viernes, 1 julio 2022 12:42

Orange abre la puerta a sacar a Bolsa la joint venture creada con MásMóvil

A cuenta gotas. Así va llegando la información sobre la empresa conjunta en la que trabajan Orange y MásMóvil. La cúpula directiva de la firma gala desveló nuevos detalles acerca de su nueva aventura en España, durante la presentación de resultados realizada este pasado martes 26 de abril. Entre los principales mensajes que se han deslizado están: por un lado, las “buenas sensaciones” acerca de la decisión de aprobación de Bruselas, en palabras de la consejera delegada de Orange Francia, Fabienne Dulac. Y, en especial, la posibilidad de que la joint venture española pueda salir a Bolsa en los próximos años.

EL MOMENTO DE LA OPERACIÓN

“Habrá un momento de cierre de la operación en España. Más tarde, tenemos la opción de volver a reconsolidar los activos en un contexto de una OPI [Oferta Pública Inicial], después de unos años”, aclaraba el director financiero de Orange, Ramón Fernández, ante la pregunta de un analista, durante la conference call de los resultados del primer trimestre. Con ello, el financiero español abría la puerta a uno de los secretos mejores guardados de la principal operación en el sector de las telecomunicaciones en España (y casi de Europa).

la joint venture entre orange y másmóvil pasará por una etapa de consolidación con los activos de ambas compañías

Y es que pese a que el movimiento todavía está muy lejos de ejecutarse, la idea de lo que haría el grupo francés con la firma resultante de la fusión de su filial española y de MásMóvil había alimentado distintas teorías. Aunque tras las palabras de Fernández y la información que ya se había filtrado, el puzle ha empezado a encajar. En principio, la joint venture pasará por una etapa de consolidación con los activos de ambas compañías. Pero es el peso de la deuda lo que más inquieta al mercado. Así, el balance de la nueva compañía recogerá el endeudamiento que se asume en la operación.

EL APALANCAMIENTO DE LA JOINT VENTURE DE MÁSMÓVIL Y ORANGE PREOCUPA

Pero no será la única carga en el balance de la joint venture. Asimismo, el equipo directivo de MásMóvil y de Orange tienen previsto añadir los pasivos necesarios para la puesta a punto, el lanzamiento comercial y las futuras inversiones para que la nueva compañía empiece a rodar. Finalmente, unos años después, los fondos ahora propietarios de MásMóvil (KKR, Providence y Cinven) pueden vender su 50% a Orange o a otros inversores. Aunque la firma gala tiene derecho de tanteo, por lo que se había dicho hasta ahora que el grupo galo recompraría esa parte casi con total seguridad.

La opción, de nuevo, era pagar en efectivo a los fondos y cargar la operación sobre el balance de la compañía española. Pero tras tantos movimientos, algunos con desembolsos importantes, los inversores y analistas han empezado a desconfiar de que podría alcanzar un nivel de apalancamiento excesivo. De hecho, la pregunta realizada desde Citi iba en ese sentido: “Si el objetivo es consolidar el activo en tres años, se podría agregar mucho apalancamiento. Asique solo quiero preguntarle, ¿cómo está pensando en hacerlo? Si tiene que tener quizás un apalancamiento más bajo”.

Una pregunta a la que Fernández contestó con la posibilidad de ejecutar una salida a Bolsa, como “una de las opciones que tenemos”. Al final, la idea sería la de vender una parte minoritaria, manteniendo el control de la misma, con la que sufragar una parte de la elevada deuda con la que nacerá la nueva compañía. También para asegurarse que el grupo francés se asegure un pago en efectivo extra. Una alternativa, la de la salida a Bolsa, que en el fondo suele ser la preferida por las firmas en estas circunstancias.

LA PETICIÓN DE APROBACIÓN A BRUSELAS SE HARÁ EN LOS PRÓXIMOS MESES

De hecho, es la opción elegida por la dos firmas intervinientes en la otra gran fusión en el sector, en está ocasión en suelo británico: la de O2, filial de Telefónica, y Virgin Media, filial de Liberty Global. En concreto, según establece el acuerdo firmado por ambas compañías, las firmas tendrán derecho a iniciar la salida a Bolsa de su joint venture en Reino Unido a partir del tercer año del inicio de las operaciones. Además, el proceso está muy bien detallado. El socio en cuestión deberá notificar su intención de sacar a Bolsa la compañía dentro de un plazo de 20 días laborables desde el día de la notificación de la OPV.

Un camino que pueden seguir tanto Orange como los fondos propietarios de MásMóvil. Aunque con una salvedad y es que ni KKR, ni Cinven ni Providence parecen querer demorar por mucho tiempo su estancia en la nueva compañía. Eso obliga a Orange a ser más proactivo que lo que puedan ser Liberty o Telefónica, que pueden ir de la mano en todo momento. Aun así, para que se llegue a detallar ese documento todavía queda un largo recorrido para las dos firmas, empezando por convencer a las autoridades regulatorias europeas.

SIGUIENTE PUNTO

De hecho, ese será el siguiente punto crítico para la fusión de ambas compañías. Dulac reconoció este martes que el grupo galo pretende elevar la propuesta de fusión al regulador europeo en los próximos meses. “Ya hemos presentado a las Autoridades de Competencia de la UE la adquisición que hemos realizado en Bélgica. La siguiente operación que elevaremos será la de España”, señaló la CEO de Orange Francia. Una petición de aprobación que desde el punto de vista galo se hace con todas las garantías: “Creo que todos son conscientes (…) España es un mercado de hasta cinco jugadores, no es de cuatro o tres”, señaló Dulac sobre la necesidad del visto bueno de Bruselas.

Y es que la francesa, y el resto de directivos, apuntan a la necesidad de concentración en el mercado español. Principalmente, porque el número de jugadores es muy amplio, se habla de hasta cinco, y en ese proceso no se perdería competencia, al menos, bajo el criterio de la cúpula gala. Una palabras condicionadas también a las necesidades. Así, la compañía necesita imperiosamente hacer algo en España donde no para de perder ingresos, tras un presentar una facturación un 4,6% más pequeña que hace un año, en el primer trimestre de 2022.


- Publicidad -