martes, 5 julio 2022 6:38

Merlin recurre al verde para transformar su deuda

Merlin Properties, una de las principales inmobiliarias que cotizan en el Ibex 35, planea convertir en “bonos verdes” todos sus bonos senior en circulación, lo que supone una cifra de más de 4.000 millones de euros. La socimi ya ha iniciado los trámites para llevar a cabo la transformación de todas sus emisiones de deuda vivas en esta clase de bonos. Sigue así la misma estela que su competencia en la bolsa española, Inmobiliaria Colonial.

Merlin, con este nuevo programa de financiación verde, alinea sus objetivos en materia de sostenibilidad con su estrategia de financiación, tanto para la conversión de estos bonos en circulación ya anunciada como para las futuras transacciones.

Para lograrlo, Merlin se propone la asignación con carácter retroactivo una cantidad equivalente al importe principal de cada serie a activos verdes elegibles a los tenedores de las siete emisiones de deuda que tiene vivas y registradas en la bolsa de Luxemburgo actualmente, con vencimientos que van desde 2023 hasta 2034.

OBJETIVO DOBLE: OPTIMIZAR EL COSTE DE LA DEUDA Y AVANZAR EN SOSTENIBILIDAD

El objetivo de este movimiento es optimizar el coste de su deuda. La compañía que dirige Ismael Clemente busca adelantarse de esta manera al incremento que ya espera con las próximas subidas de los tipos de interés.

El proceso se ejecutará de acuerdo a su Marco de Referencia de Financiación Verde Green Financing Framework. Un marco en el que Merlin cuenta con una second party opinion (SPO), una herramienta útil que evalúa de forma independiente la exactitud e integridad de un bono, préstamo o marco utilizado para que los inversores tomen decisiones estratégicas. Así, se ha preparado un informe de auditoría independiente sobre la asignación del importe principal en circulación de los bonos a una cartera de activos verdes elegibles.

El doble objetivo de este paso es avanzar en su propia estrategia de sostenibilidad, que ha fijado en el horizonte de 2030 ser neutra en carbono. Merlin, al igual que Colonial, cambia el paradigma con esta decisión. La estrategia se extenderá también a las emisiones futuras, así que Merlin se financiará únicamente a través de bonos verdes.

MÁS DETALLES DE LA TRANSACCIÓN

Para convertir la totalidad de sus bonos en circulación en “bonos verdes”, la socimi lanza una serie de ejercicios de solicitud de consentimiento para cada serie de bonos en función de los términos y condiciones de cada emisión y las disposiciones de la asamblea de bonistas correspondientes a cada serie. Según fuentes del mercado, la recalificación de estos bonos como «bonos verdes” no supondrá cambios en ninguna otra de las características (términos y condiciones, intereses o vencimientos) de los bonos actuales.

Del 25 de abril al próximo 16 de mayo, en principio, los tenedores podrán conceder su autorización, aunque el plazo podría extenderse hasta finales de mes en el caso de que se celebrara una junta en este periodo.

En este nuevo rumbo, Merlin se dejará asesorar en todo el proceso por Freshfields Bruckhaus Deringer y Crédit Agricole Corporate and Investment Bank. Esta última organización ya conoce el ambiente ya que hizo lo propio con su competidor, donde -además- resulta ser accionista de referencia.

Merlin anunció recientemente su hoja de ruta en materia de sostenibilidad. Sus pilares básicos son reducir un 85% la emisión de gases contaminantes, minimizar la huella de carobono en el desarrollo y la rehabilitación de sus propias oficinas e incrementar el empleo de energías renovables.

ÚLTIMA PUBLICACIÓN DE RESULTADOS

La socimi publicó el pasado viernes el cierre del ejercicio 2021. La compañía afianza su recuperación con sólidos resultados: unos ingresos totales de 512,1 millones de euros (incluyendo rentas brutas de 505,3 millones), un EBITDA de 377,2 millones y un beneficio operativo de 273,0 (58 céntimos por acción). Los incentivos Covid han alcanzando 24,9 millones de euros, de los cuales únicamente 1,2 millones se han generado durante el cuarto trimestre.

El valor bruto de los activos alcanza la cifra de 13.041 millones (+2,0% LfL respecto a 2020) y logística es el área que más crece (+14,5% LfL). Por otra parte, oficinas y net leases mantienen la línea del año anterior y centros comerciales sufre un ajuste a la baja del -1,6% LfL. El valor neto de los activos asciende a € 7.567 millones (€ 16,11 por acción), con un incremento del 4,2% vs 2020.

LOS ACCIONISTAS

Tras la distribución a los accionistas de €210 millones o €45 céntimos por acción, el nivel de endeudamiento (LTV) se sitúa en 39,2% (vs 39,9% en 2020), la posición de liquidez se fija en 1.811 millones y el vencimiento de la deuda en 5.3 años. Por último, cabe destacar que se ha repagado el bono de 548,3 mullones de euros con vencimiento en 2022 y cupón del 2.375% anticipadamente.

En términos de sostenibilidad, Merlin cuenta actualmente con diferentes calificaciones ESG: un 81% por parte de GRESB, un 58% por parte de S&P Global y la calificación B por parte de “Carbon Disclosure Project” (CDP). Partiendo del baremo LEED/BREEAM, en 2021, el porcentaje de edificios certificados ascendió a más del 91%. La cifra hacía factible llegar al ambicioso objetivo del 99% en 2022 establecido hace años. Como colofón, la socimi ha entrado a formar parte del Dow Jones Sustainability Europe Index. ¿Sacará mejor nota los próximos años gracias a este cambio en la forma de financiación?


- Publicidad -