viernes, 1 julio 2022 13:46

Casas prefabricadas: la nueva burbuja inmobiliaria que se avecina

La venta de casas prefabricadas se disparó con la pandemia y la reconsideración de nuestro estilo de vida por uno mucho más independiente, autónomo y alejado del bullicio del centro de las ciudades. El plazo inferior, ya que se construyen entre 3 y 9 meses, hace que este tipo de viviendas modulares sean cada vez más demandadas. Sin embargo, y como consecuencia de esta creciente demanda, las casas prefabricadas han evolucionado al punto incluso de igualar cualitativamente hablando a muchas de las casas tradicionales de toda la vida. Si sumamos los materiales, las dimensiones o el mantenimiento, entre algunos factores más que mencionaremos en este artículo, la idea de que las casas prefabricadas son más baratas puede que en un futuro quede en un mito del pasado. Aunque las casas prefabricadas en España representan solo el 1%, cada vez hay mayor demanda y eso se traducirá en un incremento de los precios. ¿Asistiremos a una nueva burbuja inmobiliaria?

El abanico de precios de las casas prefabricadas es tan amplio como la variedad de modelos que existen en el mercado. Aun así, podríamos definir una serie de factores que influyen de manera directa en el coste de una casa prefabricada.

El terreno

A los costes de la vivienda debes añadir el coste del terreno, es decir, el precio de la parcela donde ubicarás tu vivienda. Este podrá variar en gran medida en función de la zona elegida. No cuesta lo mismo adquirir una parcela en Barcelona que hacerlo, por ejemplo, en Soria. Una diferencia de las casas prefabricadas frente a las viviendas convencionales es que las primeras generalmente son aptas para poder ser instaladas en terrenos no urbanizables.

Trámites burocráticos

Al igual que ocurre con las casas tradicionales, construir una casa prefabricada lleva asociado toda una serie de permisos: licencias municipales, escrituras, impuestos de construcción.

Financiación

Las casas prefabricadas son consideradas bienes muebles (en vez de bienes inmuebles), es decir, hipotéticamente podrían ser trasladadas de una parcela a otra. Esto marca una gran diferencia frente a su modo de financiación ya que sus propietarios tendrán que optar por créditos particulares en vez de por préstamos hipotecarios, un producto bancario que suele tener unas condiciones algo menos ventajosas, lo que acabaría aumentando su precio final.

Materiales y modo de construcción

Otro de los factores más determinantes a la hora de calcular el precio de una casa prefabricada es la elección de los materiales empleados en la vivienda y sus acabados. No es lo mismo una casa prefabricada de hormigón que una de madera. Además, el modo de construcción de la vivienda, es decir, si se fabrica de manera previa o si se construye in-situ en la propia parcela, también harán subir o bajar su precio en gran medida.

las casas prefabricadas en España representan solo el 1%

Dimensiones

A más metros cuadrados, mayor precio de venta. Uno de los principales motivos que justifica el menor precio de las casas prefabricadas es precisamente su tamaño mucho más reducido que el de las construcciones convencionales.

Mantenimiento

Una vez que tengas tu casa prefabricada terminada y lista para entrar a vivir, tendrás que tener en cuenta los posibles gastos de mantenimiento que pueda tener asociada. Los gastos de conservación son una partida a considerar en cualquier tipo de vivienda, pero cobran un protagonismo especial en las casas prefabricadas sobre todo si estas son de madera.

TIPOS DE CASAS PREFABRICADAS

A lo largo del siglo XX surgieron experiencias de corte futurista, como la casa Dymaxion de Buckminster Fuller, original de 1927, o la casa del futuro de Alison y Peter Smithson, en 1956. Nacieron de una visión novedosa y optimista del modo de habitar pero quizá un tanto desconectada de los gustos de la época.

Hoy en día, atendiendo a distintos criterios podemos encontrar varios tipos de casas prefabricadas en el mercado que se adapten a cualquier necesidad. Normalmente se clasifican en cuanto a sus materiales de construcción y si son fijas o transportables.

El hormigón es uno de los materiales favoritos para la construcción de estas viviendas. En la mayoría de casos se emplea un tipo de hormigón armado que presenta una estructura de acero en su interior para ofrecer más resistencia. Presenta ventajas como son el aislamiento acústico, pero no es tan bueno en cuanto al aislamiento térmico. En términos de resistencia, se calcula que durante 60 años no necesitaría reparaciones.

El acero es otro de los materiales que se utilizan en este tipo de casas. Debido a su ductilidad y livianidad, es una gran opción. El mayor contra se encuentra en su problema con la conductibilidad del calor, teniendo que utilizar aislantes térmicos para mejorar la eficiencia energética de la casa. Sin embargo, se reduce el peso de la construcción abaratando los costes de la cimentación y su resistencia a los temblores sísmicos.

Por último, encontramos la casas prefabricadas de madera. Sin duda, la mejor opción para cuidar y respetar al medio ambiente. Debido a que es un material más ligero también se abaratan los costes de cimentación.

No se sabe si esto cambiará en el futuro, pero atendiendo a todo lo mencionada, seguramente así será. Es curioso como se contraponen los conceptos para entenderlos, en el caso de hoy, tradicional contra prefabricado. Pero si nos paramos a pensar, ese elemento tan denostado y símbolo de la burbuja inmobiliaria, el ladrillo, no deja de ser un elemento prefabricado. Es evidente que lo que entendemos ahora por prefabricado será un estándar, pero ojalá pensemos en cómo queremos vivir, y el modo en que construyamos sea sólo una consecuencia.


- Publicidad -