lunes, 5 diciembre 2022 12:01

Javier Pérez Dolset (ex Zed) pone en apuros a ING por un supuesto fraude

Dentro de mes y medio el Tribunal Supremo de Holanda decidirá si acepta la petición del abogado del que fuera CEO de Zed, Javier Pérez Dolset, quien ha reclamado la apertura de una investigación penal sobre ING y que se juzgue, a título personal, a 12 ejecutivos del banco (incluido el presidente de la entidad). Pérez Dolset solicita que «a los delitos reconocidos por este banco: blanqueo de capitales y corrupción» se añada el de fraude. Lo solicita por las acciones que, según estima Pérez Dolset, realizó el banco de los Países Bajos en beneficio del magnate ruso Mijail Fridman. Zed acabó en concurso de acreedores.

BLANQUEO, CORRUPCIÓN Y UN PRESUNTO FRAUDE EN ING

Este es un asunto que colea desde hace tiempo. Se mezclan varias cuestiones blanqueo de capitales, corrupción, fraude y un resultado final la declaración de concurso de acreedores de ZED. Ocurre que son dos cuestiones que tienen procesos por separado. Una en Países Bajos, contra ING y otra en España, en la Audiencia Nacional, contra el magnate ruso Mikhail Fridman, por la quiebra de Zed.

En el caso de ING, el ex directivo de Zed llevaba mucho tiempo esperando la vista, que se celebró el pasado 9 de febrero, explicó Dolset. Se celebró con mucho retrasó a causa de los efectos de la pandemia en este tipo de procesos. Ahora el empresario está a expensas de resolución sobre la acusación realizada. «Hemos acusado a ING de ser una organización criminal que se dedica al blanqueo y al fraude», dijo. El Tribunal decidirá si amplía la investigación a personas físicas de ING y si abre pesquisas por fraude por sobornos de una empresa de Fridman (Vimpelcom), indica Pérez Dolset.

El ex directivo de Zed llevaba mucho tiempo esperando la vista judicial

Pérez Dolset ha llegado hasta el Tribunal Supremo de los Países Bajos porque considera que el acuerdo alcanzado por ING en 2018 con la Fiscalía, «no lo está cumpliendo y además hay otros delitos cometidos que no están dentro de la culpabilidad asumida en el pacto entre la entidad y la Fiscalía» de los Países Bajos».

EVITAR EL JUICIO

Que se acepte la petición de Dolset no significa que los 12 ejecutivos de ING vayan a ir directamente a juicio. Y es que si se entendiera que son culpables, estas personas pueden pactar con la Fiscalía, reconocer su responsabilidad y evitar el proceso judicial. Si no es así, irán a juicio, explica el propio Javier Pérez Dolset a MERCA2.

Hasta que no termine todo lo relativo a la asunción de responsabilidades no llegará la reclamación de responsabilidad civil, es decir la petición de indemnización.

VIMPELCOM Y FRIDMAN

El origen de este tema es que ING admitió que durante 10 años seguidos (2008-2018) eliminó el departamento de control de blanqueo de capitales para reducir costes y permitió el flujo libre de capitales, independientemente de su origen. «La Fiscalía, como prueba, analizó cuatro casos. Uno de ellos fue el de Vimpelcom (empresa de Fridman) y los pagos de sobornos a la hija del presidente de Uzbekstán Gulnara Karimova, que fue embajadora en España, según se publicó. «ING reconoció que eran sobornos y que facilitó que esos sobornos se pagaran. Los momentos temporales coinciden con la operación de Zed», desliza Pérez Dolset. Zed acabó en concurso de acreedores, pero esa es otra cuestión judicial.

Este primer capítulo terminó en noviembre de 2018. Entonces hubo un acuerdo entre ING y la Fiscalía. «Se declararon culpables, aceptaron toda su responsabilidad y resarcir a las víctimas a cambio de que la Fiscalía no fuera contra ningún individuo de ING. Consideraron lo ocurrido lo consideraban como un fallo sistémico». El tema es que no han cumplido, indica Dolset.

El primer capítulo de esta historia terminó en noviembre de 2018

MÁS ARGUMENTOS

Argumentamos que no han reparado nada y que no es solo  un caso de blanqueo. Eran conscientes de los fraudes que hicieron en beneficio de Fridman y, por ello, habría que investigar un nuevo delito: fraude», apunta Pérez Dolset. «Estas acciones no las hacen las instituciones, sino personas, de manera que quienes han participado tienen que asumir responsabilidades y, por eso, piden que haya un nuevo caso y se les juzgue a título personal como participantes». Solicitarán que haya una investigación para 12 ejecutivos de ING. «Es que de los directivos de la etapa anterior solo se fueron el CEO y el director financiero. El CEO se fue a UBS y se enfrenta a juicio», apunta Pérez Dolset.

Sea cual sea lo que determine el Supremo Holandés, cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Si no hay un nuevo juicio o cuando se diriman las responsabilidades penales, llegará la petición de responsabilidades civiles. Si no hay responsabilidades penales, esta reclamación económica llegará después del juicio al ex CEO de ING, Ralph Hamers. Pérez Dolset pedirá a ING 1.250 millones de euros indemnización. En 2014, el valor de Zed llegó a 1.800 millones y la familia Pérez Dolset tenía una participación del 45%, a eso le suman los daños sufridos.


- Publicidad -