viernes, 27 mayo 2022 21:49

Foment y los sindicatos abren la guerra salarial tras la subida del IPC

La subida del IPC en este 2021 desata una guerra abierta entre la principal patronal catalana, Foment del Treball, y los sindicatos. El ritmo de subida de los precios ha alcanzado su mayor nivel desde hace tres décadas, pero la patronal catalana ha pedido contención a la hora de incrementar las nóminas. Los sindicatos, por su parte, han reclamado estas alzas por la por la pérdida del poder adquisitivo.

Los altos precios de la electricidad y del gas han sido las principales causas de este incremento, pero descontando estos dos factores, la inflación subyacente se ha disparado al 2%. Es decir, las empresas están trasladando la subida al consumidor final, encareciendo la cesta de la compra.

Un aumento de los salarios asociados al momento de tensión temporal de precios puede provocar la consolidación de esa inflación a medio plazo

En Cataluña, históricamente, la inflación suele ser más elevada que en el resto de principales ciudades españolas. Pero la patronal se niega en rotundo incrementar las nóminas al considerar que es una situación «temporal«. De hecho, Josep Sánchez-Llibre, presidente de los empresarios catalanes, ha pedido «moderación» y «prudencia» ante este escenario.

LA PATRONAL CATALANA ALERTA DE LOS EFECTOS DE SEGUNDA RONDA

Para la patronal catalana, la recuperación económica «sigue en curso, aunque a un ritmo más moderado». Asimismo, ha incidido en algunas divergencias, como el mayor ritmo de empleo sobre el PIB. «Se prevé que los elementos de riesgo a la baja en el corto plazo sean de
carácter temporal», ha destacado. Además, espera que en «pocos meses» se reduzca el IPC, pero considera necesario evitar los «efectos de segunda ronda, especialmente en los costes salariales«, cerrando así la puerta a pactar subidas salariales fuera de los convenios.

En caso de mantenerse el IPC al alza, advierte de un posible cambio prematuro en la política monetaria del Banco Central Europeo, que mermaría el crecimiento más de lo previsto. Asimismo, si suben los salarios con un incremento menor en la economía produciría un efecto sobre la competitividad de las empresas españolas.

Pero los sindicatos creen que debe seguirse el modelo de Mercadona. «Es imprescindible subir los salarios«, han asegurado fuentes de los principales representantes de los trabajadores a MERCA2. Según entienden, hay que continuar el ritmo del «consumo interno» para potenciar la salida de la crisis económica.

LOS SINDICATOS Y FOMENT NEGOCIAN CONVENIOS SECTORIALES

Con los relatos enfrentados, tanto la patronal como los sindicatos deben abordar este 2022 un tercio de los convenios colectivos. «Por el momento se están negociando convenios sectoriales, que afectarían a cerca de un millón de empleados sólo en Cataluña», han apuntado las fuentes consultadas. Esta cifra supone un tercio de la fuerza laboral total de la comunidad autónoma.

La desaceleración de la inflación en la zona euro destaca una batalla cuesta arriba
Jasper Juinen/Bloomberg

En estas negociaciones se pacta la subida salarial, entre otras cuestiones. De hecho, con la nueva reforma laboral se ha dado luz verde a la ultraactividad de los convenios, es decir, que permanecen las mismas condiciones pactadas anteriormente hasta alcanzar un nuevo acuerdo. Es una de los principales hitos que han permitido los empresarios y que ha generado un debate interno de fuerte calado. Y es que, antes se aplicaba la cobertura «mínima» que ofrece el Estatuto de los Trabajadores.

Para los representantes de los trabajadores, sería importante que el referente salarial que se pacta en el Acuerdo Estatal de Empleo y Negociación Colectiva, que debía renovarse en este 2021, se pudiera acordar el próximo año. De este acuerdo dependen en gran medida las subidas salariales de los sectores. «Entre 2018 y 2020 marcó la agenda de la recuperación salarial en la salida de la anterior crisis«, han destacado. En este sentido, han apuntado que las empresas habían obtenido fuertes beneficios, pero que no se habían trasladado a las nóminas.

LA PÉRDIDA DE PODER ADQUISITIVO EN DICIEMBRE ES DE CASI 4 PUNTOS POR EL IPC

Con la pandemia se paralizó por completo esta senda, aunque las empresas han recuperado el tono en algunos casos durante este año. La mejora económica, no obstante, no vendrá antes de 2023, según apuntan todos los estudios más importantes. Así, la OCDE y la Comisión Europea apuntan a un crecimiento del 5,5% de cara al final del próximo año.

Según los representantes de los trabajadores, en estas negociaciones se exigirá el alza del IPC en estos convenios, que suben de media entre un 1,5% y un 2%. Un incremento exiguo ante el 6,7% con el que se ha cerrado el mes de diciembre. La pérdida es notable y puede serlo más si las previsiones resultan equivocadas. ¿Y si los precios se incrementan durante todo el 2022? El Banco Central Europeo podría recular para contener el aumento, pero mientras tanto los empleados perderían su poder adquisitivo, al tiempo que los alquileres de diciembre se dispararán.

Asimismo, los sindicatos han exigido un incremento del Salario Mínimo Interprofesional para 2022 con el objetivo de alcanzar como mínimo el 60% de la media bruta nacional. «Las subidas de los salarios más bajos está incidiendo directamente en el consumo», han apuntado las fuentes sindicales consultadas. «Es imprescindible ir recuperando poder adquisitivo y salarios», han asegurado. Los sindicatos han pedido el incremento de las rentas más bajas a 1.000 euros mensuales, el 60% del salario que más se repite en España, que fue de 18.468 euros.

UNA SITUACIÓN DEL IPC ES COYUNTURAL, PERO SIN SOLUCIÓN EN CASO DE CONVERTIRSE EN ESTRUCTURAL

Tanto la principal patronal catalana como los sindicatos señalan que esta situación es «coyuntural». De hecho, esperan que la variación del IPC se relaje de cara al segundo semestre del próximo año. Así, han insistido en la necesidad de subir los salarios en el acuerdo interprofesional de Cataluña, donde se incluyó el criterio estatal para aumentar las nóminas. Este acuerdo está en plena negociación sobre diversos puntos, además de los ya pactados en la reforma laboral, como la digitalización, igualdad y el fomento de la formación continúa de los trabajadores.

Foment, por su parte, ha advertido de los riesgos en caso de que se mantengan al alza los precios. En este sentido, ha avisado del cambio en la política monetaria del Banco Central Europeo, para el que ni España, ni en concreto Cataluña, están preparados. De hecho, una subida prematura de los tipos de interés en la Eurozona «frenaría el crecimiento«, mientras que las sucesivas subidas de impuestos han dejado muy poco margen para volver a incrementarlos. Y es que, el país registra un asfixiante nivel de deuda.

Algunas empresas se han descolgado de las voces oficiales y han incrementado los salarios en función del IPC para evitar la pérdida de poder adquisitivo. Un claro ejemplo de ello ha sido Mercadona, con una subida a sus más de 96.000 empleados.

FOMENT RECHAZA INCREMENTAR SALARIOS AL IPC POR LAS TENSIONES

La patronal insiste en que «un aumento de los salarios asociados al momento de tensión temporal de precios puede provocar la consolidación de esa inflación a medio plazo».

Por esta razón ha emplazado a mantener una actitud «dialogante», pero «firme» para evitar una consolidación del alza del IPC. «Todos debemos ser conscientes de los mayores riesgos, y de la necesaria prudencia ante el contexto de la crisis actual, sin que deban añadirse mayores tensiones e incertidumbres«, ha afirmado en un reciente informe sobre la coyuntura económica de este 2021.

Por otro lado, no sólo las nóminas de los trabajadores perderán poder adquisitivo este año. Las pensiones contributivas se revalorizarán un 2,5%, mientras que el sueldo de los funcionarios ascenderá en un 2%. El incremento es la media anual entre diciembre de 2020 y el pasado mes de noviembre. El incremento será superior para los beneficiarios de pensiones mínimas pensiones no contributivas e Ingreso Mínimo Vital, que ascenderán en un 3%.


- Publicidad -