viernes, 27 mayo 2022 20:29

Aedas y Bauen hacen lobby por España como cluster de la construcción

Al más puro estilo Lego, la fábrica de Bauen y Aedas Homes en Toledo construye casas de dos plantas por bloques en un tiempo récord. Aunque es algo habitual en los países nórdicos, no hay demasiadas fábricas en España que hagan lo mismo. Por eso Neoblock Modular es un nuevo concepto.

Con un proyecto así, la constructora y la promotora se alzan como empresas de referencia en el universo del ladrillo en España. Si el proceso de construcción convencional necesita 52 semanas para acabar una vivienda unifamiliar, la construcción modular consigue rebajar la cifra a 20 semanas. De un año a cinco meses… la cosa cambia. El sector está en plena revolución y Aedas Homes y Bauen ya forman parte del cambio.

La construcción industrializada u offsite es sostenible, reduce plazos de entrega y evita que problemas ajenos a la obra aumenten los costes de producción iniciales. Problemas, en realidad, más que habituales en el método tradicional. En una visita organizada, el director general de Bauen, Jorge Perelli, y el delegado de Industrialización de Aedas Homes, José María Quirós, han resuelto las dudas del gremio de los periodistas.

Tan sólo el 1% de las viviendas en España son industrializadas. El sector achaca esta cifra tan baja a la falta de economía de escala y cree que la tendencia será abaratar el precio. Si con la técnica offsite se gana en plazos y en sostenibilidad y el cambio de preferencias en los consumidores ya es una realidad palpable, en realidad es cuestión de tiempo que el modelo siga desarrollándose.

CÓMO FUNCIONA LA CONSTRUCCIÓN INDUSTRIALIZADA

Al igual que en el proceso de fabricación de coches y aviones, la construcción offsite produce cualquier tipo de instalaciones -viviendas, en este caso- de manera idéntica en diferentes estadios y en un corto plazo. Sobre unos raíles, se colocan los módulos uno detrás de otro y et voilà: cadena de montaje. Primero, una estructura metálica que funciona a modo esqueleto; después, los bloques de pladur y, por último, ultimar detalles y añadir los demás elementos, que abarcan desde el sistema de tuberías hasta el mismo suelo radiante.

Aunque la idea de producir en cadena suele ir asociada a la rigidez del diseño, la industrialización permite toda forma de personalización del producto final por parte del comprador. Cada casa es diferente. Tampoco se construye igual una vivienda para el centro de la península que otra para zonas marítimas como Mallorca, donde el proceso de galvinización permite proteger de la humedad a la estructura, la parte más importante de todo este conglomerado.

La construcción offsite tiene dos vertientes: 2D o parcial y 3D o total. En NeoBlock se decantan por el sistema modular 3D, que se adapta a proyectos de todo tipo. De esta forma, en la fábrica llevan a cabo el 80% del proceso. Una vez transportados los módulos, tan solo quedaría un último paso final: el remate de juntas de la obra in situ.

CARACTERÍSTICAS DEL NUEVO MODELO CONSTRUCTIVO

¿Qué diferencias existen con el método tradicional? La normativa, la burocracia o las tasas administrativas no varían de la construcción de toda la vida a este nuevo formato. Sin embargo, los representantes de Aedas y Bauen explican que sí se precisa de un número de ensayos más elevado. De alguna forma, esto revierte de forma positiva ya que favorece el control exhaustivo de la calidad.

La ventaja más señalada es la reducción de los plazos de producción, que evita que problemas como la subida de precios de los materiales o la huelga de suministros afecten al precio inicial. En este sentido, la industrialización supone el incremento de un 8% en los costes de producción, pero Bauen y Aedas Homes aseguran que resulta más competitiva a largo plazo ya que el coste inicial y el coste final son el mismo.

En este sentido, el director general de Bauen, explica que este formato promueve la certidumbre respecto al precio. «Hacer una promoción de viviendas en 24 meses tiene mucha más incertidumbre que hacerla en 12 meses, por calidad de mercado, por subida de materias primas, por riesgos de huelgas», aclara Pirelli.

«certidumbre cero no tienes, pero es mucho más fácil controlar los costes si tienes la mitad de plazo»

Jorge Pirelli, Director General de Bauen

Hacer todo el proceso en la misma fábrica se traduce, por otra parte, en menos problemas en riesgos laborales. La falta de mano de obra es uno de los problemas que atraviesa el sector actualmente, pero se podría paliar con la industrialización, donde la dinámica es menos intensiva. «Construir en una fábrica se parece más a un astillero», explica Jorge Perelli. Un mejor entorno de trabajo y el no-traslado: ese es el factor diferenciador por excelencia.

Por otra parte, por su facilidad en términos de estandarización es una solución viable a la construcción de espacios como hospitales, residencias de estudiantes, hoteles, colegios o similares. Aedas, por ejemplo, está desarrollando un colegio industrializado en estos momentos. ¿Y si el sector público optara por esta alternativa?

También en términos de sostenibilidad podría suponer un ahorro en unos años. Aunque las medidas de sanción por el criterio sostenible todavía no han llegado a España en materia residencial, contar ya con el check en eficiencia energética es un avance.

ESPAÑA, ¿UN POSIBLE CLUSTER DE LA CONSTRUCCIÓN EN EUROPA?

Las viviendas industrializadas representan el 1% del total en España. En otros países europeos, el porcentaje asciende. Es el caso Reino Unido (7%), Alemania (9%) u Holanda (50%). Aedas y Bauen coinciden: para aumentar la industrialización es necesario el apoyo de las administraciones locales y estatales. Madrid, el País Vasco o Cataluña son tres comunidades que ya han dado los primeros pasos en este sentido.

¿Por qué España «llega tarde»? El delegado de industrialización de Aedas, José María Quirós, cree que «en España no se ha desarrollado este sector, básicamente, porque teníamos una mano de obra muy cualificada y muy productiva, y no se han planteado esas necesidades de los países vecinos de escasez de mano de obra». En estos momentos, sin embargo, la situación ha cambiado.

«Empezamos a tener unos sobrecostes importantes en la construcción tradicional, tenemos que mejorar la sostenibilidad de nuestras obras de una manera decidida y tenemos que reducir nuestros plazos de ejecución», explica Quirós.

«ya tenemos esa necesidad imperiosa de acometer la industrialización en la construcción»

José María Quirós, delegado de Industrialización en AEDAS Homes

Quirós explica que le da envidia observar cómo, históricamente, se favorece a sectores como la automoción. Las ayudas al comprador o las ayudas a los procesos de fabricación del automóvil, por ejemplo. Algo similar podría venirle bien a la construcción: «De alguna manera, primar la compra de viviendas y la construcción industrializada», añade.

Por su parte, si Bauen pudiera colarse en las administraciones públicas para impulsar el sector «aprovecharía esta oportunidad de oro para hacer que España sea un cluster de construcción industrializada». Su aspiración es exportar al resto de Europa, especialmente a los países donde producir es más caro. «Las administraciones públicas deberían crear más fábricas de industrialización y promover la demanda», añade.

«las administraciones deberían aprovechar que la industrialización puede ser una oportunidad para reindustrializar la españa vaciada»

Jorge Pirelli, Director General de Bauen

Como señala Pirelli, abrir nuevas fábricas se traduce en la creación de empleo de calidad en estas zonas despobladas, algo que podría atraer la atención de nuevos residentes.

La fábrica de Neoblock se encuentra en Toledo porque es más barato construir allí que en otras provincias españolas. En comparación al resto de Europa, España también registra unos costes bastante inferiores. La construcción resulta hasta 2,5 veces más barata que en algunos países vecinos. ¿Qué tal convertir a España en el cluster constructor del continente?


- Publicidad -