miércoles, 29 junio 2022 20:31

Danone, Uniqlo y Decathlon, las empresas que siguen al lado de Putin

La invasión de Rusia a Ucrania continúa dejando muchos daños colaterales. Además, está sirviendo para ver las prioridades de las empresas. Muchas de ellas han ido saliendo a cuentagotas del país liderado por Putin, mientras que otras han preferido continuar con su actividad allí. Más allá de lo ético que pueda parecer, lo más grave son las excusas que ponen para quedarse.

En los últimos días las diferentes compañías que operaban en el país han ido saliendo. De las nuestras, las primeras que tomaron la decisión de cerrar sus tiendas y salir del país fueron Inditex, Tendam y Mango. El trío de empresas textiles decidió salir del país ruso entre las primeras 24/48 horas.

En la otra parte han estado cadenas como Coca-Cola, McDonald’s o Starbucks que, tras pensárselo mucho, decidieron poner pies en polvorosa y salir de Rusia antes de seguir devaluando su imagen social. Quizás, las que más miedo vieron a las represalias fueron las estadounidenses Coca-Cola y McDonald’s.

Las redes estallaron en contra de ambas pidiendo que se dejasen que se dejasen de comprar sus productos debido a la decisión que habían tomado de quedarse en el país, lo que se interpretó como una forma de apoyar a Putin. En el caso de Coca-Cola su boicot fue aún mayor ya que los propios supermercados ucranianos fueron los que retiraron los productos de la mítica empresa de cola de sus lineales.

Danone, Nestlé, Leroy Merlin o Uniqlo prefieren seguir ganando dinero que posicionarse

Sin embargo, hay otras compañías que parece que no les importa mucho el qué dirán o las consecuencias que puedan tener en el resto de Europa su decisión de no dejar de operar en Rusia. Algunas de estas empresas son Danone, Uniqlo y Decathlon, que han explicado su postura.

LAS EMPRESAS FRANCESAS QUE DESOBEDECEN A MACRON

La compañía láctea Danone ha sido una de las que más ha defendido su postura de no salir de Rusia. De hecho, el propio consejero delegado de la empresa, Antoine de Saint-Affrique, ha enfatizado su idea de continuar operando en Rusia. El francés también descartó vender cualquiera de los tres principales negocios globales del grupo.

Tenemos una responsabilidad con las personas a las que alimentamos, los agricultores que nos proporcionan leche y las decenas de miles de personas que dependen de nosotros”, ha explicado el consejero de Danone en declaraciones a Financial Times.

Pero estas no han sido las peores palabras de Saint-Affrique respecto a este conflicto. El responsable de Danone añadió que es muy fácil dejarse llevar por el “pensamiento blanco o negro y las posiciones demagógicas“. Quizás, no son las mejores palabras que pronunciar en medio de un conflicto que le está costando la vida a miles de civiles y que ha conllevado que buena parte de la población haya tenido que abandonar el país.

Hasta la fecha, Danone cuenta con alrededor de 8.000 empleados repartidos en más de una docena de centros de producción en el país de Putin. Su marca local Prostokvashino, es la más popular del país. O, al menos, eso es lo que defienden en su plan estratégico. Lo que sí que ha hecho la compañía fue paralizar las inversiones.

Pero esta no es la única marca de alimentación francesa que ha preferido hacer caso omiso a las peticiones de Macron y sigue operando en Rusia. Nestlé y Mondelez aún siguen con su actividad, aunque ambas han suspendido sus inversiones de capital en el país.

UNIQLO, LEROY MERLIN Y DECATHLON SIGUEN EN RUSIA

Las empresas de alimentación no son las únicas que continúan operando en el país del invasor. La compañía textil Uniqlo y la deportiva Decathlon también siguen su actividad como si no estuviera pasando nada a tan solo unos kilómetros de donde están ubicados.

La empresa europea llegó a Rusia en 2006 y ya cuenta con más de 60 tiendas abiertas en el país. Además, también tienen un fuerte servicio de ‘ecommerce’. La ubicación de la mayoría de locales que poseen se encuentran en los alrededores de Moscú.

Sin embargo, Decathlon parece tener una doble vara de medir. Los establecimientos que tiene en Rusia continúan abiertos, mientras que las cuatro tiendas ucranianas las cerró nada más comenzar el conflicto bélico bajo la excusa de “no exponer a sus 150 trabajadores”. Un planteamiento bastante hipócrita por parte de los franceses.

Dentro de Europa, otra de las que se han quedado y puede salir muy escaldada es Leroy Merlin. Rusia es el segundo mercado más importante para la firma francesa solo por detrás de su país natal. De la tierra de Putin se ingresó en 2020 4.200 millones de euros, mientras que en Francia sus ingresos fueron de 6.700 millones.

La que no sorprende tanto que decida ignorar este conflicto es Uniqlo. Fast Retailing, el grupo textil japonés dueño de la firma se ha desmarcado de sus rivales y ha decidido mantener abiertas las 50 tiendas que tiene ubicadas en Rusia. Sabiendo que en el resto de conflictos nunca ha tomado partido por nadie, no iba a ser ahora una excepción.

La ropa es una necesidad para vivir. La gente de Rusia tiene el mismo derecho a vivir que nosotros”, ha dicho que el consejero delegado y fundador de Fast Retailing, Tadashi Yanai, en declaraciones recogidas por Nikkei y Bloomberg, en las que remarca su oposición a la guerra y que “todo país debería estar contra ella”. “En esta ocasión toda Europa se ha opuesto de forma clara a la guerra y ha demostrado su apoyo a Ucrania. Cualquier intento de dividir al mundo lo fortalecerá”, ha añadido.

Veremos cuanto tardan en salir del país estas empresas a pesar de las hipócritas excusas que están poniendo para mantenerse. Ya lo hizo Coca-Cola hace apenas unos días, que tras mantener que no se iría del país el daño reputacional de su marca le obligó a salir apresuradamente.


- Publicidad -