -