lunes, 23 mayo 2022 21:42

Las empresas desertan de la obra pública por los precios bajos

A principios de año, la crisis de las materias primas ya había provocado la paralización de casi 500 obras por un valor conjunto de 230 millones de euros en España. A mediados de abril, la cifra ha aumentado considerablemente: 1114. El 10% de las adjudicaciones de obras públicas resueltas durante el primer trimestre del año acabó sin adjudicatario, lo que supone el triple que en el mismo tramo de 2021, cuando tan solo el 3,2% se quedaron desiertas.

No es la primera vez que el sector inmobiliario español muestra preocupación por el tema… Ya a finales de enero, la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) alertaba de que las licitaciones públicas se estaban quedando desiertas y superaban los 230 millones de euros. La postura que ya expresó la CNC encaja con la actualización que aporta en su último estudio Gobierto, una plataforma digital para administraciones públicas.

ESPAÑA… ¿LÍDERES EN OBRAS DESIERTAS A MEDIAS?

Los últimos tres trimestres «han pulverizado el récord de obras desiertas del tercer trimestre del 2019, cifrado en el 5%, elevándolo hasta el 6,6%, 7,0% y 10,2%, respectivamente». Un total de 1.114 obras públicas que quedaron desiertas, más que todas las registradas en 2019 (635) y 2020 (321) juntos, que suman 956. El repunte de esta cifra ha tenido lugar, especialmente, en el último trimestre.

El informe de la patronal recogía información de las 17 comunidades autónomas. La más afectada era Cataluña, donde el agujero por las 200 licitaciones desiertas ascendía a la cifra de 50 millones de euros. Por número de obras paralizadas, el ranking seguía con Galicia (96), Andalucía (46), Comunidad Valenciana (32) y País Vasco (24). Y la excepción que confirma la regla: en Canarias, no ninguna obra era una obra desierta en enero.

¿De qué clases de cifras se trata? Según la CNC, la cuantía media por obra pública desierta es de 475.000 euros. Sin embargo, se trata de una horquilla algo flexible… En el extremo, la obra de mayor cuantía asciende a 37 millones de euros y hasta 35 licitaciones de las 484 sin empresa constructora tienen un presupuesto superior al millón de euros.

Las cifras de licitaciones desiertas ponen de manifiesto la alarmante paralización del sector de la construccion

Pedro Fernández Alén, presidente de la Construcción

LAS CAUSAS DEL DESASTRE

¿Por qué cada vez hay más obras públicas sin nadie que las construya? La CNC cree que este agujero se debe, entre otras cosas, a unos precios desfasados, muy por debajo de la realidad del mercado y que, además, no contemplan el alza del coste de las materias primas. O, al menos, no lo se ha contemplado hasta ahora.

La situación en los últimos meses no ha mejorado… El análisis de Gobierto, que se basa en la recopilación y tratamiento de los datos procedentes de la Plataforma de Contratación del Sector Público, achaca la problemática a la inflación, que cerró marzo con el 9,8% interanual.

Así, la subida de precios de las materias primas desde la primavera del pasado año se ha trasladado a la licitación de obra pública «de manera acusada». La CNC ya advirtió… Era urgente y necesario poner en marcha algún mecanismo de revisión de precios. No hacerlo, de hecho, podría significar poner en peligro la recuperación económica del país.

El aumento de estas adjudicaciones desiertas no es el único problema, el estudio también señala factores como la pérdida de la capacidad de ahorro o que haya menos concurrencia de licitadores.

Este frenazo afecta negativamente a la economía, por la envergadura de las obras como por los miles de puestos de trabajo que no se han creado debido al vacío empresarial. La situación impacta más allá del sector inmobiliario, también en centros educativos, líneas de alta velocidad, museos, carreteras o viaductos.

MEDIDAS DEL GOBIERNO

A primeros de marzo, el Gobierno aprobó una norma que persigue amortiguar el impacto que la subida de precios de materias primas está ocasionando en la obra pública española. El objetivo era fijar en un 5% el alza mínima de los materiales para que las empresas puedan acogerse a esta revisión de precio excepcional.

Cuando el incremento del coste de materiales siderúrgicos, materiales bituminosos, aluminio o cobre exceda de ese 5% se considerará que existe este impacto. Así, cualquier variación en el presupuesto se limitará al 20% del importe original del contrato.

La CNC critica, en este sentido, la lenta tramitación burocrática de esta clase de ayudas, que perjudican directamente al tejido empresarial. En octubre de 2021, el alza de precios de estos materiales habría llevado a cuatro de cada diez empresas del sector a cancelar o paralizar sus obras.

Más tarde, a finales de marzo, el ejecutivo decidió ampliar el alcance de estas medidas y estableció la posibilidad de determinar otros materiales a los ya tipificados inicialmente. El incremento en el coste deberá tenerse en cuenta también en este cálculo.

Sin embargo, encontramos algunos organismos públicos, especialmente Adif, el mayor licitador de obra pública, que ya están introduciendo cláusulas de revisión de precios desde hace un año. ¿El objetivo? Evitar que las obras queden paralizadas y los proyectos que tanto dinero cuestan a las arcas del Estado no acaben por abandonarse.

Teniendo en cuenta que, entre otras cosas, los Fondos Next Generation se dedican a esta clase de proyectos¿Qué pensará Europa de este vacío empresarial en el sector de la construcción?


- Publicidad -