martes, 6 diciembre 2022 1:01

Josep Oliu gana fuerza de cara a la lucha por el poder con BBVA

BBVA va a tener mucho más difícil imponer el reparto de los sillones en caso de fusión con Banco Sabadell. El motivo es que la entidad vallesana está en mucha mejor situación que hace un año, su valoración se ha incrementado de modo considerable y esto le proporcionará mas fuerza a la hora de negociar si la operación se reactiva, según fuentes del sector financiero. En la anterior negociación, una de las causas de la ruptura fue el encaje del presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. Por ahora, Sabadell tiene mejores cartas que el año pasado para jugar una hipotética nueva partida.

MEJOR SITUACIÓN

Una parte del mercado sigue apostando por la fusión de BBVA y Banco Sabadell. La situación ha variado y Sabadell está mejor posicionado que a finales de noviembre del año pasado. En esos días, se rompieron las negociaciones por la valoración de Sabadell que hizo BBVA y por el encaje del presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, en la futura entidad -su presencia como copresidente o vicepresidente e incluso que no ostentara ningún cargo a cambio de que la compra se hiciera en metálico, según publicó «El Economista»-. Sabadell entendió que la valoración que hizo BBVA no era adecuada y le dejaría con una participación poco significativa. BBVA valoró en 0,43 euros las acciones del rival y ellos reclamaban un 21% más, 0,52 euros por título aproximadamente. BBVA ofreció unos 2.500 millones, algo que rechazo Sabadell porque consideró que esta oferta no valoraba su negocio.

Sabadell ha reputando en bolsa un 67% en 2021, cotiza a 0,59 euros frente a los 0,354 euros del cierre de 2020, tiene una capitalización bursátil de 3.350 millones (0,3 veces el valor en libros) y esta puede aumentar más. La buena labor del banco está siendo reconocida por los mercados. «El banco se encuentra mucho mejor que a finales de 2020. Estuvo con una rentabilidad del 0% en 2020, pero ahora se sitúa en el 3,95% y espera superar el 6% en 2023», apuntan fuentes del sector. «En esta ecuación hay que tener en cuenta el recorrido del negocio español y que la filial británica (TSB), que es muy potente en hipotecas está yendo cada vez mejor», dijeron fuentes del mercado.

La cotización de Banco Sabadell en el parqué ha crecido mucho

EL VALOR EN LIBROS

La clave de una hipotética nueva intentona es la valoración de Banco Sabadell. Ahora está en 3.300 millones de capitalización. Fuentes del mercado consideran que para convencer a los accionistas del Sabadell el importe a pagar por BBVA no podrá ser inferior a 4.000 millones. Otros estiman que la operación no se haría por debajo de 0,5 veces el valor en libros de Sabadell. Esto lo que supone unos 5.000 millones de capitalización.

En este punto, la acción de Sabadell puede seguir subiendo de precio. «Si hubiera alguna medida del Banco Central Europeo (BCE) en 2022 para contener los precios, esto podría ser un desencadenante en la cotización de los bancos. A corto plazo, Sabadell tiene una tendencia bajista desde los máximos de septiembre y habría que ver si rompe los niveles de 0,62 euros por acción», indicó el analista de XTB Manuel Pinto. «Lo siguiente sería encontrar de nuevo los máximos en el entorno del 0,73 euros. Este podría ser el máximo en 2022». A más largo plazo, lo siguiente sería un euro por título», deslizó. Si hay un buen entorno económico, no hay covid, hay consumo, va bien la compra-venta de vivienda y hay rumores de movimientos corporativos -la entidad que es comprada suele tener un despegue bestial en su acción, podríamos llegar a ver un euro por título de Banco Sabadell».

la filial de BBVA en turquía afronta una situación complicada

GOLPE DE EFECTO

En cuanto a la posible operación, fuentes del sector financiero apuntan que «las dos entidades no están ahora en esta pantalla, la de la fusión. No obstante, señalan que «si se tuercen más las cosas para la filial de BBVA en Turquía es probable».

Al respecto, según JP Morgan, «Sabadell ofrecería el mejor encaje estratégico para BBVA», así como un potencial de subida del beneficio por acción (BPA) del 20%».

El exceso de capital que tiene BBVA es de 4.000 millones, lo cual le permitiría sacar adelante la fusión, según la agencia de calificación crediticia Axesor.

EL EXCESO DE CAPITAL DE BBVA PERMITE ACOMETER UNA HIPOTÉTICA FUSIÓN

EL CONTEXTO TURCO

Los analistas insisten en esta operación en un contexto complicado para la filial turca de BBVA. Según un informe de la agencia Fitch, «el desafiante entorno operativo turco, el deterioro de la confianza interna y la potencial debilidad de la lira turca crean riesgos para la estabilidad macroeconómica y financiera» , según publicó Finanzas.com.

La agencia considera que los perfiles crediticios de los bancos pueden verse afectados negativamente, al aumentar la probabilidad de que el Gobierno turco intervenga en el sistema, cimentando así la perspectiva «en deterioro» que Fitch otorga al sector bancario del país.


- Publicidad -