lunes, 4 julio 2022 17:31

Las ayudas sociales

En multitud de ocasiones se pueden percibir ayudas sociales pero no somos conscientes de ello. Pero, los diferentes gobiernos suelen tener diferentes planes de ayuda a los que pueden acceder los ciudadanos que cumplan con los requisitos que se exigen.

Las ayudas sociales son un mecanismo para combatir las desigualdades que se viven dentro de una sociedad. Son una herramienta fundamental para que las personas con menos recursos puedan vivir de forma digna.

Existen diferentes tipos de ayuda social, pero se pueden clasificar en 4 tipos diferentes.

Ayuda social para la pobreza energética

Muchas comunidades tienen problemas para hacer frente a las necesidades más básicas de energía en sus hogares. Aunque parezca increíble a día de hoy, la pobreza energética afecta a 1 de cada español, lo que, en cifras se traduce a que 5 millones de personas tienen dificultades para poder poner la calefacción en invierno, según el 3er estudio de Pobreza Energética en España.

Por su parte Eurostat realizó una encuesta a partir de datos de 2020 en el que se demostraba que el 10,9% de la población española no pudo mantener su hogar caliente. Este dato es un muy revelador ya que sitúa el porcentaje 3,4 puntos por encima del año anterior. Se calcula con 2,8 millones de estos tienen dos o más retrasos en sus pagos en el último año. 

Con la intención de mitigar esta situación a nivel nacional el Gobierno puso en marcha diferentes bonos dentro de la Estrategia Nacional de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social aprobada hasta 2023. El objetivo de este plan es la mejora del conocimiento de pobreza energética, mejorar la respuesta ante estas situaciones, crear un cambio estructural para la reducción de la pobreza energética y, por último, añadir medidas de protección a los consumidores y la concienciación social.

Dentro de estas medidas existen diversos bonos para intentar mitigar esta situación:

  • Bono social para la electricidad: Esto es una rebaja del 25% para consumidores vulnerables en la factura de la luz y de un 40% para los consumidores vulnerables severos que cumplan los requisitos establecidos.
  • Bono social térmico: Este es un programa de ayudas para compensar los gastos térmicos ocasionados por el uso de la calefacción, el agua caliente o la cocina. Los beneficiarios serán los que hayan solicitado el Bono Social Eléctrico. Es un tipo de ayuda directa donde el cheque se percibe directamente en las cuentas bancarias.

Ayudas de Emergencia Social

Las Ayudas de Emergencia Social son una prestación económica para las familias que se encuentran en un caso de emergencia grave, como puede ser cubrir la alimentación familiar, vestir a los más pequeños o el pago de los servicios básico. Estas ayudas son de carácter autonómico, es decir, que las otorga cada Comunidad Autónoma y se realizan en un solo pago. Cada autonomía exige unos requisitos diferentes aunque normalmente se exige que la persona sea mayor de edad y que no disponga de rentas como para poder cubrir las necesidades básicas.

Este tipo de ayuda es diferente a las Rentas Mínimas de Inserción y puede solicitarlas siempre y cuanto se resida en la misma Comunidad Autónoma o municipio donde se solicite y no haber cobrado ninguna otra ayuda que tuviese este mismo objetivo. Para solicitarla es necesario acudir con el Centro de Servicios Sociales del lugar donde se resida ya que estas ayudas se gestionan desde los ayuntamientos.

Ayudas Sociales Estatales

A nivel estatal también existen ayudas de carácter social.

Ayuda de 430 euros para parados sin ingresos.

El Gobierno estableció una ayuda de 430 euros mensuales si no se tiene ningún tipo de ingreso. Para poder solicitarla solo hay que documentar la situación de desempleo y estar inscrito como demandante de empleo. También es necesario haber agotado las prestaciones contributivas que se estuviera percibiendo y no tener otro tipo de ayudas como la renta mínima, la renta de inclusión o el salario social. El pago se hace en tres mensualidades y solo puede recibirse en una ocasión. La ayuda se puede solicitar en la web del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y rellenar el formulario de solicitud.

El Paro

Se puede tramitar a través del (SEPE) después de haber trabajo durante un tiempo. Gracias a esta prestación se protege a las personas que se encuentren en situación de desempleo tanto sea de formal temporal o definitiva. También ña pueden solicitar aquellos que hayan visto reducida su jornada de trabaja entre un 10% y un 70%, si es así, la persona solo puede solicitar una cantidad con arreglo a base del periodo indicado. El importe que se cobra se establece a partir de la base reguladora durante los primeros 180 días prestación y 50% a partir de entonces. Para poder pedir este tipo de prestación es necesario haber trabajado como mínimo durante un año y presentar una serie de documentación como el modelo oficial de solicitud, la identificación de la persona solicitante y de sus hijos convivientes, cualquier documento bancario en el que figure el número de cuenta, el libro de familia y el certificado de empresa en la que se haya trabajado en los últimos seis meses.

Aún así, para poder cobrar el paro habrá que estar afiliado y en situación de alta de la Seguridad Social en un régimen de contingencia por desempleo. También es imprescindible estar en situación legal de desempleo, es decir estar en búsqueda activa de empleo y hay que mantener la inscripción como demandante de empleo durante todo el periodo en que se pida la prestación. Es imprescindible no realizar una actividad por cuenta propia o por cuenta ajena a tiempo completo.

Ingreso Mínimo Vital

El ingreso mensual de la renta garantiza que haya un beneficiario individual con un mínimo de 468,93 euros aunque esta cantidad varia en función de cómo este forma la unidad convivencia:

– 610,91 euros para una unidad de convivencia formada por dos adultos.
– 751,89 euros para una unidad de convivencia formada por dos adultos y un menor o tres adultos.
 892,87 euros para una unidad de convivencia formada por dos adultos y dos menores o tres adultos y un menor o por cuatro adultos.
– 1.033,85 euros para una unidad de convivencia formada por dos adultos y tres o más menores o tres adultos y dos o más menores o por cuatro adultos y un menor.

En cambio, si la unidad convivencial esta formada por una familia monoparental con uno o más hijos son diferentes:

-714,30 euros para una unidad de convivencia monoparental formada por un adulto y un menor.
– 855,28 euros para una unidad de convivencia monoparental formada por un adulto y dos menores.
– 996,26 euros para una unidad de convivencia monoparental formada por un adulto y tres o más menores.

Como con todas las demás prestaciones hay una serie de requisitos que se han de cumplir para solicitarla. Por un lado, es necesario ser residente legal en España durante, al menos un año, antes de pedir la prestación. Para poder exigirla debe haber una situación de vulnerabilidad económica, dato que se cumple cuando el promedio mensual de ingresos y rentas anuales computables del ejercicio anterior sea inferior al menos en 10 euros a la cuantía mensual garantizada por el Ingreso Mínimo Vital que corresponda, según la modalidad y el número de miembros de la unidad de convivencia.

Hay que tener en cuenta que no se considera en situación de vulnerabilidad económica la persona beneficiaria individual que sea titular de un patrimonio, sin incluir la vivienda habitual, valorado en un importe igual o superior a tres veces la cuantía correspondiente de renta garantizada por el Ingreso Mínimo Vital para una persona beneficiaria individual. En 2021 esto equivale a 16.917,60 euros. Tampoco se consideran en situación de vulnerabilidad económica las personas beneficiarias individuales o las personas que se integren en una unidad de convivencia en la que cualquiera de sus miembros sea administrador de derecho de una sociedad mercantil que no haya cesado en su actividad.

Ayudas sociales para la vivienda

También existen ayudas para que los ciudadanos puedan tener un fácil acceso a la vivienda. Normalmente son subvenciones que ofrece el Estado a través de las Comunidades Autónomas para que las personas con más complicaciones a la hora de pagar una renta puedan tenerlo.

Es muy importante tener en cuenta que cada Comunidad Autónoma ofrece unas ayudas diferentes por lo que dependiendo de donde se viva se tendrá acceso a unas u a otras.

Dentro de las Ayudas para la vivienda este año se ha aprobado el Bono Joven de Alquiler para los jóvenes de entre 18 y 35 años. Para poder acceder a este bono los beneficiarios deben tener entre 18 y 35 años y un contrato de trabajo que no supere los 24.318,84 euros anuales. El bono se aplica a cada joven y no a cada vivienda y el máximo de alquiler no pueden ser más de 600 euros mensuales, aunque en algunas comunidades pueden subir el precio hasta 900 euros.


- Publicidad -