lunes, 4 julio 2022 14:10

Telefónica confirma su declaración de guerra a Orange

“Nuestro objetivo es tener más tracción comercial, especialmente en el segmento de ARPU [ingreso medio unitario por cliente] medio del mercado”. Y aunque en esas palabras del consejero delegado de Telefónica, Ángel Vila Boix, a los analistas no se nombra a ninguna compañía se sobreentiende que la ofensiva es frente a Orange. Al fin y al cabo, el mercado español está delimitado en la zona alta por la operadora española, con un ARPU, de 90 euros. La zona media es para la firma francesa, con un ingreso medio por cliente de unos 56 euros. Mientras que el de Vodafone, la tercera, se ha hundido tanto que ni lo publica.

EL MOVIMIENTO DE TELEFÓNICA

Aunque no es Orange, per sé, lo que ha hecho moverse a Telefónica, sino su futura alianza con MásMóvil. En concreto, la joint venture en la que están trabajando y que promete ser un quebradero de cabeza para la histórica operadora española. Al fin y al cabo, el grupo fusionado nacerá con la mayor cuota de mercado tanto a nivel de redes móviles como de banda ancha de España. Un competidor terrorífico contra el que es mejor empezar a prepararse cuanto antes. De ahí, que la firma que preside José María Álvarez Pallete haya empezado a dar los primeros pasos.

Telefónica España anunció recientemente que jubila su paquete “Fusión”

Esos movimientos incluyen, por ejemplo, el  primer cambio en la propuesta comercial de la firma española en años. Así, Telefónica España anunció recientemente que jubila su paquete “Fusión” para estrenar un modelo de comercialización con la marca ‘miMovistar’. Una nueva oferta que destaca por dar una mayor flexibilidad a la hora de personalizar el contenido contratado. En concreto, además de la conectividad, la teleco incorpora otros cuatro negocios principales: entretenimiento, seguridad, bienestar y energía, cada uno de ellos con distintos modelos de contratación.

EL COMPLEMENTO DE LA TELEVISIÓN ES EL EJE CENTRAL DE TELEFÓNICA

“No estábamos ofreciendo la flexibilidad que nos requerían. Los clientes que querían actualizar los paquetes intermedios para incluir contenido adicional, pero no querían tomar muchas más funciones, no podían hacerlo fácilmente y ahora estamos brindando esa oportunidad”, resumía Vila ante los analistas. Una respuesta inteligente ante un momento en el que la individualización de los contenidos es uno de los factores diferenciales en el sector. Al fin y al cabo, las nuevas plataformas son básicamente esa flexibilidad a gran escala frente a la programación cerrada de las televisiones convencionales.

Pero sobretodo es una declaración de intenciones frente a Orange. De hecho, los precios más bajos de los múltiples formatos que ofrece la operadora española son un buen ejemplo de ello. En especial, todo lo que tiene que ver con los paquetes que incluyen servicios de televisión. Así, el primer paquete ‘Movistar + Esencial’ que incluye cine, series y 80 canales temáticos sale por unos 40 euros al mes con la bonificación inicial que dura tres meses, en adelante el precio son 80 euros. Ese valor supone un ataque frente a ese tipo de oferta de la firma gala que asciende a 48 euros los primeros cuatro meses y después alcanza los 65 con 12 meses de permanencia.

los nuevos servicios de televisión de la compañía incorporan una extensa amalgama

Aunque no es en la comparación tarifa a tarifa donde puede ganar Telefónica, sino que la de ofrecer la combinación que prefieren sus usuarios con un precio más ajustado. De hecho, los nuevos servicios de televisión de la compañía incorpora una extensa amalgama: ‘Movistar + Esencial’; ‘Todo el Fútbol’; También existe la posibilidad de contratar únicamente la ‘Champions League’, por 20 euros al mes. El canal ‘Deportes’ ofrece otras competiciones distintas al fútbol, incluido el paquete de DAZN y de Golf, por 18 euros al mes. En cine y series pueden elegir entre ‘Ficción’, con cine, series y Disney+, por 15 euros al mes; y ‘Ficción con Netflix’, con cine, series, Disney+ y Netflix con dos cuentas distintas, por 25 euros al mes.

A todo lo anterior se puede añadir otros canales temáticos específicos, como Toros, Caza y Pesca, Mezzo y Playboy. Excluidos estos canales específicos, un suscriptor que quiera tener toda la oferta de Movistar+ podrá hacerlo a cambio de 86 euros al mes. Mientras que, por ahora, la oferta de Orange son paquetes cerrados con un precio de media más elevado que las combinaciones que ofrece Telefónica. Al final, la operadora española intenta hacer buena esa flexibilidad para poder agregar contenidos (y otros servicios como seguridad o salud) con el que no solo rascar más clientes, sino intentar perder los menos posibles.

EL FÚTBOL Y 2023 SERÁN LAS PRIMERAS GRANDES BATALLAS

“Nuestro objetivo, por supuesto, también puede ser cierto reposicionamiento por parte de algunos clientes, pero el principal es proporcionar opciones más fáciles para actualizar a clientes con ese ARPU medio y reducir la rotación en ese segmento”, concluía Vila ante los analistas.

Pero eso no significa que Telefónica no esté empeñado en robar los clientes de Orange. Al fin y al cabo, es el objetivo final. Lo único es que ‘miMovistar’ no es la estrategia para ello, sino es el arma, la estrategia verdadera es la gestión que haga la operadora española de los derechos de fútbol de LaLiga, al menos, que ahora tiene en exclusiva (todos los partidos y la mitad compartida con DAZN) para lanzarse verdaderamente a intentar desmontar la joint venture de Orange y MásMóvil. Una hoja de ruta que ya ha empezado, también, a dar sus primeros pasos.

LAS RETENCIONES

En primer lugar, ha logrado retener todos los derechos de los partidos de LaLiga con una reducción de costes del 15% y sin incluir a Orange, de momento, en el trato. Además, la otra compañía que tiene esos derechos no es competencia real de Telefónica, ya que DAZN es simplemente una plataforma de contenidos. En tercer lugar, la operadora está allanando el camino para que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) deje de considerar a Movistar como operador dominante en el segmento de la televisión de pago.

José María Álvarez-Pallete ya ha ordenado iniciar la guerra

Esa “liberación” en el caso de producirse haría que Telefónica sería en mayo de 2023 y el resultado sería que la operadora no estuviese obligada a vender a Orange los derechos del fútbol. En otras palabras, sería la única firma desde la que ver todos los partidos de los equipos españoles. En ese momento, la compañía española sí podría empezar a desmembrar a Orange en la parte más alta del ARPU. Hasta entonces, las acometidas no son más que avanzadillas para mantener el tipo. Pero Pallete ya ha ordenado iniciar la guerra y como en todos los grandes conflictos bélicos ha empezado por las escaramuzas.


- Publicidad -