lunes, 17 enero 2022 5:35

Las cinco claves que se impondrán en la industria financiera en 2022

Tras la irrupción de la Covid-19, 2021 ha sido un año marcado por la aceleración de la digitalización del sector financiero de la mano de la incorporación e integración de nuevas tecnologías en el día a día de las personas. En este sentido, el año 2022 continuará por el mismo camino y, de hecho, se espera que se consoliden nuevas formas de interacción con un usuario cada vez más exigente e hiperconectado.

Así, Veritran, compañía líder a nivel global en desarrollo Low-Code, destaca las cinco tendencias que, impulsadas por estos avances tecnológicos y necesidades de los usuarios, se impondrán en la industria financiera durante el 2022:

WALLETS PARA CRIPTOMONEDAS

Si bien se está generalizando el uso de wallets, consecuencia también de la pandemia, éstas evolucionarán en el 2022 para poder albergar otra de las tendencias financieras: las criptomonedas. Así pues, las wallets para criptomonedas emergerán como clara respuesta a una mayor demanda de este activo financiero. En este sentido, cabe recordar que las criptomonedas están descentralizadas y, por lo tanto, las wallets serán vitales para que los usuarios tengan un control total: desde la revisión del saldo hasta la realización de las operaciones o transferencias. La característica principal que tienen estas wallets es que lo que realmente almacenan son las claves, tanto públicas como privadas, para llevar a cabo las transacciones con criptomonedas. Es por ello que la seguridad resulta fundamental en este caso.

LAS SUPERAPPS

Son plataformas de productos y servicios innovadores que suponen una solución financiera diaria para los usuarios, es decir, un ecosistema bancario integrado con todas las funcionalidades posibles para ofrecer una experiencia completa. La principal ventaja de una superapp es su amplia variedad de funcionalidades, ya que su flujo de operaciones es tan diverso que se vuelve única y relevante frente al resto de plataformas móviles. Esta tendencia comenzó en Asia con WeChat, una aplicación ‘todo en uno’ que, si bien empezó como un canal de mensajería, ahora forma parte de la vida digital de la población en China. Se trata de un ecosistema que agrupa delivery de comida, medio de pago para transporte, compras en línea, pago de facturas, etc. La razón de su prestigio radica en que ofrece a las empresas y usuarios una comodidad real al poder realizar una serie de actividades diarias sin la necesidad de cambiar de aplicación.

SALUD FINANCIERA

El interés por parte de los consumidores de optimizar sus finanzas en combinación con la tecnología disponible actualmente crea una nueva oportunidad para las instituciones financieras, que se verá principalmente explotada en el siguiente año. Los bancos almacenan cada vez más información sobre sus clientes. Asimismo, tecnologías como el big data y la inteligencia artificial pueden permitir a las instituciones ofrecer a sus clientes la opción de ahorrar una pequeña cantidad cada día, semana o mes, y así facilitar el crecimiento de su patrimonio. Paralelamente, ofrecer herramientas para fortalecer la salud financiera de los clientes ayuda a mejorar el nivel de fidelización hacia una institución, ya que los beneficios van mucho más allá de su satisfacción.

CRÉDITO CONSUMO

La tendencia apunta hacia la adquisición de crédito a través de una experiencia 100% digital y mediante métodos novedosos como ‘compra ahora, paga después’ (BNPL), especialmente como métodos de pago en el e-commerce. Esta es una puerta para que la banca tradicional pueda desarrollar alianzas con otros actores y ofrecer créditos digitales, desarrollar sus propios modelos de negocios novedosos o, incluso, ampliar sus oportunidades de participación a través de las finanzas integradas. Los productos y servicios se deben adaptar a los hábitos del cliente y no al revés. Para ello los bancos deben seguir incorporando tecnologías ágiles a sus operaciones, con el fin de ir siempre un paso por delante de un consumidor cada vez más exigente.

GESTIÓN PATRIMONIAL

La gestión patrimonial o Wealth Management, que tiene que ver con la asesoría de inversiones desde su perspectiva más holística, evolucionará claramente en 2022, especialmente gracias al análisis de datos de los clientes. Pero también porque los usuarios podrán consultar y operar directamente desde una misma aplicación que agrupará todos los servicios de inversión en fondos, valores, jubilación, etc. Esto, a su vez, ayudará a obtener un análisis del patrimonio mucho más global facilitando la toma de decisiones a los usuarios. Y a las entidades financieras les permitirá ofrecer un asesoramiento mucho más personalizado a sus clientes.

«El 2022 será un año clave para la consolidación de la digitalización de la industria financiera. Una digitalización que tiende claramente hacia una personalización de los servicios y la oferta de productos de las entidades a sus clientes», explica la directora de Desarrollo de Negocios para Veritran en Europa, Gabriela Giannattasio,. Además, añade que «la tecnología evoluciona muy rápidamente, por ello es importante que cualquier entidad financiera tenga los suficientes recursos para adaptarse a estos cambios constantes». «Desde Veritran podemos ayudarles para, a través de nuestra Enterprise Low-Code Platform, crear aplicaciones digitales de negocio en tiempo récord. Como resultado, los clientes pueden ejecutar en meses lo que a menudo lleva años. Porque esta plataforma permite mejorar los tiempos hasta en un 80% y también reducir los costes de desarrollo al no haber necesidad de escribir código de nuevo”, dijo.


- Publicidad -