miércoles, 17 agosto 2022 12:02

La política de dividendo marca el futuro en solitario de Ibercaja

El contexto actual pone casi todo en duda y esto alcanza a la política de dividendos de las entidades financieras porque nadie puede asegurar en este momento que los pay-out prometidos no puedan sufrir variaciones. Esta es una cuestión que puede afectar mucho a Ibercaja, que apuesta por un dividendo fortísimo (superior al 50%) para convencer a los inversores institucionales de que es una buena idea invertir en Ibercaja si consigue salir a bolsa. La salida a bolsa será crucial para el futuro de la entidad, tanto si se produce como si no. Marcará un punto de inflexión para la entidad. Ibercaja quiere seguir en solitario, pero el mercado considera que es un banco candidato a fusión.

LOS PLANES ESTRATÉGICOS

El momento actual impide que se vea con claridad si los planes estratégicos, se podrán cumplir. Esto también vale para Ibercaja, que se marca como meta llegar a una rentabilidad del 7% el año que viene. El problema vendrá si el mercado no confía en que se alcancen las previsiones, ya que porque eso puede ahuyentar a los inversores por más que Ibercaja haya apostado por un pay-out muy relevante. En la entidad aseguran que estará por encima del 50% frente al 65% que repartirá este año. Antes de la invasión de Ucrania por Rusia fuentes financieras llegaron a situar este porcentaje en el 60%, lo que le colocaría como número uno del mercado español.

«Habrá que ver la volatilidad, pero estará entre las principales entidades por pay-out». «Puede ser una baza muy buena para los inversores que quieren posicionarse en el mercado financiero», destaca a MERCA2 el analista de XTB Darío García. «Hay que esperar a ver la realidad más inmediata para ver si saldrá a bolsa y, si es así, pues ver si lo hará en solitario o acompañada de un socio», resalta García.

Ibercaja tendrá uno de los pay-out más elevados del mercado español

EVALUAR LA SITUACIÓN DE IBERCAJA

Fuentes de Ibercaja aseguran que «el banco evaluará cuál es la situación el año que viene -contexto económico, beneficios de 2022- para tomar una decisión sobre el dividendo, lo que se puede entender como que podría variar el pay-out que repar. «Lo único fijo es que el pay-out será superior al 50% del beneficio, que es el objetivo de largo plazo comunicado por el Banco», señalan fuentes del banco.

«A partir de ahí, se adecuará a las circunstancias del momento y, si las hay -que ahora no las hay-https://www.inversion.es/2021/11/16/ibercaja-fondos-inversion/, las recomendaciones de los organismos reguladores, como en el caso de cualquier entidad bancaria». En este sentido, aseguran que «el Banco Central Europeo (BCE) no ha comunicado nada al respecto, como es lógico» y no lo hará «hasta que no dispongan de estimaciones más fiables sobre el impacto de la situación geopolítica en la coyuntura económica y en las cuentas de resultados de los bancos».

El BCE no ha comunicado nada sobre restricciones al reparto de dividendo

Con el dividendo que ofrecen espera atraer inversores institucionales, aunque primero tendrá que retomar el proceso de salida a bolsa. El banco quiere entrar al parqué para reducir la participación de la Fundación Bancaria Ibercaja por debajo del 50% frente al 88% actual. Si no lo consigue, tendrá que dotar un fondo de reserva de 319 millones de euros. Tiene tiempo hasta 2025 para constituirlo.

LAS CLAVES DE LA RENTABILIDAD DE IBERCAJA

La cuestión clave es que aunque salga a bolsa y mejore la rentabilidad, el mercado le mantiene el cartel de entidad candidata a una fusión. «No hay una previsión concreta para 2022 y 2023, sino un objetivo de obtención de un ROTE superior al 9% anual a medio plazo», afirman en Ibercaja. «Lógicamente, no se conseguirá de un día para otro. Este año y el que viene se avanzará desde el 5,7% de ROTE en 2021 hasta cumplir el objetivo». Desde el banco remarcan que «el conflicto entre Rusia y Ucrania no nos ha hecho cambiar, por el momento, estas expectativas. Esto está en línea con el resto de bancos españoles que no están cambiando su guidance de resultados».

En relación a la rentabilidad, el analista de XTB Darío García considera que dada la situación de los tipos y los bonos «el objetivo inicial de Ibercaja de un 7% de rentabilidad» es plausible para 2022.

Esta rentabilidad mejorará en cuanto suban los tipos. Está por ver si el BCE apostará por incrementar los tipos de interés al hilo de la decisión de la Reserva Federal. La subida de tipos hará mejorar los ingresos de las entidades financieras. Los beneficios crecerían  y, con ello, el dividendo que recibirían los accionistas. Los que se verían perjudicados por la subida de tipos son los clientes particulares y las empresas.

La rentabilidad de la banca mejorará en cuanto suban los tipos de interés

LAS DUDAS Y LAS OPERACIONES

La otra duda relativa a este banco es si el incremento que se produzca servirá a Ibercaja para mantenerse independiente y fuera de fusiones. 

En cuanto a si Ibercaja aguantará en solitario, fuentes del mercados señalan que «no tendría porque verse arrastrada a una fusión si uno de sus peers se fusiona». Si esto se produce, «habrá que esperar un año cómo funciona Ibercaja de modo autónomo y ver si su comportamiento bursátil está alineado con su valoración en libros». Los bancos suelen cotizar por debajo de su valor en libros, están infravalorados, pero esto puede que no sea el caso de Ibercaja».


- Publicidad -