lunes, 23 mayo 2022 1:14

Christel Heydemann, la candidata del Elíseo para dirigir el Grupo Orange

El Grupo Orange tendrá nuevo consejero delegado y presidente en pocos días. Aunque puede que el género cambie el cargo. Y es que según ha trascendido en la prensa francesa es una mujer, Christel Heydemann, la principal candidata para ser CEO del grupo. La decisión debería estar tomada para el 31 de enero, momento en el que el actual máximo responsable, Stephane Richard, debería dejar el cargo. Pero la situación se ha demorado más de lo esperado. Todo ello ante un año vital para el operador galo, así como el conjunto del sector.

El movimiento de despachos a nivel de grupo en el operador naranja llegó cuando a finales del año pasado el presidente y CEO de Orange fue condenado a un año de prisión condicional tras ser declarado culpable como cómplice en la malversación de fondos públicos por parte del Tribunal de Apelaciones de París en el ‘Caso Tapie’. Entonces se activó la maquinaria para disponer de un sustituto. Se ha llegado a la fase final con tres candidatos y una favorita -a priori-.

Según ha revelado el diario BFM Business, y los principales periódicos franceses se han hecho eco, desde el Palacio del Elíseo galo han trasladado la idea de que su favorita para ser la próxima consejera delegada de Orange es Christel Heydemann, actual responsable para Europa de Schneider. Los otros dos candidatos son Frank Boulben (Verizon) y Ramón Fernández, actual director financiero del operador francés.

La importancia de la opinión del gobierno es porque tienen un 22% de las acciones de la compañía a través de la APE y el Bpifrance, que son la empresa industrial pública y la entidad financiera del mismo carácter. De este modo, y pese a que la APE sería más favorable a Boulben, desde el Elíseo han trasladado la idea de que, a igual de condiciones, prefieren que haya una mujer en el cargo. Asimismo, también se ha filtrado que el todavía CEO de la compañía ha expresado su postura de apoyo a Heydemann, a la cual nombró consejera del grupo en 2017.  

El nuevo CEO del Grupo Orange tiene importantes retos por delante

Entre las cuestiones que parecen no agradar al gobierno francés es que el candidato procedente de Verizon tiene la idea de ejecutar una auténtica revolución en el grupo, sobre todo en asuntos relacionados con la ciberseguridad, los derechos de televisión y el futuro de su banca digital. Todo lo contrario que Heydemann, cuya visión la ven continuista con respecto a la estrategia que ya estaba desplegada por parte de Stephane Richard.

Ahora está por ver, según publican en Francia, hasta qué punto los consejeros independientes querrán tomar una decisión que va en contra de lo que ha conseguido filtrar el gobierno sobre su preferencia. Sería una disputa entre el principal dueño del operador y el resto de inversores.

Por lo que respecta a la fecha, el límite era el 31 de enero. Así, en estos momentos no se tiene claro qué sucederá. Es posible que se alargue durante unas semanas la dirección de Richard, sobre todo porque también está abierto el frente sobre la presidencia, puesto que actualmente detentaba los dos cargos. Hay rumores que apuntan a una bicefalia con poder ejecutivo, pero no ha trascendido información pública al respecto.

LOS RETOS DE ORANGE Y SU NUEVA CEO

A la espera de la decisión final, el Grupo Orange tiene importantes frentes que atender durante el próximo año. Por repetitivo que pueda parecer, 2022 se antoja como un ejercicio vital. Lo es para la compañía y el conjunto del sector.

En primer lugar, porque el negocio se ha transformado en los últimos años. Entre lo más destacado se sitúa la segregación de activos para generar mejor rentabilidad, donde Orange quiere tener un papel principal. Por un lado a través de su torrera Totem, pero también con la creación de una ‘fiberco’ para la gestión de la infraestructura fija. En país como Francia o España tiene un gran despliegue realizado, y es hora de rentabilizarlo.

En cuanto a algunos mercados concretos, por ejemplo en suelo español, su principal negocio tras Francia, Orange se mantiene en mitad de una guerra comercial que está erosionando el margen de negocio de todas las compañías. Habrá que ver cómo ejecuta el cambio de dirección Jean-François Fallacher, quien por cierto también había entrado en las quinielas debido su gran conocimiento de Europa en su conjunto.

Otro foco importante tiene que ver con el 5G. Francia, Polonia y España son los primeros mercados donde el grupo realizó el encendido oficial, y ellos deberán ser quienes muestren el termómetro en el desempeño comercial para el resto de regiones. De igual modo, Orange Bank, otra de las grandes apuestas de la compañía, está en un momento de crecimiento que debe servir al operador naranja para posicionarse en este segmento.

Más lejos, y con una facturación de 5.800 M€ al cierre de 2020, África y Oriente Medio son mercados que siguen creciendo, con el servicio Orange Money muy destacado, y por lo tanto será otro de los focos de atención para el nuevo responsable… o la nueva responsable.  


- Publicidad -