miércoles, 19 enero 2022 19:58

ACS apuntala su negocio energético en Australia tras la venta de Cobra

Tras la desinversión que ha hecho ACS de Cobra, la compañía se encuentra ahora con liquidez para poder centrarse en sus divisiones de autopistas y de energías renovables. La filial de ACS en Australia, Cimic, a través de su empresa subsidiaria UGL, se ha hecho con tres nuevos contratos en Australia enmarcados en el sector energético, concretamente en renovables y líneas de transmisión, que le generarán unos ingresos de 296 millones de dólares australianos (187 millones de euros).

La filial de ACS en Australia diseñará y construirá dos estaciones eléctricas y 65 kilómetros de líneas de transmisión para el parque eólico de ‘Mcintyre’, situado en Queensland, según informa Cimic en un comunicado. Se trata, precisamente, de un complejo en el que ya hay presencia española, ya que Acciona Energía es la propietaria de este parque eólico, para el que ya encargó a su participada alemana, Nordex, la entrega de 162 aerogeneradores. El proyecto cuenta con una inversión de 1.300 millones de euros.

El segundo de los tres contratos que se ha adjudicado Cimic está orientado al diseño y construcción de un parque solar de 88 megavatios (MW), también en Queensland, incluyendo la subestación y las líneas de transmisión. Por otra parte, también realizará los trabajos de ingeniería y construcción de un parque solar de 87 MW y la mejora de la subestación anexa, en el Estado de Australia Meridional.

«Estamos orgullosos de apoyar el crecimiento del mercado australiano de energías renovables con estos proyectos. UGL tiene una amplia experiencia en infraestructura de energía a través de líneas de transmisión, granjas solares y otras energías renovables», asegura el presidente y consejero delegado de Cimic, Juan Santamaría.

CARTERA EN ESPAÑA

Ahora mismo, la compañía presidida por Florentino Pérez tiene en su cartera activos renovables como es la planta termosolar de Manchasol, el 25% en un paquete de plantas fotovoltaicas en España con su socio Galp, o el macroproyecto de eólica offshore de Kincardine, en aguas de Escocia. Se trata de una base valorada en más de 1.000 millones de euros sobre la que seguir construyendo. 

Pero, a su vez, también se está deshaciendo de otros activos, como el que recientemente ha vendido a Sonnedix, un grupo de renovables propiedad de inversores institucionales asesorados por JP Morgan Asset Management. Se trata de una cartera solar fotovoltaica de 100 megavatios (MW) en Castilla-La Mancha y Cáceres (Extremadura). 

Se trata de dos plantas solares de 50 MW cada una, operativas desde diciembre de 2019 y noviembre de 2021. La de Castilla-La Mancha se adjudicó en la subasta española de 2017, mientras que la planta de Cáceres venderá su energía en el mercado, según informa el comprador en un comunicado. Sonnedix actualmente tiene una capacidad total de más de 5 gigavatios (GW) en ocho países, incluyendo un ‘pipeline’ de desarrollo de más de 2 GW. En España, esta última adquisición eleva la capacidad total de Sonnedix en el país a 1,2 GW.

En esta transacción, Sonnedix fue asesorado por Pérez-Llorca en materia de ‘due diligence’ legal y negociación de SPA, y PI Berlin en ‘due diligence’ técnica. ACS fue asesorado por Société Générale como asesor de M&A, y Ashurst como asesor legal y de negociación de SPA.


- Publicidad -