lunes, 23 mayo 2022 23:21

El hombre fuerte de Banco Santander en ACS dimite

Joan David Grimà ha dimitido como consejero de ACS tras una larga relación con la constructora presidida por Florentino Pérez. Este banquero de Sabadell «llega a la edad de jubilación«, según han apuntado fuentes del mercado respecto a su decisión. La constructora ha aceptado esta decisión agradeciéndole los servicios prestados. Y es que, este mismo año cumple los 70 años. Sin embargo, la compañía no ha dado a conocer los motivos en plena reestructuración del consejo.

Florentino Pérez tendría un retiro dorado de 46,588 millones de euros

Grimà fue el general de confianza de Emilio Botín, el fallecido expresidente de Banco Santander. Desde 2002 fue designado consejero de ACS, aunque ha recalado en puestos importantes en otras compañías. Ese año, ACS y Banco Santander estrechaban lazos y cerraban negocios de significativa importancia. La empresa de Florentino Pérez se hacía con el 30% de Dragados tras un acuerdo privado con Botín, con el inestimable apoyo de Grimà para evitar perjudicar a los accionistas minoritarios.

Este ahora exconsejero «otro externo» de ACS se sentó en el consejo de la constructora un año más tarde. Pero no fue el único puesto al que aspiró. Grimà fue uno de los principales protagonistas de levantar Auna y su posterior venta a Ono por 2.250 millones de euros. El hombre fuerte de Emilio Botín dimitió de todos los cargos en la operadora en 2005, tras la intentona de los fondos para controlar a la entonces segunda operadora española.

GRIMÀ, EL HOMBRE FUERTE DE EMILIO BOTÍN EN ACS

La entidad financiera prescindió de los servicios del entonces su director general en 2010, en pleno estallido de la crisis. El banco afrontaba la última etapa de Botín y preparaba el aterrizaje de Ana Botín, que tomó las riendas en 2014. El despido de Grimà no fue gratis, sino que se llevó bajo su brazo una indemnización de ocho millones de euros.

La dimisión de Grimà no ha venido sola. Junto a este ahora exconsejero se une también Agustín Batuecas. Entre sus cargos destacó los de presidente y consejero delegado de Continental Auto, Continental Rail y Construrail. A sus 72 años y tras casi un cuarto de siglo en el consejo de administración presidido por Pérez, la jubilación sería la razón más plausible, según indican a este medio fuentes del mercado.

Florentino Perez

Estas dos dos sillas no estarán vacías mucho más tiempo. El próximo 5 de mayo se pronunciarán los accionistas de la constructora. Se espera la ratificación de Juan Santamaría, actual presidente y consejero delegado de Cimic -filial australiana de ACS- como consejero ejecutivo, según apuntó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

FLORENTINO PÉREZ TENDRÁ QUE DECIDIR PRONTO A UN SUCESOR

Este nombramiento llega justo un año después de la renuncia del consejero delegado de ACS Marcelino Fernández Verdes tras cuatro años al frente de la ejecución de la compañía. Las pérdidas millonarias en Oriente Medio de la filial australiana truncaron el ascenso del hombre llamado a suceder a Pérez. El principal problema de Verdes fue el agujero dejado en las cuentas del grupo por las inversiones realizadas en este área geográfica por BICC Contracting, participada por ACS en un 45%.

Con este nombramiento, Santamaría tiene su autopista para encumbrarse como consejero delegado de la compañía y si mantiene la confianza de Florentino Pérez podría ser su sucesor. De hecho, el también presidente del Real Madrid, a sus 75 años, tendría ya casi pie y medio en el retiro. Asimismo, la otra silla vacía del consejo de administración formado por 15 miembros la ocupará María José García Beato, aunque como consejera independiente.

Por otro lado, se dará luz verde, previsiblemente, a las cuentas del ejercicio, la remuneración del consejo, ampliación de capital y una reducción de capital para la amortización de la autocartera de la compañía.

EL MEGARETIRO DORADO DE FLORENTINO PÉREZ EN ACS

Si los accionistas dieran luz verde a las retribuciones, Florentino Pérez tendría un retiro dorado de 46,588 millones de euros tras incrementar su fondo de pensiones en la compañía en un 3%. El salario de Pérez alcanzó el pasado año los 5,91 millones, un 1,1% más respecto a la retribución de 2020.

El sueldo fijo y la retribución fija se mantuvo sin variaciones durante el pasado año, uno de los más duros de la pandemia debido al incremento de los materiales, los costes energéticos y la COVID-19. En concreto percibió 2,11 millones por estos conceptos. La retribución variable a corto plazo subió en un 2,5%, hasta los 2,4 millones.

En tan sólo tres meses, Fernández Verdes obtuvo 1,9 millones de euros, un recorte del 58% respecto al 2020. Eso sí, se ha ido de la compañía con más de 8,8 millones bajo el brazo. La retribución correspondiente a 2021 alcanzó los 17,34 millones de euros, un 8,4% menos que en 2020.

Por otro lado, ACS quintuplicó los resultados respecto al 2020, hasta alcanzar los 3.045 millones. La cifra se obtuvo por el impacto extraordinario positivo por la venta de Cobra por casi 5.000 millones.

La contraprestación pactada por ACS y Vinci en la operación de Cobra contempla un pago variable máximo de 600 millones de euros en metálico por la división industrial (hasta el estado Ready To Built) entre el 31 de marzo de 2021 y hasta los 7 años siguientes, prorrogable por 18 meses adicionales si Cobra no alcanzara a desarrollar 6 gigavatios (GW) en los primeros 42 meses.


- Publicidad -