miércoles, 29 junio 2022 21:43

BBVA y Banco Santander sacarán tajada de la nueva política de Defensa

El Gobierno quiere incrementar el gasto en defensa hasta situarlo en el 2% del PIB. Este incremento, si se da, tendrá una segunda derivada y supondrá una gran oportunidad para las entidades financieras que estén dispuestas a financiar a las compañías relacionadas con esta industria. Según los datos a los que ha accedido MERCA2, BBVA y Banco Santander son los dos bancos españoles más activos en esta actividad, un ámbito en el que, entre otras empresas, han financiado a Indra y Maxam. Estas dos entidades financieras son las que más pueden aprovechar este contexto, un marco en el que está por ver cuándo subirá los tipos de interés el Banco Central Europeo (BCE).

MOMENTO GEOPOLÍTICO

Toda crisis genera una oportunidad. Esta máxima se puede trasladar al momento geopolítico actual, que está derribando temas tabú a pasos agigantados. Uno de ellos, que siempre causa polémica en España, el gasto en defensa, puede suponer un gran empujón para el sector financiero, sobre todo para Banco Santander y BBVA.

La partida presupuestaria para este año se sitúa en más de 10.155 millones de euros, algo más del 1% del PIB, y el objetivo es llegar al 2% (24.000 millones) en un tiempo por determinar. La primera meta del Gobierno es estar cuando concluya esta legislatura «por encima del 1,22%, 1,24% del PIB en el capítulo de Defensa», según dijo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La industria de defensa, aeronáutica, de seguridad y del espacio aporta 20.630 millones de euros al PIB nacional, a los que hay que sumar otros 3.000 millones de efecto inducido en 2019, según publicó El Confidencial. En este marco, también hay una oportunidad derivada del empleo que pueda crear y todo lo que ello conlleva para los bancos en relación con clientes antiguos y los nuevos que puedan captar.

El gasto en materia Defensa puede beneficiar a las entidades financieras

BOEING, INDRA, LEONARDO Y GENERAL DINAMICS

La oportunidad está ahí, sobre todo, para los dos grandes bancos internacionales españoles. Los datos son elocuentes sobre la apuesta de ambas entidades. Según la información a la que ha accedido MERCA2, BBVA dedicó 4.450 millones de euros a la financiación de defensa en 2020. «Aecom, Airbus, Boeing, BWX Technologies, General Dynamics, Honeywell, Jacobs Engineering, Navantia, Maxam, Indra, Leonardo, Dassault y Raytheon» son las empresas a las que otorgó financiación, según un informe sobre inversiones en defensa (año 2020) publicado por el Centre Delàs d’Estudis per la Pau.

En segundo lugar aparece la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), que es una entidad pública adscrita al Ministerio de Hacienda. La SEPI dedicó 3.213 millones a financiar a Airbus e Indra en 2020, mientras que en tercer lugar se encuentra Banco Santander, con 2.949 millones. «Airbus, Boeing, Embraer, Fluor, Honeywell, Safran, Serco, Thales, Navantia, Maxam, Indra, Leonardo, Rolls-Royce, Aselsan y Dassault» fueron las compañías que financió la entidad que preside Ana Botín.

DISTANCIA DE BBVA y BANCO SANTANDER CON EL RESTO

A muchísima distancia de BBVA y Banco Santander se encuentran la extinta Bankia (283 millones), que financió Maxam, Navantia, Raytheon e Indra. Según los datos del Centre Delàs d’Estudis per la Pau, la entidad que absorbió Bankia, CaixaBank, dedicó en 2020 un total de 121 millones de euros a financiar a Indra y Maxam.

El documento, además de BBVA y Banco Santander, también incluye datos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que dedicó 84,9 millones a la financiación de Maxam. También aparecen Banca March (218 millones), Banco Sabadell (169 millones), Acciona (151 millones), Bankinter (66 millones), Unicaja (56 millones), Mediolanum (55 millones), Ibercaja (38 millones), Caja Rural (28,9 millones), Liberbank Group (26,5 millones), Abanca (26,5 millones), Mutua Madrileña (3,2 millones), Laboral Kutxa (768.000 euros) y Banco Caminos (644.000 euros), entre otros. La financiación fue a parar, sobre todo, a Indra y Maxam.

El ICO y la SEPI también financiaron a empresas del ámbito de defensa

BBVA Y BANCO SANTANDER SE DEFIENDEN

Las entidades financieras españolas son reticentes a posicionarse en relación con la financiacíón de defensa en el contexto en el que estamos, pero defienden sus actuaciones.

Por ejemplo, BBVA, entidad presidida por Carlos Torres Vila, señala que cuenta con una «norma de actuación en materia de defensa que aplica a todas las unidades, franquicias y filiales del grupo». Lo hace «mediante listas de exclusión de actividades relacionadas con la industria de defensa que van en contra de los principios del grupo, tanto de compañías como de países». «Estas listas las actualizan periódicamente con el asesoramiento de expertos independientes de reconocido prestigio mundial», inciden en el banco.

Desde BBVA señalaron a MERCA2 que «el banco publicó su primera norma de actuación en materia de defensa en 2012 y, desde entonces, la ha ido revisando y actualizando periódicamente». «Actualmente la norma ha sido integrada en el marco medioambiental y social del banco, que establece líneas rojas claras en la gestión de clientes y operaciones en los sectores con un mayor potencial de impacto ambiental y social», apuntaron en la entidad financiera.

BBVA PUBLICÓ SU PRIMERA NORMA DE ACTUACIÓN EN DEFENSA EN 2012

ESTÁNDARES EXIGENTES DE SANTANDER Y BBVA

Según BBVA, «las disposiciones para el sector defensa contenidas en dicho marco se aplican en todos los países en los que el grupo tiene presencia». «Toman como referente los estándares más exigentes a nivel mundial, contando además con el asesoramiento de expertos de reconocido prestigio», dijeron. «La entidad ni invierte ni financia a compañías relacionadas con la fabricación, desarrollo, mantenimiento o comercio de armas controvertidas», remarcan. El banco entiende por tales las bombas de racimo, las minas antipersona, las armas químicas o bacteriológicas y las nucleares en algunos supuestos. «De acuerdo a lo establecido en el marco. «BBVA tampoco participa en operaciones relacionadas con material de defensa con países con alto riesgo de vulnerar los derechos humanos o que se encuentren bajo embargo de armas», apuntan desde la entidad que encabeza Carlos Torres.

Banco Santander aplica la política defensa en todo el grupo

Por su parte, el grupo Santander establece en un documento «los criterios que regulan toda la actividad bancaria en relación con el sector de defensa. «Esta política es aplicable a todo el grupo Santander –toda geografía, todo negocio, toda entidad–y afecta a toda operación bancaria que lleve a cabo el Santander con empresas que realicen actividades relacionadas con material de defensa y tecnologías de doble uso», indicaron. Agregan en el texto que «el titular de esta política es el consejo de administración de Banco Santander y cualquier modificación relevante realizada con posterioridad deberá ser aprobada por el mismo».

PROHIBICIONES Y RESTRICCIONES

La entidad es muy clara en cuanto a lo prohibido y las restricciones. En el primer caso, Banco Santander señala que «de acuerdo con sus valores y principios fundamentados en el respeto de los derechos humanos y en interés de empleados, clientes, accionistas y la sociedad en general, el grupo Santander no se involucrará en la financiación ni apoyará la fabricación, comercialización, distribución ni los servicios de mantenimiento de minas antipersonas, municiones en racimo, armas químicas o biológicas, armas nucleares y munición que contenga uranio empobrecido». 

«Todas las operaciones en las que participa el grupo Santander en relación con la fabricación, el comercio o la distribución de material de defensa o tecnologías de doble uso deben respetar las convenciones y tratados de no proliferación de armas y otras normativas y directrices de foros internacionales relacionadas con dicha materia», señalan en la entidad.


- Publicidad -