viernes, 1 julio 2022 9:22

Just Eat acusa de manera directa a Glovo de eludir la ley

Podríamos decir que Just Eat es la tercera en discordia. Junto con Glovo y Deliveroo, las tres compañías eran las que se repartían la tarta del negocio del ‘delivery’ en España. Sin embargo, desde que entrase en vigor la Ley Rider, cada una de ellas decidió seguir un camino. Recorridos que, para la empresa danesa se dividen en dos: los que no quieren aplicar la ley y los que sí.

Desde que Yolanda Díaz anunciase la aplicación de la ley que protegía a los riders en agosto del pasado año, Just Eat siempre se ha mostrado a favor de esta medida. Antes de aprobar la ley, esta compañía era la única que tenía a sus trabajadores en régimen por cuenta ajena. Siempre ha sido muy crítica con sus competidoras por su forma de contratar al acusarlas de competencia desleal.

Just Eat ha dado un paso más allá con la creación del primer convenio de trabajadores en este sector. Después de meses de negociaciones, hace unos días por fin veía la luz este documento. La compañía de reparto a formalizado con UGT y Comisiones Obreras un convenio de empresa, que tiene como objetivo convertirse en el «punto de partida» para una futura negociación homogénea en este sector de actividad.

Precisamente por ese respecto a sus trabajadores es por lo que Just Eat se muestra tan contraria a las decisiones que toman sus rivales. Así lo ha hecho saber el director ejecutivo de la compañía, Jitse Groen, en la presentación de resultados del cuarto trimestre de la compañía a la que ha podido acceder MERCA2.  

“Nuestros competidores en España no intentan adaptarse, sino eludir la ley”

JUST EAT ARREMETE CONTRA DELIVEROO Y GLOVO

“Nuestros competidores no intentan adaptarse, sino eludir la ley”, afirma Groen. Además, el directivo justifica sus palabras alegando que “Deliveroo se fue de España porque no querían adherirse a la ley”. Para el representante de Just Eat, esta es la verdadera razón por la que los británicos se marcharon del país.

Algo que para los daneses no supone ningún cambio respecto a la postura que ellos toman en el país. “Si un jugador se va de España, genial, porque crecemos gracias a eso, pero no es algo que necesitemos per se. En España, por ejemplo, somos muy grandes. Entonces no nos importa demasiado que haya un competidor que tenga un par de porcentajes del mercado. Así que, realmente no cambia las expectativas de valor de un negocio de entrega de comida decente. Puede que cambie la percepción de otras personas sobre el valor de estos negocios, pero yo no estoy de acuerdo con esa percepción”.

Sin embargo, Deliveroo no ha sido el único en recibir. El director ejecutivo de Just Eat también ha tenido para Glovo, aunque no haya pronunciado su nombre. “El otro competidor, si interpreto correctamente lo que sé de España, ha empleado ahora el 20% del personal. Y por supuesto, la ley dice que tienes que emplear al 100% del personal. Habría que preguntar a nuestro competidor cómo quieren lidiar con eso, porque no es legal. Lo sé de hecho. Y creo que todos los que entienden el español lo sabrían, porque estos artículos están por todos los medios de comunicación españoles”, destaca Jitse Groen.

Just Eat prefiere continuar con su camino y afianzarse entre las primeras plazas del ranking del sector en España. Actualmente, el grueso del mercado del ‘delivery’ patrio se reparte entre Glovo y ellos mismos, a pesar de la entrada de nuevos actores. Además, la compañía danesa entiende que cuando una empresa no consigue los ingresos necesarios en un país, decida salir de este. Sin embargo, rechazan que la decisión de su marcha la tomen por no querer cumplir con las normas del país que solo buscan proteger a sus trabajadores.


- Publicidad -