jueves, 8 diciembre 2022 20:55

El oscuro objeto de deseo de la hija de Francisco González

Beatriz González tiene una especial atracción por las startups catalanas centradas en la movilidad y reparto de última milla. La hija del expresidente de BBVA realiza su inversión a través de Seaya Ventures, que tiene en cartera medio centenar de comañías.

La capitana de Seaya Ventures tiene en cartera empresas como Sin Delantal, Cabify, Spotahome, Restalo, Percentil y Plenummedia. También ha entrado en Savana, Capchase, Robinfood, Aquí tu Reforma, Alma, Resilience, Payflow, Crowdfarming, Housfy, Revelock, Flexcar y Movo, entre otras.

La mayoría de empresas son intermediarias de otras entidades, mientras que también ha puesto la mira en las compañías que conectan directamente con los particulares. Pero Gonzalez no sólo busca startups españolas sino empresas con el potencial suficiente para convertirse en unicornios. La mayoría de sus inversiones españolas son entidades catalanas, pero también las hay de Madrid y otras regiones.

SEAYA VENTURES, DIRIGIDA POR LA HIJA DE FRANCISCO GONZÁLEZ, SALE DE WALLBOX Y GLOVO

Seaya Ventures ha logrado rentabilizar sus inversiones en Wallbox y Glovo antes de salir de ambas compañías. En su cartera también se encuentra Cabify, donde tiene un puesto en el consejo; y Capchase, en la que entró el pasado mes de marzo.

Seaya Ventures suple los huecos de glovo y wallbox con capchase y cafler

Seaya Ventures se ha retirado tanto de Wallbox como de Glovo en los últimos meses, una inversión que ha dejado un buen beneficio al haber entrado casi desde el inicio en ambos gigantes.

La venta de su participación en Glovo ha sido un alivio para el vehículo financiero de la hija del exbanquero de BBVA. Y es que, Delivery Hero, su comprador, está atravesando un calvario en Bolsa desde el anuncio de la compra, una operación polémica y que ha sido rechazada por el mercado.

Sin embargo, mantiene intactas su posiciones en Cabify y Capchase. Y es que, en ambas compañías está obtenido resultados satisfactorios a tenor de sus meteóricas subidas de valoración, aunque sean a base de consumir capital. Las proyecciones para Capchase apuntan a un crecimiento del 156%, según los cálculos de los expertos, para los próximos 12 meses.

BEATRIZ GONZÁLEZ Y SU BÚSQUEDA DE UNICORNIOS ESPAÑOLES

En apenas dos años de vida ha conseguido una valoración de 1.000 millones, aunque ha recibido casi 500 millones en su búsqueda de inversores. La hija de Francisco González entró en el capital de esta empresa con sede en Madrid el pasado mes de marzo junto a inversores de renombre como Invesco, Thomvest Ventures, Tusk Ventures o Bling Capital, entre otros. En total, en esa serie pusieron entre todos 80 millones, pero fue Seaya quien llevó la voz cantante.

En Cabify, por su parte, la inversión en este momento no crece tan rápido debido a sus años en el mercado y a la alta competencia. Apenas un 10% apuntan las previsiones para este año, aunque ya roza los 1.400 millones.

Con todas las inversiones, diversificadas, Beatriz González quiere rellenar el hueco dejado por Wallbox y Glovo en su cartera. Para ello, tras un profundo y debido análisis, el gordo ha caído en Cafler, una compañía con visos de unicornio y dedicada a hacer la vida más fácil a los ciudadanos. La empresa fue fundada por Ricard Guillem, un jovencísimo catalán de apenas 17 años, y que MERCA2 entrevistó en el marco de la feria del Mobile World Congress 2022. «Lo conseguiremos en meses», apuntó Guillem al referirse si alcanzaría el status de unicornio.

BEATRIZ GONZÁLEZ ENTRA EN CAFLER, CAPITANEADA POR UN JOVEN DE 17 AÑOS

González, como apuntan sus inversiones, no iba a dejar escapar esta oportunidad en la última ronda de financiación de la compañía, celebrada este mes de abril por un valor de cinco millones de euros. Junto a la hija del exbanquero han acudido también los primeros inversores de esta empresa catalana. Entre ellos se encuentran BStartup de Banco Sabadell, Encomenda, Dídac Lee, René de Jong y Jacky Abitbol (Cathay Innovation), que han vuelto a confiar en esta atrevida startup dedicada a realizar las revisiones de las ITV por los usuarios y llevar el vehículo de los particulares a las revisiones anuales a los talleres. Un servicio bajo demanda en auge y establecido en 25 ciudades españolas, en París y Londres.

Ricard Guillem, fundador de Cafler
Ricard Guillem, fundador de Cafler

Esta compañía tiene 2.000 puntos de servicio repartidos por toda España y cuenta con una amplia plantilla de trabajadores y autónomos que realizan los servicios. Asimismo, tal es su credibilidad y fiabilidad que Mapfre le ha otorgado el seguro. En poco más de seis meses desde su fundación, Cafler tiene medio centenar de trabajadores y tiene prevista la expansión de su flota en territorio español.

CAFLER, UNA EXPANSIÓN METEÓRICA EN APENAS SEIS MESES

Para Guillem, este servicio es necesario ya que ahorra tiempo a los trabajadores a la hora de hacer estas gestiones. Por el momento, el dinero se invertirá en esta fase de crecimiento exponencial, con el objetivo de crecer en las ciudades consolidadas y abrir en otras por primera vez.

Desde Seaya Ventures aseguran que continúan «apostando por startups con futuro» y el equipo de Cafler ha demostrado «una gran profesionalidad, talento tanto para la innovación como para la gestión y una gran capacidad de generar negocio y de atraer a grandes empresas».

No es para menos y posiblemente Cafler se convierta a partir de ahora en el oscuro objeto de deseo de otros inversores cuando caigan en la cuenta del verdadero potencial de la compañía. En apenas seis meses ha pasado de operar en Madrid y Barcelona a entrar en Valencia, Castellón, Villarreal, Sevilla, Málaga y Bilbao y sus áreas metropolitanas.

BERLÍN, MILÁN Y SIN PUERTAS AL CAMPO

En paralelo, Cafler ha entrado en dos de las principales capitales europeas, con millones de potenciales clientes, y espera abrir próximamente en Berlín y Milán. Todo ello de la mano de un joven que oficialmente no tiene edad para conducir, pero su cerebro entiende a la perfección las necesidades del consumidor actual. Todo ello de la mano de Banco Sabadell, que ha acompañado a Guillem durante todo el proceso.

Para este joven empresario, alcanzar la meta de los 1.000 millones no es el principal objetivo, pero su revolución en el mundo de la automoción y servicios podría ser una realidad más pronto que tarde en cualquier parte del mundo. Y es que, Guillen identificaba los problemas y aportaba sus propias soluciones desde muy pequeño. Por el momento, Seaya Ventures no ha fallado en sus inversiones, como tampoco lo ha hecho Cafler en sus entregas.


- Publicidad -