miércoles, 19 enero 2022 21:07

Terras Gauda certifica el impacto positivo del ‘Proyecto Bettersoil’ en la salud del cultivo

Bodegas Terras Gauda se ha caracterizado históricamente por ser un grupo abrazado a la innovación. Lo hicieron hace años con la apuesta más allá de su lugar de nacimiento, Rías Baixas, dado que han puesto la pica en Ribera del Duero, Bierzo y Rioja; y ahora han introducido de lleno la tecnología en el campo en un proyecto al que apoya el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial).

En concreto se trata del ‘Proyecto Bettersoil’, un plan de I+D de cooperación tecnológica de carácter internacional. El objetivo de esta iniciativa consiste en desarrollar e implementar estrategias de intensificación ecológica del manejo del viñedo para determinar cómo afectan a la productividad y la sostenibilidad. Asimismo, esta iniciativa pretende estudiar cómo recuperar los viñedos de tratamientos convencionales que conducen al empobrecimiento del suelo y, de este modo, recuperar el equilibrio suelo-planta.

Liderado por la empresa española Bodegas Terras Gauda, ‘Bettersoil’ cuenta con la participación de la argentina Finca Von Wigstein (con nombre comercial Alpamanta), así como con la colaboración de la Universidad de Vigo (España) y del INTA-Mendoza (Argentina). El proyecto dispone de un presupuesto total que supera los 700.000€. Además, cuenta con el apoyo del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) mediante una ayuda cofinanciada con fondos Fedes de la Unión Europea de 453.567€, que recibirá la entidad española Terras Gauda. El ‘Proyecto Bettersoil’ se desarrollará entre enero de 2020 y diciembre de 2022, aunque ahora es turno para las primeras valoraciones.

De este modo, el director enológico, Emilio Rodríguez Canas, explica que “hemos podido comprobar una serie de mejoras fundamentales en el viñedo, que evidencian un avance positivo en el estado sanitario de nuestro cultivo. El contenido en clorofila de las hojas de las vides de la parcela de intensificación ecológica ha sido mayor que en la de control, lo que se ha traducido en unas plantas más vigorosas, más sanas y resistentes de forma natural a las enfermedades. También la producción de uvas ha sido superior. Las técnicas aplicadas son variadas: oxigenación precisa del suelo y de las cepas, uso de diversas cubiertas vegetales, eliminación manual de brotes superfluos y abonado exclusivo con vermicompost, entre otras”.

TERRAS GAUDA ESPERA BUENOS RESULTADOS

Como resultado del trabajo ejecutado hasta ahora, se puede concluir que, al vinificar por separado las uvas del ensayo y las de la parcela testigo, se ha seleccionado como preferencia el vino obtenido del viñedo tratado con técnicas de intensificación ecológica en las catas ciegas realizadas por los expertos en 2020 y 2021,  tanto por su perfil aromático como por su equilibrio de matices en boca. Esto confirma que una mayor biodiversidad en los suelos influye positivamente en el resultado final del vino, pese a que las diferencias cualitativas son poco relevantes.

De esta manera, Terras Gauda encara el último año de ‘Bettersoil’ con el objetivo de disponer de resultados de tres campañas, lo que aportará solidez a las primeras conclusiones de este proyecto, que desarrolla con la mecionada colaboración  de Alpamanta. El mayor valor científico vendrá dado, precisamente, por la comparativa entre los resultados obtenidos por la bodega de O Rosal, en el Hemisferio Norte, frente a la situada en el Hemisferio Sur, tanto por las diferencias en el clima, como en los suelos, las variedades y en los procesos de elaboración.


- Publicidad -