lunes, 4 julio 2022 13:36

¿Estoy pagando de más en la potencia que tengo contratada?

No hay día en el que no se hable de la luz. Tanto por si sube –batiendo récords nunca vistos hasta ahora- como por si baja -como está ocurriendo recientemente-. Y esto irremediablemente ha hecho que más de uno mire con lupa su factura para comprobar si está pagando de más cada mes. ¿Tengo contratada la potencia que necesito realmente para mi casa?

Esta es una de las preguntas que más se plantea la gente, porque pagar de más no es la mejor opción. La potencia que cada uno necesite para su casa dependerá, entre otros factores, del número de miembros que convivan en ella o de los hábitos de consumo que tengan.

Al final, no es lo mismo una familia de cuatro miembros (dos progenitores y dos hijos) con trabajo de ocho horas al día por la mañana que la de un matrimonio jubilado. En el primer caso, la mayor parte de actividades domésticas irán concentradas por la tarde o antes de comenzar la jornada laboral, lo que puede suponer el uso de varios aparatos a la vez. Sin embargo, en el segundo caso, no hay un horario fijo al disponer de casi todo el día para hacerlo. Teniendo en cuenta esto, se han analizado ambos supuestos con el fin de saber si tenemos contratada la potencia eléctrica que de verdad se necesita en casa. 

El número de electrodomésticos que hay en una casa dependerá de cada familia, pero, por lo general, suele ser de un frigorífico, dos televisiones, vitrocerámica, lavadora, 20 bombillas, microondas, lavavajillas y horno. Cada electrodoméstico va a necesitar una determinada potencia, que aproximadamente podría ser así:

ElectrodomésticoPotencia necesaria aprox.
Frigorífico0,3 kW
Televisión 0,275 kW
Vitrocerámica1,45  kW
Lavadora1,85  kW
Microondas1,2 kW
Lavavajillas1,85 kW
Horno1,7 kW
Bombilla led0,017 kW

 Fuente: Roams.

En primer lugar, vamos a calcular la potencia, que será la suma de los kilovatios de potencia que necesita cada electrodoméstico:

Horno (1,7 kW) + Vitrocerámica (1,45 kW) + Lavadora (1,85 kW) + Microondas (1,2 kW) + Lavavajillas (1,85 kW) + 2 televisiones (0,275 kW x 2) + Frigorífico (0,3 kW) + 20 bombillas led (0,017 kW x 20) = 9,24 kW

Este total de kW se multiplica por un factor de simultaneidad (que puede variar entre 0,25 y 1), dependiendo del uso que se dé a los electrodomésticos. Es decir, hay veces que se utilizan todos a la vez en un mismo período de tiempo, lo que implica que el factor de simultaneidad podría ser de 0,50, porque es muy complicado que se lleguen a utilizar todos a la vez.  Es el caso de la familia de cuatro miembros que al tener menos tiempo para hacer sus labores de casa, tiene que concentrarlas casi todas de forma simultánea.

9,24 kW x 0,50 = 4,62 kW

Sin embargo, en el caso del matrimonio jubilado, el factor de simultaneidad sería de 0,25, ya que los electrodomésticos se pueden utilizar de una forma más distendida a lo largo del día.

9,24 kW x 0,25 = 2,31 kW

El término de potencia es, según el Ministerio, un precio fijo que se calcula multiplicando la potencia contratada, por los días que engloba la factura y por el término de potencia del precio PVPC que el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital establece.

Con la nueva tarifa de luz 2.0 TD, la potencia se divide en dos períodos, punta y valle, cuyos precios medios actualmente son 0,004€/kW y 0,001€/kxW, respectivamente. Por tanto, vamos a calcular la potencia contratada en el caso de la familia con dos hijos:

  • Horario punta → 4,6 kW x 80h. x 0,004€/kW = 1,472€/semana x 4 semanas = 5,88€/mes
  • Horario valle → 4,6 kW x 88h. x 0,001€/kxW = 0,404€/semana x 4 semanas = 1,616€/mes

El total a pagar por una potencia de 4,6 kW es de 7,49€/mes.

Por su parte, en el caso de un matrimonio jubilado:

  • Horario punta → 2,3 kW x 80h. x 0,004€/kW = 0,73€/semana x 4 semanas = 2,95€/mes
  • Horario valle → 2,3 kW x 88h. x 0,001€/kW = 0,202€/semana x 4 semanas = 0,80€/mes

Aquí, el total a pagar por una potencia de 2,3 kW es de 3,75€/mes.

En España, la potencia que contratan de media la mayor parte de los hogares está entre los 3,45 kW y los 4,6 kW. “Si, por ahora, no nos han saltado los plomos, entonces quiere decir que la potencia que tenemos contratada es la adecuada”, señalan desde Roams.

Pero con la entrada en vigor de la nueva tarifa eléctrica,también hay que tener en cuenta el momento en el que usamos los aparatos. Y es que si lo hacemos en horario punta, pagaremos más que en valle, que es el período más económico.

En base a esto, se demuestra que para el caso del matrimonio jubilado resulta más indiferente, ya que al no tener que trabajar, disponen de buena parte del día para hacerlo en el período que más les convenga. Normalmente, buena parte de los hogares tienen contratada una potencia de 3,45 kW. Teniendo en cuenta este supuesto, este matrimonio que necesita aproximadamente una potencia de 2,3 kW, tendría contratados 1,14 kW de más.

  • Horario punta → 3,45 kW x 80h. x 0,004€/kW = 1,104€/semana x 4 semanas = 4,416€/mes
  • Horario valle → 3,45 kW x 88h. x 0,001€/kW = 0,30€/semana x 4 semanas = 1,2€/mes

El total a pagar para una potencia de 3,45 kW es de 5,61€/mes o lo que es lo mismo 67,32 euros al año. Para la potencia de 2,3 kW, el coste al año es de 45€. Es decir, que este matrimonio estaría pagando unos 22 euros de más al año.

En el caso del matrimonio con dos hijos, es distinto. Y es que al tener que concentrar determinadas actividades en un determinado período del día, puede ser que superemos la potencia contratada, como por ejemplo:

  • Hacer la comida del día siguiente en el horno: 1,7 kW
  • Ver las noticias en la televisión: 0,275 kW
  • Preparar la cena en la vitro: 1,45 kW
  • Tener encendida la luz en 3 habitaciones (3 bombillas LED): 0,017 kW x 3 = 0,051 kW
  • Poner una lavadora al llegar de trabajar: 1,85 kW
  • Mantener el frigorífico encendido: 0,3 kW

Hacer todo esto a la vez supone un pico teórico de potencia de 5,6 kW. Si la familia tiene contratada una potencia de 4,6 kW, tiene menos de lo que realmente puede necesitar. Por tanto, en este caso necesitaría aumentar la potencia eléctrica, si no quiere que alguna vez le salten los plomos. La subida de la potencia se puede hacer una vez al año y conlleva un coste económico.

Por tanto, queda claro que la potencia necesaria en cada hogar depende sobre todo de los hábitos que tenga cada familia en base a sus necesidades. Importa también el número de integrantes, pero lo fundamental es no pagar nunca de más. Porque si lo que queremos es ahorrar al máximo, lo suyo es contratar la potencia que realmente necesitamos y pagar lo que corresponde.


- Publicidad -