lunes, 24 junio 2024

Baile de marcas en Sephora por el nuevo reglamento de cosméticos

Las marcas americanas de cosméticos que se venden en la cadena francesa de perfumería Sephora se han visto obligadas a reconvertirse para comercializar sus productos en los países europeos. Las causas radican en las actualizaciones que hubo, en 2012, en el reglamento sobre los productos cosméticos de la Unión Europea.

En concreto, uno de los componentes que ha causado más polémica, y que se ha retirado desde el 1 de marzo en toda la Unión Europea, ha sido el Lilial o también conocido como Butylphenyl methylpropional. Un componente que, hasta ahora, era bastante habitual en la cosmética, pero que dejaremos de ver en Europa.

El Lilial fue clasificado como sustancia CMR, por lo que este ingrediente pasó a estar prohibido según el Reglamento (UE)

«Los cosméticos comercializados en la UE cumplen con los más estrictos estándares regulatorios del mundo, el Reglamento (UE) 1223/20019. Este regula a toda la industria cosmética para garantizar que los productos comercializados en Europa sean eficaces, de calidad y seguros para el consumidor. Reglamenta más de 2.000 ingredientes para productos cosméticos, todos ellos previamente revisados por el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores (SCCS)», ha explicado la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (STANPA) a MERCA2.

Sin embargo, en otros países, el Lilial o Butylphenyl methylpropional es un ingrediente cosmético que sigue permitido, como es el caso de Estados Unidos. Lo que ha llevado a la industria de perfumería estadounidense y a otras marcas a tener que reconvertirse si quieren seguir haciendo mercado en la UE.

La cadena de cosmética Sephora, de origen francés, es bastante conocida porque además de contar con productos de casas prestigiosas o de lujo, también distribuye en sus tiendas otras firmas que no son tan conocidas. De aquí, su singularidad y su exclusividad, ya que dispone de artículos únicos y de marcas internacionales, que solo se encuentran en sus establecimientos.

LILIAL, EL COMPONENTE DE LA DISCORDIA

Un componente en cuestión ha obligado a la industria americana a reformularse para seguir operando en el mercado europeo. En concreto, se trata del Lilial o Butylphenyl methylpropional, que es un ingrediente ampliamente usado en perfumería, por su olor agradable a notas florales.

«Las opiniones emitidas por parte de la industria han dejado claro su preocupación por este ingrediente. El pasado mayo de 2019 el SCCS publicó su opinión final con respecto a este ingrediente, donde indicaba que este, junto con alfa-tocoferol a 200 ppm se podría considerar seguro cuando se usa como fragancia en diferentes productos cosméticos, tanto de aclarado como de no aclarado», ha asegurado STANPA.

«No obstante, consideraba que la exposición agregada por el uso conjunto de varios productos que incluían este ingrediente no podía considerarse seguro en las concentraciones propuestas. Además, indicaban que, dado que el ingrediente también se usaba como fragancia en productos no cosméticos, dictaminaron que la exposición real del consumidor podía ser incluso superior a la exposición solo por productos cosméticos», ha explicado STANPA.

Según la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética, «finalmente, este ingrediente fue clasificado como sustancia CMR, categoría 1B Reprotóxico. Según el artículo 15 del Reglamento sobre productos cosméticos, las sustancias CMR no podrán usarse en productos cosméticos, por lo que este ingrediente pasó a estar prohibido según el Reglamento (UE) 2021/1902 de octubre de 2021».

Una de las marcas que se está viendo más afectada por el cambio de la normativa europea está siendo la marca californiana de cosméticos, Benefit, que se ha visto obligada a reformular la mayor parte de sus coloretes para seguir vendiendo en Europa. De hecho, si visitas las tiendas de Sephora en estas últimas semanas, se puede observar como los colores de Benefit han desaparecido, ya que la marca los está retirando.

EL SALICILATO DE BENCILO EN EL PUNTO DE MIRA

El salicilato de bencilo (Benzyl Salicylate) se produce naturalmente en una variedad de plantas y extractos de plantas de donde se puede extraer. Además, el salicilato de bencilo se puede sintetizar para su uso, generalmente como ingrediente de fragancia, en una amplia gama de productos (cosméticos, artículos para el hogar y medicamentos). En cosméticos, el salicilato de bencilo se utiliza por su función de fragancia/ perfumante.

«El salicilato de bencilo fue evaluado por el SCCNFP en 1999 y por el SCCS en 2012 y se considera como un alérgeno de contacto establecido en humanos. Actualmente, está regulado para fines de etiquetado como alérgeno en la entrada 75 del anexo III del Reglamento sobre cosméticos. En particular, su presencia deberá indicarse en la lista de ingredientes cuando su concentración supere el 0,001% en productos de hoja y el 0,01% en productos de enjuague», ha indicado STANPA.

Según STANPA, «En estos momentos el salicilato de bencilo está siendo evaluado por su potencial como disruptor endocrino por el SCCS. Se espera una opinión del comité científico para finales de este año».

LA PARADOJA INTERNACIONAL DE SEPHORA

El hecho de que Sephora sea una cadena de cosmética que vende marcas de origen internacional, muchas de ellas estadounidense, donde el reglamento sobre productos cosméticos no es tan estricto, ha obligado a la compañía a reorganizar muchos de los stands de sus tiendas.

En Sephora está habiendo un baile de marcas y varios cambios en los espacios que tiene la compañía. En concreto, la retirada de algunas marcas o productos de los stands de Sephora en nuestro país, se deben a que las marcas no funcionan bien en el mercado español y se deciden retirar.

No obstante, en este último caso, el espacio en las estanterías se debe a que la normativa europea impide la comercialización de productos con unos componentes ya prohibidos en la eurozona.


- Publicidad -