lunes, 23 mayo 2022 18:55

El avance de la Operación Mahou-Calderón: una de cal y otra de arena

El desarrollo y forma que está tomando el proyecto Mahou-Calderón presenta aspectos positivos y negativos de forma alterna. El nuevo barrio que se está levantando en pleno nudo de la M-30 desde 2020 sobre los restos del mítico Estadio Vicente Calderón y la antigua fábrica de la cerveza Mahou tiene previsto terminar las obras en el primer trimestre de 2023. Por un lado, esta operación ha sido una buena oportunidad para que las promotoras opten por proyectos más prime y diseños vanguardistas. Y poco hay que decir de su inigualable ubicación. Sin embargo, por otro, son muchos los ciudadanos a los que parece no gustar el desarrollo y forma que está tomando el proyecto y que no tienen problema en mostrar sus quejas a través de numerosos foros de urbanismo.

LA OPERACIÓN

La operación Mahou-Calderón partía en un principio de un desarrollo urbanístico que incluía las áreas que ocupaban antes la fábrica de Mahou y el antiguo estadio del Atlético de Madrid, el Vicente Calderón. Dentro de este ámbito privilegiado se están edificando más de 1.300 viviendas, rodeadas de zonas verdes (tanto nuevas, como las ya existentes de Madrid Río). Estos terrenos a las orillas del Manzanares se convierten así en una de las últimas grandes operaciones de viviendas dentro de la M-30. 

Este plan fue fruto de las modificaciones que hizo el Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena poco antes de las elecciones municipales. En aquel entonces aún José Manuel Calvo era concejal de urbanismo. Dichas modificaciones recibieron el visto bueno de la Comunidad de Madrid un año y medio antes. 

El anterior plan, de 2014, se diferenciaba del actual en dos grandes aspectos. Había mayor densidad y edificabilidad, llegando a proyectarse dos torres. Además la M-30 a su paso por el Vicente Calderón se iba a soterrar, no a cubrir como se contempla ahora. Ese plan sufrió un revés cuando fue anulado en 2016 por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y posteriormente por el Tribunal Supremo. 

Una vez aprobado el proyecto se constituyó la Junta de Compensación entre los dos propietarios de entonces, Mahou y el Atlético de Madrid. 

LAS PROMOTORAS

La Operación Mahou-Calderón supone un total de 132.000 m2, de los cuales la mayoría serán destinados a viviendas libres, 13.200 m2 para uso terciario. Además, se dotará a la zona de equipamientos y zonas verdes entre las que se incluía un nuevo área en el antiguo campo del Vicente Calderón.

La zona residencial correrá a cargo de tres empresas: Gestilar con River Park; Ibosa con las promociones Stellae y Zaurak; y Vivenio con Nuevo Calderón. El coronavirus no frenó el interés por las viviendas de obra nueva de este nuevo desarrollo.

En el caso de Ibosa, prevé la entrega de llaves en el tercer trimestre de 2023. La promotora asegura que ya ha pre-vendido cerca del 30% de las 224 viviendas que tiene su última promoción. En la parcela donde la cooperativa Zaurak levantará 196 viviendas también habrá espacio para locales comerciales con una superficie de 3.800 m2. Se trata de la parcela RC-1, situada entre Paseo de los Pontones y Paseo Imperial, muy próximo a Madrid Río. 

El nuevo barrio que se está levantando desde 2020 tiene previsto terminar las obras en el primer trimestre de 2023

En cuanto al proyecto «build to rent» de la socimi Vivenio, estará formado por 408 viviendas de entre 60 y 120 m2, de 1, 2 y 3 dormitorios. Las zonas comunes contarán con jardines, piscinas, pistas de pádel, gimnasio, espacio coworking y juegos infantiles.

Por su parte, justo enfrente del solar, Gestilar ha abierto una oficina para comercializar las últimas unidades disponibles del resdidencial River Park, que contará con un total de 223 viviendas de 1,2,3 y 4 dormitorios desde 312.000 euros.

A pocos metros de este solar donde se concentran las tres promotoras, se encuentra el proyecto llave en mano que Vivia (Grupo Lar), compró a Pryconsa el pasado otoño. Este incluye 273 viviendas de alquiler que estarán operadas por la gestora de alquiler residencial surgida de la ‘joint venture’ de Grupo Lar y Primonial REIM.

El proyecto incluye estudios y pisos de 1, 2 y 3 dormitorios, más un local de terciario destinado a 20 apartamentos turísticos. Están distribuidos en un edificio de 13 plantas cuya apertura está prevista en 2025. Cuenta con amplias zonas comunes (piscina, gimnasio, gastroteca o sala comunitaria) y todas las viviendas tienen aparcamiento y trastero y tendrán un precio de alquiler desde 900 euros. Su construcción supondrá una inversión de más de 100 millones de euros.

NO LLUEVE A GUSTO DE TODOS

Sin embargo, no es todo de color rosa. Son muchas las personas que mediante sus usuarios manifiestan su descontento con el avance que está teniendo el proyecto Mahou-Calderón en varios foros de internet de temática urbanística y que tras ver imágenes del proyecto compartidas, piensan que el hecho de que las obras están tan avanzadas no es buena noticia, sino todo lo contrario. “Qué horror de escaleras. Seguimos urbanizando igual que hace 20 años”, “¿No había barandilla más masiva?”, “tanto dinero y esfuerzo hace años para construir Madrid Río y ahora nos meten este apaño cutre”, son tan solo algunos ejemplos. Todavía tendremos que esperar para comprobar si este descontento cambia una vez que la UTE formada por Ferrovial y Acciona finalicen los trabajos en la próxima primavera de 2023. Con ello, se dará por acabado el parque de Madrid Río, uno de los proyectos de transformación más importantes y emblemáticos de este siglo.


- Publicidad -