viernes, 27 mayo 2022 21:08

Pep Gómez (Reby), la piedra de Colau: «No queríamos vender»

Pep Gómez fundó Reby junto a Guillem Pagès, Cristina Castillo y Kiran Thomas en 2018. La empresa revolucionó Barcelona con su negocio de patinete eléctrico compartido y ha sido vendida recientemente a la canadiense de House of Lithium por 94 millones de euros. Sin embargo, el cofundador de la compañía no pretendía desprenderse de su empresa en ese momento. «No queríamos vender«, ha afirmado a preguntas de MERCA2.

Sin embargo, la oferta de House of Lithium era una clara «oportunidad» para el equipo de cofundadores. De hecho, Gómez permanecerá en el equipo porque cree que el ‘sharing‘ es el «presente» y «futuro». «Hay mucho recorrido» y por esto «seguiremos apostando por él desde Reby con la fuerza de House of Lithium detrás».

Seguiremos apostando por el sharing desde Reby con la fuerza de House of Lithium detrás

Tras la venta, Gómez se mantendrá en Reby, cuya venta a House of Lithium permitirá tener una mayor capacidad financiera y una experiencia en mercados de capitales. «Creo que las dos empresas se pueden complementar muy bien«, ha sostenido este joven emprendedor. Asimismo, tiene claro que el foco continuará centrado en la rentabilidad como la métrica más importante, «a diferencia de la mayoría de los competidores».

HOUSE OF LITHIUM ALCANZÓ EL 17% DE REBY EN NOVIEMBRE

El fondo canadiense es uno de los principales protagonistas en el negocio de la micromovilidad. El pasado mes de noviembre, entró en la ronda de financiación de Reby con 4,7 millones de euros. En esa operación, alcanzó casi el 17% de Reby. La inversión se fundamentó en el auge de este mercado en los últimos años. De hecho, también alcanzó un acuerdo a finales del año pasado con Kimoa, la firma del Fernando Alonso, el piloto de F1 ahora en Alpine.

Patinete de Reby en Tarragona

Según Sheer Analitycs, supuso un volumen de 13.600 millones en 2020, un año marcado por las restricciones. Este mercado se disparará en 29 veces, según las estimaciones, en 2031, para alcanzar los 396.849 millones de euros, es decir, casi un tercio del PIB de España y sólo en Europa.

Reby ingresa cerca de 15 millones anuales, con un resultado operativo positivo de tres millones. Su apuesta por la exclusividad es uno de sus secretos, pero no el único. Gómez no es uno de los nuevos emprendedores al uso. Su visión de negocio se centra en la rentabilidad, con un eficiente uso del capital, según apuntan fuentes del mercado. «Evita pedir dinero si no es estrictamente necesario», han sostenido.

UN PATINETE HECHO PARA DURAR Y CON BAJOS COSTES DE MANTENIMIENTO

De hecho, Gómez fabricó y diseñó un patinete resistente, para durar lo máximo posible, pero vigilando los costes de mantenimiento y reparación. De hecho, sus vehículos están fabricado con componentes reciclables en un esquema en el que todas las piezas pueden recomponerse, sin tener que retirarlo definitivamente. Esta gran ventaja no la tienen sus competidores. Además, los patinetes son de fabricación propia, sin depender de terceros.

Esta filosofía dista y mucho de las nuevas empresas de vehículo compartido que tan sólo ven el negocio por la gran cantidad de usuarios existentes. Sin embargo, mantener una empresa de patinetes eléctricos no sólo conlleva tener una fiabilidad del uso por las personas, sino también vigilar que estos vehículos no queden tirados en la calle como ha ocurrido hasta ahora. Además, se enfrentan a las regulaciones y normativas municipales.

Reby es un ejemplo de ello. Durante el año de su fundación, se las vio y deseó para aterrizar con buen pie en Barcelona. Sin embargo, Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, le puso todo tipo de trabas para evitar competir con el ‘bicing’, el alquiler de bicicletas instalado en la ciudad desde hace más de una década.

COLAU PUSO EN LA DIANA A REBY, QUE AHORA SE EXPANDE POR EUROPA

En aquel verano, Colau puso en la diana a Reby, que también actuaba contra la normativa vigente, para proseguir con el negocio. En sus primeros meses de vida, Reby competía con verdaderos gigantes, como Bird, cuyos patinetes aparecían esparcidos por las calles, tirados e incluso en algunos carriles de las carreteras. Fue un verdadero boom, pero el Ayuntamiento de Barcelona tenía otros planes.

Comenzó entonces una regulación y una persecución a este tipo de empresas, todo para evitar perjudicar al bicing y otras empresas que actuaban bajo licencia municipal. Finalmente, Gómez recogió el carrete y marchó de Barcelona, dejando a la ciudad sin una empresa que brilla ahora con luz propia.

PEP GÓMEZ, DE BECARIO EN SILLICON VALLEY A CREADOR DE UNICORNIOS

Reby, por otro lado, no es el primer negocio que monta Gómez. Con tan sólo 17 años pasó a trabajar de becario en Sillicon Valley. Dos años más tarde montó Fever, una plataforma de ocio reconocida y por la que han apostado Goldman Sachs, Caixa Capital, Atresmedia, Rakuten y Fidelity, entre otras empresas. En sus rondas ha captado más de 200 millones, con un valor superior a los 1.000 millones. En plantilla cuenta con más de un millar de empleados.

La empresa comprada por la firma canadiense opera en 18 ciudades de Italia y España, con planes para abrir nuevos mercados en Europa. Asimismo, espera que estas aperturas se realicen mediante franquiciados, un sistema que dota de agilidad y tan sólo exige resultados; mientras que evita completamente el de las grandes flotas aparcadas, como el bicing de Barcelona. Este modelo conlleva un elevado coste debido a los robos y vandalismo.


- Publicidad -