domingo, 4 diciembre 2022 22:39

A Deutsche Bank España se le pone cara de Banco Popular

Deutsche Bank España va camino de hacer buena esa frase que dice que ‘el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra’. Y es que la filial española del banco alemán empieza a parecerse peligrosamente a Banco Popular, lo que ha hecho saltar ya algunas alarmas. En concreto, las similitudes arrancan en el notable incremento de la morosidad que la entidad sufrió en 2021 y que, previsiblemente, será peor en 2022. A lo que se añade una caída en el capital. La suma de esos factores se traduce en una tasa de cobertura peligrosamente baja.

Y eso sí que empieza a ser un problema. De hecho, la tasa de cobertura de Deutsche Bank en España cayó con fuerza, un 11,5%, hasta situarse en el 46%. Un nivel reducido que, por ejemplo, es el mismo con el que contaba Banco Popular a 31 de diciembre de 2016, solo unos meses antes de que tuviera que ser intervenido. La cifra ha hecho saltar algunas alarmas en las altas esferas financieras españolas, incluidas las del Banco de España. Unas preocupaciones que se deben principalmente a dos motivos.

LA TASA DE COBERTURA

El primero de ellos es que se trata de una cifra relativamente baja en una ratio con una gran importancia. Al fin y al cabo, la tasa de cobertura se puede definir como: el colchón de protección que poseen las entidades financieras ante los préstamos impagados. Caixabank lo resume como “la fórmula de protección ante problemas futuros”. En pocas palabras, se trata de un cociente que relaciona las provisiones que mantiene el banco en relación con el volumen de créditos dudosos que tiene. Y es importante porque esa relación informa de los impagos que espera el banco que ocurran.

LA MOROSIDAD DEL DEUSTCHE BANK SE DISPARA UN 13%

Pero puede darse el caso de que sea insuficiente. Como por ejemplo ocurrió con el Banco Popular que mantenía la misma cifra que la filial de la entidad alemana. Por ello, la tasa de cobertura no solo indica esas previsiones de impago, sino que también sirve para evaluar la calidad crediticia de las firmas financieras. Para hacerse a la idea de que el Deutsche mantiene un nivel demasiado bajo puede compararse con Banco Santander España, al fin y al cabo, fue quien absorbió la quiebra del Popular. Así, en sus últimas cuentas la firma cántabra mantenía una tasa superior al 50% pese a que su tasa de mora es cerca de un 6% inferior.

TASA DE MOROSIDAD

Y es que uno de los problemas para Deutsche Bank es el fuerte crecimiento que ha experimentado su tasa de morosidad. En concreto, la firma señala que a lo largo del año pasado la mora aumentó en un 13%, al pasar del 4,23 al 4,78%. Un incremento que el banco atribuye al “impacto en la cartera de la crisis del COVID-19 (…) La mayor parte del aumento en el ratio de morosidad se explica por el incremento en los volúmenes  reclasificados a dudoso por razón distinta de la morosidad, como resultado de la identificación de clientes /  operaciones con deterioro de valor durante las revisiones continuas de las carteras crediticias que efectúan los  equipos de análisis y seguimiento crediticio”.

la firma señala que a lo largo del año pasado la mora aumentó en un 13%, al pasar del 4,23 al 4,78%

Una explicación que parece obvia, pero que tiene lagunas. En especial, cuando el banco señala que la morosidad se ha visto incrementada “a  pesar de que los planes de apoyo propiciados por el Gobierno (moratorias de préstamos hipotecarios y de  consumo, así como créditos para empresas), hayan mitigado parcialmente un aumento aún mayor de la  morosidad”. En otras palabras, que a medida que esas medidas vayan desapareciendo, como en los próximos meses ocurrirá con las moratorias de los créditos ICO, dicha tasa debería seguir creciendo.

DEUTSCHE BANK SE ENFRENTA A UN EXIGENTE 2022

Ese es el segundo gran problema ante el que se enfrenta Deutsche Bank y que ha puesto en alerta a los reguladores. Al fin y al cabo, el propio Banco de España lleva más de año advirtiendo de que la mora crecerá en 2022. Así, en abril de 2021, el organismo bancario alertó de que el 20% de los créditos otorgados con avales ICO estaban ya en “vigilancia especial”. Ahora, un año después, el volumen de préstamos que pueden tener problemas para devolver el dinero se acerca al 40%. Y todavía queda comprobar los efectos de la ralentización de la economía española y mundial, además de las consecuencias de la subida de tipos.

Unos problemas que el propio Deutsche Bank está viendo en su propio balance. En cuanto al total de los préstamos dudosos del grupo (los llamados de Fase 3), estos pasaron de 732 millones de euros en  2020 a 845 millones de euros en 2021, lo que supone un incremento del 15,4%. El mayor incremento se registró en las sociedades no financieras, cuyo volumen de dudosos pasó de 297 millones a 371 millones, eso es un 25% de incremento. En segundo lugar, el crédito a los hogares, que ha pasado de 262 millones a 302 millones.

BANCO DE ESPAÑA

Pese a las palabras del Banco de España y las propias cifras de su balance, la entidad no parece estar preocupada. De hecho, mientras la morosidad subía ese 13%, y hasta un 25% en el caso de empresas no financieras, el Deutsche Bank redujo las provisiones para hacer frente a esos impagos futuros en un 10%. Una postura que la entidad dice que se produce “por las garantías recibidas del ICO y de la Sociedad Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE)”. Aunque la ‘dejadez’ de la entidad para amortiguar futuros impagos no solo se limita a las provisiones, sino se extiende también a su capital.

EL CAPITAL MÁS BAJO ENTRE LOS BANCOS EUROPEOS

Hasta el punto, de que el capital de máxima calidad con el que cuenta Deutsche Bank no solo cayó entre 2020 y 2021, sino que está entre los más bajos del sector tanto en España como en Europa. En concreto, la entidad rebajó el llamado Tier 1, la principal medida de fortaleza financiera usada por el regulador bancario, del 10,36% al 9,98%. Esa cifra, por debajo del 10%, contrasta por ejemplo con 13,6% de Banco Santander, el 14,5% de BBVA o el 14,6% de Banco Sabadell. Incluso, está muy lejos del 12,13% que tenía Banco Popular poco antes de que tuviera que ser intervenido.

Las acciones de Deutsche Bank se han desplomado un 13,7% en el último mes

Eso coloca a la filial del grupo como una de las entidades más infracapitalizadas de toda Europa. Una situación que no sería problemática si el capital a nivel grupo estuviera en niveles adecuados, al fin y al cabo, la matriz podría responder ante los eventuales problemas que pueden llegar. Pero el Tier 1 presentado a nivel global por la entidad en el primer trimestre de 2022 del 12,8% fue el más bajo de los últimos seis trimestres. Eso ha propiciado, por ejemplo, que las acciones de la entidad se hayan desplomado más de 13,7% en el último mes.

LAS ÚLTIMAS

En definitiva, las últimas cuentas del grupo vuelven a poner a Deutsche Bank en el foco de los inversores como uno de los problemas para la Eurozona. Y en el caso de España un nuevo riesgo que el regulador debe seguir muy de cerca. Por si fuera poco, las oficinas del grupo fueron registradas recientemente por la policía de Alemania por sospechas de que el banco hubiera intervenido en operaciones de blanqueo de dinero. Y es que cuando crees que las cosas van mal suelen acabar siempre todavía peor.


- Publicidad -