lunes, 28 noviembre 2022 4:59

Pedro Sánchez y sus previsiones: «Ande yo caliente…»

La previsión de crecimiento para 2021 realizada por el gobierno de España, realizada en septiembre e integrada en el cuadro macroeconómico que sirvió de base para la elaboración de los Presupuestos General del Estado (PGE) del año pasado, fue de un 9,8%.

Unas previsiones que superaban en casi 3 puntos las estimaciones de los organismos de análisis económico, tanto españoles como extranjeros, más solventes  pero que el gobierno de Sánchez, Montero (María Jesús) y Calviño mantuvo invariables incluso tras escuchar, en noviembre de 2020 al gobernador del Banco de España afirmar que «en el cuarto trimestre) la recuperación ha ido perdiendo impulso (…)” y que nos “acerca alescenario más pesimista» (…) con un crecimiento del 4% para 2021«.

La factoría de ficción de La Moncloa no iba a permitir que la realidad le arruinase los grandes titulares

A pesar de estas advertencias, la factoría de ficción de La Moncloa no iba a permitir que la realidad le arruinase los grandes titulares que había ido “colocando” ante los españoles: “salimos más fuertes”, “hemos vencido al virus” o “no dejaremos a nadie atrás” y siguió tramitando unos presupuestos “fake” que, como muchos advertimos entonces, no iban a servir para que España se recuperase del negativo y brutal impacto de la pandemia.

Los PGE para 2021 se aprobaron definitivamente el 22 de diciembre de 2020 y cuatro meses después el gobierno se vio obligado a revisar el crecimiento previsto del 9,8% al 6,5%; 3,3 puntos menos de crecimiento. Es decir, entre 13.200 y 16.500 millones de euros menos de ingresos y más déficit después de habernos convertido en 2020 en el país con mayor déficit de toda la Unión Europea.

CRECIMIENTO DE ESPAÑA

Al final, la economía española creció un 5,1% en 2021 y terminó el año como la economía que menos se había recuperado de la pandemia de toda la zona euro, con una diferencia respecto al PIB pre-covid de -6,6 puntos porcentuales, 13 veces más que nuestros socios europeos (cuyo diferencial era de 0,5 puntos porcentuales).

Pero Pinocho Sánchez y sus secuaces ni se inmutaron y volvieron a inflar las previsiones de crecimiento para 2022 porque “el dinero público no es de nadie” (Carmen Calvo dixit) y porque mientras sigan en Moncloa hacen suyo ese popular refrán de “ande yo caliente (en Falcon o en coche oficial) …”

el Gobierno estimó un crecimiento del PIB español en 2022 del 7%

Como en un eterno “día de la marmota”, el gobierno estimó un crecimiento del PIB español en 2022 del 7% mientras las previsiones del Banco de España, FUNCAS, BBVA Research, FMI, INE…. se situaban entre uno y dos puntos por debajo.

LA REALIDAD

Y, otra vez, la tozuda realidad se impone. Esta semana la Comisión Europea ha disminuido hasta el 4% su previsión de crecimiento para 2022, 1,6 puntos menos de lo que había calculado y 3 puntos por debajo de las estimaciones del gobierno. Además, retrasa la recuperación de la riqueza previa a la pandemia en nuestro país hasta bien entrado 2023. Seremos el último país de Europa en recuperar el PIB de 2019.

¿Está España bajo una maldición que nos impide ser como el resto de países de la zona euro y que nos hace tropezar una y otra vez con la misma piedra? No, la única maldición que acecha a nuestro país tiene un nombre, Pedro Sánchez.

Un presidente del gobierno que ha convertido la mentira, la indignidad y la complaciente cesión al chantaje de los enemigos de nuestra nación en las únicas coordenadas que guían su acción de gobierno. Una acción cuyo único objetivo es la permanencia en la Moncloa, no el bienestar de los españoles a los que arrastra al paro y a la miseria.

Antonio González Terol, diputado del Partido Popular (PP)


- Publicidad -